Archivo del Autor: Noemí Contreras

Rumbo a Bahidorá: The Field


El DJ sueco presentará su última producción ‘Infinite Moment’ en la séptima edición del carnaval celebrado en Las Estacas.


POR Noemí Contreras  



Foto: cortesía Bahidorá

Rumbo a Bahidorá: The Field

Axel Willner, mejor conocido como The Field, es un productor sueco que autodescribe su música como “bastante atmosférica, orgánica, con ambiente eletrónico en capas y un poco de techno”. The Field comenzó su carrera musical inspirado por bandas de punk y rock alternativo como The Ramones y Pixies. Hasta ahora, ha lanzado seis álbumes: From Here We Go Sublime (2007); Yesterday and Today (2009), Looping State of Mind (2011); Cupid’s Head (2013); The Follower (2016) y su más reciente, Infinite Moment (2018).

Este año, podremos disfrutar de los sonidos etéreos de The Field en el carnaval Bahidorá en las Estacas. Platicamos con él, previo a su presentación el domingo 17 de febrero en el escenario Sonorama a las 2:50 pm.

Si tuvieras que mostrar una canción a alguien que no conoce tu música, ¿cuál elegirías?
Creo que sería “Love Vs Distance” del primer EP que lancé, eso resume bastante bien lo que estoy haciendo.

Cuéntame un poco sobre tu estilo de composición. Leí que compones utilizando mini sampleos, ¿cómo encuentras las piezas de música adecuadas y cómo las unes?
Puede ser cualquier cosa que escuche al azar o una pista antigua de cualquier época que aparezca en mi cabeza de la que quiera usar un fragmento. Lo proceso en algo completamente diferente y armo el rompecabezas para que pueda tener un boceto. Luego le agrego otras cosas como batería, bajo y pads, todo tipo de cosas que tengo en el estudio de mi casa. Entonces lo arreglo en una improvisación en una sesión en vivo. Para entonces, ya está casi hecha la canción, sólo le hago algunos arreglos.

Tu música ha sido descrita como minimal techno. ¿Tienes influencias del new age?
No realmente new age, sino todo lo que limita con new age. Corrientes de Alemania de los años setenta como krautrock, estilos que se volvieron new age, también algunas bandas belgas. Así que en realidad no es new age, pero sí cercano.

Has estado en la escena musical durante varios años y muchas cosas han evolucionado debido a la tecnología. ¿Qué cambios principales has experimentado en la forma en que se crea y distribuye la música electrónica?
Creo que es mucho más libre. Tanto en la obtención de programas como en el equipo para comenzar a hacer música y también en la distribución con plataformas como Bandcamp —puedes poner tu música en cualquier lugar y está disponible para mucha gente—. Está mucho más disponible, lo que es realmente bueno porque las personas pueden crear y compartir sin ninguna otra mano intermedia. Es más fácil comenzar hoy en día, porque en el pasado tenías que comprar sintetizadores y máquinas que costaban un montón de dinero que nadie tenía y ahora hay programas para eso. Además, para lanzarlo, puedes llegar a la gente de una manera totalmente diferente a como se hacía hace 10 años. El mercado es mucho más abierto debido al streaming.

Aunque también hay más competencia…
Sí, y es fácil ahogarse en ese mar. Así que estoy un poco en medio de cómo solía ser y de lo que es ahora. Antes, teníamos al menos algún tipo de selectividad y ahora tienes que prestar atención a lo que está sucediendo.

Hoy en día, los artistas lanzan sencillos y tú sigues lanzando álbumes. ¿Por qué has elegido esa forma de compartir música?
Creo que mi música necesita mucho tiempo y paciencia por parte del oyente y no puedes representarlo en un solo tema porque sería demasiado corto y no te adentrarías en él. Ya hemos hecho algunos sencillos antes y las formas clásicas de remixes, pero no me sentí al 100%. Desde que era niño, siempre me ha gustado el álbum como formato. Me encantaba ponerlo, voltear el disco y volver a poner la aguja. También es muy nostálgico para mí. Yo también escucho LPs y miro a los niños que escuchan listas de reproducción —también me gusta, por supuesto—, pero sigo prefiriendo la forma de un álbum completo de principio a fin.

