La curiosidad innata de Antigravity


De cuando los ‘soundtracks’ mentales cobran vida.


POR Staff Rolling Stone México  



De cuando los ‘soundtracks’ mentales cobran vida.

Foto: Cortesía Antigravity

La curiosidad ha llevado a Iván Curtis a crear música desde pequeño, a satisfacer una increíble necesidad de aprender a tocar un instrumento y después, a diseñar sus propias portadas para eso que en su cabeza toma forma de soundtrack cotidiano y que después se plasma en tracks que navegan gratis por la web.

“Cuando me acerqué a la música fue gracias a soundtracks, primero por las películas, luego porque tenían contenido muy variado. En una época donde no tenía acceso a internet fue un rescate perfecto”, comentó Iván, quién también ha hecho música para videojuegos. “Creo que lo que trato de hacer es contar historias a través de la música, eso traduce un poco el trabajo cinematográfico”.

En 2012 lanzó su primer trabajo, Music is Resistance, un trance que poco a poco se fue refinando hasta llegar a un sonido sofisticado y atmosférico que transporta al escucha a un tiempo indefinido, donde los sonidos van más allá de simples ritmos y evocan sentimientos sonoros. “Empiezas con lo que tienes cercano, la influencia que tenía al alcance era la escena rave; la música bailable es invasiva en el sentido en que incita a tu cuerpo a moverse. Con el tiempo vas refinando y puliendo o transformándolo en otra cosa”.

Su reciente colaboración en Club de Discos de Doritos, con el track “Banshee”, lo convierte en una excelente propuesta a seguir. “Banshee es un espíritu de mitología, lo ves cuando estás cercano a la muerte. Lo que canta Sofía es en referencia a eso, a estar dejando tu vida. La canción habla sobre eso, sobre la experiencia cercana a la muerte”, comentó Iván, quien actualmente trabaja en su siguiente material.




comments powered by Disqus