Groundation


Reivindicando las raíces del reggae y añadiéndole algunos toques de jazz


POR Staff Rolling Stone México  



Reivindicando las raíces del reggae y añadiéndole algunos toques de jazz

Reivindicando las raíces del reggae y añadiéndole algunos toques de jazz
Por Adriana Oñate

Groundation, banda fundada por Harrison Stafford, Marcus Urani y Ryan Newman, se presentará por primera vez en México el próximo 3 de noviembre en El Plaza Condesa; y Harrison Stafford, su líder, nos cuenta acerca de los inicios de la banda así como de su más reciente álbum, Building An Ark.

La banda se formó en 1998 en la Sonoma State University, ¿podrías contarnos la historia de cómo se conocieron y decidieron formar el grupo?
Nos conocimos en la universidad. En 1996 me enrolé en el programa de jazz de la Universidad de Sonoma al igual que Marcus Urani y Ryan Newman, nos conocimos y comenzamos a estudiar y tocar jazz juntos. Sentíamos una conexión muy especial entre nosotros y en 1998 llamé a Ryan Newman, nuestro bajista, y le dije que teníamos que hacer algo especial y único, le comenté que quería hacer un proyecto de reggae y a él le pareció una excelente idea; me sugirió a Marcus Urani para los teclados.
Al tratar de encontrar el nombre para el grupo dimos con Groundation (que proviene del término rasta “grounation”) y a partir de ahí los primeros años fueron de estudiar la música reggae, la cual fue mi primer amor desde muy joven. Recuerdo haber tenido cuatro o cinco años y escuchar a Bob Marley, Peter Tosh, Bunny Wailer, ellos son los músicos que escuchaba al crecer. Marcus y Ryan venían del mundo del jazz, pero la columna vertebral de nuestra música es el reggae, y durante esos primeros años escuchábamos cosas como Don Carlos, Israel Vibrations, Burning Spear y tocábamos su música y aprendíamos el sentimiento, la vibra, la energía; así que ahí empezó Groundation, como una especie de revolución. Uno de nuestros profesores siempre nos decía que teníamos que encontrar nuestra propia voz, entonces Groundation se convirtió en la búsqueda de nuestra voz. Nos enriquecemos los unos a los otros.

Leí que les gusta usar instrumentos y equipo análogo en vez de digital, ¿qué hay detrás de esta decisión?
De hecho es una historia muy importante que tiene que ser contada. Si le preguntas a nuestro ingeniero Jim Fox (quien ha trabajado con Israel Vibrations), te dirá que los grandes grupos han grabado así y que la calidad es mejor. Nadie más trabaja en análogo hoy en día; así lo hacían en los años setenta y nos apegamos a ese formato.

¿Qué opinas acerca del resurgimiento del vinil?
Me gusta. Es un sonido que existe, toda la música debería de estar en vinil, de hecho la música guardada en la Librería del Congreso de Estados Unidos está en vinil, por el simple hecho de que el CD no existe realmente, son simples números, son datos leídos por una computadora. El vinil existe y es algo genial que se sigan editando discos así, porque es algo que dura generaciones. Pero todas esas personas graban en digital, así que realmente no tienen el sonido análogo. Es un sonido distinto.

Puedes contarnos más acerca de su nuevo álbum, Building An Ark, ¿el título tiene algún significado en especial? ¿Cuál es la inspiración para el disco y las canciones?
La inspiración obvia es la de transmitir energía de esperanza, y de cosas positivas, de que vendrán cosas buenas; lo del Arca tiene que ver con Noé y Moisés. Se trata de un lugar seguro para proteger algo, así que para mí, eso es lo que estamos construyendo, estamos protegiendo a la gente positiva y a la energía buena, nuestro futuro, para eso construimos el Arca, de ahí también la portada del álbum, es una protección. Construimos un lugar para todos, para la eternidad, es un llamado musical para la comunión.

A lo largo de su carrera han tocado en lugares muy interesantes como Marruecos, Tel Aviv, París, etc. ¿cuál ha sido el concierto más memorable que han dado?
Para mí, definitivamente en Marruecos. El tocar en Casablanca, a pocos metros del mar y de la Mezquita Hassan II (la Mezquita más grande de África), fue increíble. Estar sobre el escenario con 20 ó 30 mil musulmanes árabes, fue increíble, yo soy judío, y heme ahí, un judío de California hablando frente a ellos de la igualdad de derechos, fue una gran energía.

Normalmente suelen hacer giras muy largas, ¿cómo lidian con ello?
Es todo un reto. Tienes que agradecerle al Internet, a Skype, al Gmail chat, por mantenerte conectado, ya que no quieres regresar a casa algunas semanas entre giras y tener que ponerse al día. Hay que saber que está pasando con los hijos, las esposas, la familia. Se debe mantener la conexión cada día y hacer lo correcto. Comer bien, tomar agua, descansar, mantenerse fiel a sí mismo, por eso es que muchos músicos y rockstars se involucran con las drogas, porque los mantiene físicamente, pero es algo artificial, por eso hay que cuidarse.

¿Qué sigue para ustedes después de este concierto, cuáles son sus planes?
Aún nos quedan unas semanas más en la gira, la Costa Este, iremos al Caribe, a Hawái, haremos una versión dub de Building An Ark, y tenemos más giras. Además yo tengo otro proyecto alterno llamado, Professor, con una banda jamaiquina, y es música acerca de Palestina e Israel, es acerca de mi tiempo en la Franja de Gaza y Ramala, pueden visitar www.reggaeprofessor.com para ver más información respecto a eso. Y próximamente un nuevo álbum de Groundation, además de que me convertiré en padre en febrero, una niña viene en camino.

¿Qué pueden esperar sus fans del concierto, y qué te gustaría decirles?
Será la primera vez que visitemos la ciudad de México pero hemos tocado un par de veces en festivales de Tijuana. Fue una buena experiencia, fue para el cumpleaños de Bob Marley, y fue todo un reto, sobre todo al cruzar la frontera. El hecho que tocar en la ciudad de México es algo completamente distinto a Tijuana, así que para mí, será como la primera vez en México. Les diría que esperen una fuerte vibra de Groundation. Somos una banda de iguales, así que cada persona lleva un sonido, tendremos solos e improvisaciones. Cosas muy especiales ocurrirán en la ciudad de México que no volverán a suceder en otro lugar. Groundation no es como ir a ver a tu típica banda de reggae, somos militantes de nuestro mensaje así como de nuestra música, será una noche salvaje, dirán: “¡Wow! ¡Esta banda está loca!”.



comments powered by Disqus