¿Tienes algún equipo favorito para trabajar? ¿Programas favoritos, mezcladores, sintetizadores?
Sí, muchas cosas de la marca llamada Elektron. Hay una máquina llamada Octatrack, es un sampler y es realmente el cerebro de toda mi forma de hacer música. Es muy útil y tiene un buen flujo de trabajo para procesar sampleos y hacer mucho más, no sólo en el estudio pero también en vivo. Soy 100% dependiente de esa máquina. Y el sintetizador SH-101 de Roland ha estado en todos los álbumes que he hecho, me encanta lo que puedo obtener de él.

¿Y qué piensas de hacer música con inteligencia artificial?
Creo que suena bastante bien, pero para ser honesto, no he logrado entenderlo. El concepto es genial, pero al mismo tiempo no estoy muy interesado en él. Prefiero la música hecha por personas. Qué extraño, no puedo creer que lo haya dicho [risas]. Pero sí, es verdad. Y no he escuchado mucha música hecha así, quiero escuchar más para ver de qué se trata.

Vendrás a México para el festival de Bahidorá. ¿Qué podemos esperar de este espectáculo?
En primer lugar, estoy muy emocionado. Realmente me gusta ir a México. Voy a ser yo en un show de electrónica en solitario, pero la diferencia esta vez es que habrá muchos elementos visuales que también controlo con un diseño modular. Es muy divertido. Y es un concierto general de todo el catálogo, también hay un montón de material nuevo del último álbum y canciones anteriores.

Este es tu tercer año consecutivo en México. ¿Cómo conectas con tu audiencia mexicana?
Creo que los mexicanos están muy interesados y agradecidos de que la gente venga y toque. Son muy entusiastas, lo que es muy agradable cuando tocas. Es una gran respuesta. Europa puede ser muy diferente a veces, dependiendo de dónde estés tocando. Y quizás también puedas tener shows malos en México, estoy seguro de eso, pero los que he tenido han sido muy buenos.

Y vendrás como parte de la promoción de tu último disco, Infinite Moment. ¿Qué puedes decirme sobre la creación de este álbum?
Fue de la misma manera que siempre, comienzo con un sampleo y así sucesivamente. Pero ahora he estado de gira por mucho tiempo, por lo que fue difícil dedicarle tiempo y realmente estar en el estudio. Fue complicado adentrarme en él, pero en cuanto hice la primera canción con la que estaba satisfecho, todo el álbum vino después de eso. Así es como funcionó esta vez también y fue un poco difícil llegar ahí, pero una vez que lo hice, fue fácil.

¿Cuál es tu canción favorita de este álbum para tocar en vivo?
Me gusta mucho tocar “Infinite Moment”. Simplemente enciende todo por lo que es un buen preámbulo para entrar en el estado de ánimo.

Has dado conciertos por muchos años. ¿Tienes algún ritual antes de subir al escenario? 
En realidad no, sólo una buena cena y una copa de buen vino tinto. Ese es mi ritual.


Restaurantes: bienestar y gastronomía


Cuida tu cuerpo y el medio ambiente con estas opciones culinarias.


POR Noemí Contreras  



Foto: Cortesía de Niddo

Restaurantes: bienestar y gastronomía

Niddo
Comida para el alma

Sus creadores son Karen Drijanski, su hijo Eduardo Plaschinski y Mauricio Reyes Retana, quienes tuvieron la visión de ofrecer soul food, o –como ellos la llaman– “comida que apapacha”. Este cálido y amigable lugar tiene una cocina abierta y mesas al aire libre, con un menú de 8 a 12 platillos bien cuidados y una relación de confianza entre cocineros y comensales. Fue diseñado por Regina Galvanduque y Andrés Mier y Terán, con muebles especialmente hechos para ellos.

A pesar de que su menú es corto, los encargados siempre están en constante búsqueda de ideas para que el cliente se mantenga interesado, por lo que sus platillos se basan en los productos de temporada y sus antojos personales. De lunes a viernes, puedes desayunar o comer, y los domingos también puedes disfrutar de un brunch. Deléitate con su famoso sándwich de grilled cheese, la ensalada césar con jugosos camarones de profundidad o su delicioso fish cake con aioli casero.

