Golpes de la vida: Ultimate Fighting Championship


Cain Velasquez recuperó el cinturón de peso completo de la UFC


POR Staff Rolling Stone México  



Cain Velasquez recuperó el cinturón de peso completo de la UFC

Por: Álex Carranco A.

La ovación se alzó hacia l os reflectores de colores. Los mexicanos que fueron a apoyar a Cain Velasquez recuperaron la emoción después de que Junior Dos Santos le había arrebatado el cinturón de campeón en la categoría de peso completo en 2011. “Fue un momento increíble y más allá de lo que podría haber soñado”, dijo Junior Dos Santos.

Pero su sueño se volvió en pesadilla la noche del sábado 29 de diciembre de 2012 en el MGM Grand de Las Vegas: El réferi Herb Dean levantó el brazo derecho de Velasquez haciendo que el cinturón regresara a su poder. “Nunca me detengo. No me canso y quiero que la gente vea que seré la próxima gran cosa”, afirmó Cain.

La UFC-155 de aquella noche fue memorable: A lo largo de las 12 peleas, hubo un gran banquete de acción, sumisiones, TKOs, polémica, sangre y sorpresas. Desde días antes, en las conferencias de prensa y pesaje, la adrenalina vibraba por escuchar el clásico grito “It’s time!” del presentador Bruce Buffer sobre el octágono. Los medios internacionales afilaban sus miradas hacia el evento principal: Junior Dos Santos vs. Cain Velasquez. Dos grandes peleadores con técnicas y habilidades diferentes.

Por un lado, el brasileño Dos Santos (28 años, 107 kgs., 1.93 mts.) es carismático, le gusta platicar y, para muchas de sus fans, su sonrisa y físico son impresionantes. El boxeo y striking (golpeo y patadas) es su fuerza. “En los pesos pesados, un golpe puede terminar la pelea.
A veces es sólo de quién aterrice el primer golpe”, afirmó Junior. “Soy una persona disciplinada y creo que solamente necesito seguir trabajando duro”.

Mientras que Cain (30 años, 198 kgs., 1.85 mts.) es introvertido, callado y muy reflexivo. Le gustan los corridos, “también escucho rock en español y un poco de hip hop”. Su fuerza se concentra en el boxeo y lucha. Los medios han dejado a un lado el polémico tema de su tatuaje “Brown Pride” para enfocarse en su preparación. “Entro tres veces al día al gimnasio. Levanto pesas en la mañana, a medio día hago sparring y jiu-jitsu; luego, en la noche, box. Entrenar es mi trabajo. Me gusta. Este deporte es difícil, pero si quieres ser campeón, tienes que trabajar muy duro”.



comments powered by Disqus