¡Qué lejos estoy del cielo!


Blog Álex Carranco: ¡Qué lejos estoy del cielo! Desfile, fuegos pirotécnicos, conciertos… ga$tos, ga$tos y ga$tos. “¡Viva México!”… ¿Cuánto más va a vivir así?


POR Staff Rolling Stone México  



Blog Álex Carranco: ¡Qué lejos estoy del cielo! Desfile, fuegos pirotécnicos, conciertos… ga$tos, ga$tos y ga$tos. “¡Viva México!”... ¿Cuánto más va a vivir así?

Por Álex Carranco A.

alex015Los titulares de los periódicos están húmedos de sangre. Escritos con tinta indeleble, fresca y con olor putrefacto. Los “grandes festejos” en el mes del bicentenario tratan de taparnos los ojos ante la realidad cruel y filosa con la que nos codenamos diariamente. Desfile, fuegos pirotécnicos, conciertos, verbena popular… ga$tos, ga$tos y ga$tos. “¡Viva México!”… ¿Cuánto más va a vivir así? Mientras que muchos centros históricos están bajo el agua y el único grito que se escucha es el de “¡Ayuda!”, a otros les importa solamente sintonizar la transmisión en vivo para poder “disfrutar” que en México no pasa nada.

-inundaciones-en-veracruz370x270En muchos lugares las banderas nacionales no ondean, las astas solitarias apuntan hacia el cielo para descubrir una imagen nublada. El cielo se nos aleja cada vez más. Estamos siendo hundidos, como cuando jugábamos con un barco de papel que al toparse con la fuerza de una coladera lo arrancaba de su trayectoria para llevárselo y nunca más verlo. Septiembre, mes patrio y Bicentenario del inicio por la lucha de nuestra independencia… Un mes que para muchos ha sido el peor de sus vidas, desgraciadamente por las fuerzas naturales o por las fuerzas de la violencia. Las lluvias han inundado bellas poblaciones, gente que luchó toda una vida para tener un patrimonio y que en pocos minutos se fue al fondo, ese grito sí tiene que ser sintonizado.

1235612687_0Por otro lado, la fuerte lluvia de sangre salpica y moja a todos por su paso, no hay impermeable ni sombrilla –ni festejo– que ayude. México, lindo y querido, tan rico y tan pobre. Las balas viajan por todos lados, cruzan el aire hasta toparse con un refugio carnal, pero, ¿quién está ganando la guerra? Es una tristeza leer declaraciones como: “El mando único ya existe en las policías de Nuevo León, y lo controla el narco” (Aldo Fasci Zuazua, ex secretario de Seguridad Pública estatal). El cielo ya no abre sus nubes para dejar ver un rayo de sol. La única luz que tenemos es una gran llama de fuego en la que habitamos. Un averno como bien lo retrató el director Luis Estrada en su excelente cinta ‘El Infierno’.

–“Dígame la neta mi Cochi ¿qué no siente nada de matar alguien así como así? ¿No le da miedo irse al infierno?”, pregunta Benny García (Damián Alcázar).

–“Me cae que esta vida es el cabrón infierno”, El Cochiloco (Joaquín Cosío) le responde firmemente.

infierno_28La película es dura, nos pone una pistola en la sien y no nos deja cerrar los ojos. Un humor singular en el que sonreímos para después reflexionar y hasta avergonzarnos del por qué de esa risa. Con El Infierno se cierra una trilogía cinematográfica con la que La ley de Herodes inició para seguir con Un mundo maravilloso. Obras obligadas a ver. Las actuaciones son supremas, que con el diálogo y trama hacen de El Infierno un agasajo. Uno no se va a divertir viéndola, no se espera que sea una cinta para disfrutar después de la comida del domingo. No.

infierno_16Afortunadamente es un golpe al riñón. Nos hace caer para pensar en cómo levantarnos. Vivimos en este infierno, que es repulsivo, tentador y humillante. En ese donde la felicidad es una máscara ante los conflictos sociales, en el que le ponemos color y luces a las fiestas. Celebremos pues, con tequila se olvidan las penas. Lástima que sea sólo momentáneo. Porque el cielo nos verá cada vez desde más lejos. Tal vez suelte una ligera lluvia mientras estemos izando a nuestro símbolo patrio a media asta.

Los que trabajan conmigo son como parte de mi familia pero en este negocio hay reglas que deben seguirse, si no se quiere terminar con un balazo en la cabeza”.
-Don José Reyes (Ernesto Gómez Cruz)



comments powered by Disqus