Además del restaurante, Niddo tiene dos experiencias “que apapachan”: un café y una línea de productos mexicanos. La cafetería es un espacio para sentarte y trabajar o para pedir tus alimentos para llevar, y cuenta con café chiapaneco de Jesús Salazar, quien se asegura que los productores chiapanecos sean parte del comercio justo. Por otro lado, venden productos alimenticios como café y té, y productos creados a base de Petrel (su propia esencia) como velas, jabón y crema.

D: Dresde 2 Col. Juárez.
T: 55 5525 0262
P: $300-$500
Facebook: @niddomex

Fotos: Cortesía de Niddo.

Verde Amor
El alimento es medicina

Renata Villalpando creó Verde Amor en 2014 bajo la premisa de ofrecer una alimentación sana con ingredientes libres de químicos y hormonas, los cuales afectan nuestras células y generan enfermedades. Dichos ingredientes provienen de productores que siembran sus propias frutas y verduras, de granjas de pollo orgánico, y de la pesca salvaje. Lo que comenzó con una barra de sándwiches y dos mesitas, ahora se ha convertido en un restaurante y una interesante tienda.

El menú contiene opciones veganas, vegetarianas y con proteína animal. Prueba el suculento ceviche de lenteja sobre tostadas horneadas con aguacate y ajonjolí, el sándwich Diego Rivera con pan Ezequiel y el bowl de quinoa con salmón, verduras, miel de agave y hummus. Para tomar, déjate sorprender con los innovadores jugos cold pressed, los shots de energía con naranja, jengibre y cúrcuma, los lattes de leche vegetal y los nutritivos smoothies.

Si estás comprometido con el medio ambiente y mantenerte sano, no olvides visitar su supermercado orgánico. Aquí puedes encontrar suplementos, productos sin gluten, proteínas, superfoods, aceite, mayonesa, catsup, frutas, verduras, sazonadores, cereales, congelados, productos de higiene personal, bolsas biodegradables, maquillaje y un área de venta a granel. Afortunadamente, cuentan con servicio a domicilio en la zona.

D: Cto. Circunvalación Poniente 23 Col. Zona Azul, Ciudad Satélite.
T: 5393 0251
P: $200-$300
Facebook: @verdeamormx

Fotos: Cortesía de Verde Amor.

Pan D’Monium
Comida rápida y ética

Pan D’Monium es un proyecto de activismo y conciencia ambiental fundado por las hermanas Susana y Aurora Cervantes, con la intención de generar impacto y compartir sus conocimientos sobre cómo comer éticamente. Aquí podrás comer fast food con ingredientes veganos de productores 100% nacionales, quienes ofrecen alimentos orgánicos a un bajo precio y se han vuelto incluso competitivos con el mercado internacional.

Su nombre proviene del juego de palabras de pan y pandemonio (con la creencia de que las ideas renacerán en un mundo justo para todos) y la mayoría de sus platillos tienen nombres “pecaminosos”. Su proyecto inició con la venta de pan a otros restaurantes locales y en 2016, pusieron su propio local a pie de calle. Gracias a su éxito y al interés de sus clientes, el año pasado se expandieron y abrieron el restaurante.

En el puesto, puedes probar las pizzas en rollo (por ejemplo, de espinaca con champiñones o hawaiana). Y en el restaurante, dale una oportunidad a la pizza chaneque (chorizo, aguacate, cilantro y totopos), la hamburguesa gula (medallón de soya con cebolla caramelizada y champiñones), el hot dog pastor alemán (salchicha tipo alemana, chucrut, crema ácida y pepinillos) y las alitas diablo (coliflor, champiñón, hongo cremini o brócoli). Acompaña tu platillo con una cerveza artesanal o una malteada de fresa, chocomenta o mazapán con helado hecho en casa.

D: Chilpancingo 129 Col. Roma Sur.
T: 55 8717 6205
P: $100-$250
Facebook: @pandmoniumchilpancingo

Fotos: Cortesía de Pan D’Monium.

Flor de Viento
Sazón y salud

La comida saludable no es enemiga de la comida rica y Flor de Viento nos demuestra por qué. Todos sus platillos tienen ingredientes de temporada y orgánicos sin dejar de lado el toque casero. Por ejemplo, una de sus especialidades son los toasts dulces (cacahuate y frutos rojos) y salados (huevo estrellado, aguacate o salmón).

De desayuno, no te pierdas los chilaquiles con totopos horneados o los huevos con hoja santa. De comida, disfruta el wok de quinoa con verduras picadas, el salmón a la plancha o la hamburguesa con carne de res orgánica. Para tomar, puedes pedir jugo, lassi, refresco Búho, café con leche vegana o cerveza La Brü. Y de postre, el pudín de chía y el brownie de camote con amaranto, avena y frutos rojos son imperdibles. También tienen un menú del día de lunes a viernes con sopa, plato fuerte y agua (o por $20 más, una copa de vino).

Además de comer bien, este lugar te hará sentir en paz. Gracias a su techo de vidrio y al árbol que se encuentra en el centro, podrás estar en armonía con la naturaleza. Además, su música también te relajará ya que sus playlists están repletas de lo-fi e indie. Y por si fuera poco, en el piso de arriba se encuentra Lua Studio, un salón de yoga y meditación.

D: Presidente Carranza 82B Col. Coyoacán.
T: 55 9154 8987
P: $150-$300
Facebook: @flordevientomx

Fotos: Cortesía de Flor de Viento.


P&R: Ana Torroja


La cantante española sobre su siguiente proyecto, conocer al dalái lama con Mecano y por qué Instagram es su red social consentida.


POR Noemí Contreras  



Foto: cortesía Ocesa Seitrack

P&R: Ana Torroja

Ana tiene una conocida trayectoria artística que abarca casi cuatro décadas y un sinfín de éxitos como vocalista de Mecano (“La fuerza del destino”), como solista (“A contratiempo”) y a dueto (“Corazones” con Miguel Bosé). La artista madrileña cumplió 58 años el 28 de diciembre: “Cada vez lo celebro menos, la verdad. Me apetece estar con la familia y no hacer nada en particular, sinceramente me gusta estar con la gente que quiero y con la que puedo ser yo”. Y, sin duda, 2019 es el año en el que Ana Torroja será completamente ella: este mes lanza “Llama”, un sencillo donde regresa a su origen.

“Llama” es increíblemente pegajosa. ¿Cuál es la fórmula para crear una canción que se quede en el subconsciente de las personas por horas?
Si hubiera una fórmula, yo creo que todo el mundo lo haría [risas]. Son momentos mágicos y conexiones. Esta canción se escribió con los productores El Guincho y Alizzz, teníamos la base musical y sobre esa base empezamos a jugar con las melodías y empezaron a salir cosas. Yo creo que también es cuestión de que lo más sencillo a veces es lo más efectivo. Son momentos donde (como diría un amigo mío) se te aparece la Virgen [risas], ocurre la magia y surgen canciones como “Llama”.

¿Cómo decidiste dar el salto de un género a otro?
No es tanto dar el salto. Ahora, muchos DJs también son productores y lo que se hace es utilizar la música electrónica traída al pop. Así que yo sigo haciendo pop, pero es un pop electrónico. Y realmente es donde nací, yo nací en el pop electrónico de los años ochenta y lo había tenido abandonado durante un tiempo y en realidad creo que es mi lugar, donde me siento como pez en el agua. Y aunque me encanta investigar otras formas de hacer música, creo que el pop electrónico es lo que mejor le funciona a mi voz y donde yo me siento yo.

Has trabajado con una gran variedad de artistas, ¿qué colaboraciones habrá en tu nuevo álbum?
Para empezar, las colaboraciones con los DJs. El Guincho, por ejemplo, hizo el nuevo disco de Rosalía. Rosalía también tiene ahí una participación pequeñita en alguno de los temas. Son colaboraciones musicales, de producción y de creación. Todavía estamos al habla con algunos artistas, entre ellos La Mala Rodríguez, que podría ser alguna de las colaboraciones en alguna de las canciones.