Cuando la vuvuzela calló


La demencia está con nosotros y muy cerca. Cuando somos amigos brindamos con ella, pero cuando sus comentarios sobrepasan los nuestros, caemos en una falsa realidad. Locura que en ocasiones es genial y en otros momentos nos puede cegar…


POR Staff Rolling Stone México  



La demencia está con nosotros y muy cerca. Cuando somos amigos brindamos con ella, pero cuando sus comentarios sobrepasan los nuestros, caemos en una falsa realidad. Locura que en ocasiones es genial y en otros momentos nos puede cegar...

zocalo

La demencia está con nosotros y muy cerca. Cuando somos amigos brindamos con ella, pero cuando sus comentarios sobrepasan los nuestros, caemos en una falsa realidad. Locura que en ocasiones es genial y en otros momentos nos puede cegar. Pero, ¿quién quiere ver hacia allá afuera? Si al abrir los ojos solamente está Jabulani haciendo futbol, futbol y más futbol. Ocasión ideal para olvidar los graves problemas de un país. Entre cambios de jugadores, tiros libres y algunas amonestaciones, nuestro México sigue sudando sangre, es testigo de los aumentos en la gasolina, escucha discursos políticos que “dan la cara” ante las demandas ciudadanas y no puede limpiar el cochambre que apunta a las próximas elecciones del 4 de julio.

Mex-Arg2La paranoia se manifestó en el Zócalo de la Ciudad de México (sí, junto al campamento del SME) por el hambre de alcanzar un sueño. El apetito por el churrasco y carne al pastor se cocinaba a fuego lento. Y no bastó el mate o tequila para saciar las gargantas por gritar el gol. Cuando el árbitro (Roberto Rosetti se ganó la colectiva remembranza matriarcal) pitó el fin de México-Argentina, los blanquiazul alzaron los brazos hacia el cielo (¿Habrá sobrevivido la Condesa?). Ahora, esperamos que nuestra selección nacional pase a la siguiente etapa en esta Copa Mundial de Futbol en Sudáfrica. Me refiero a la selección de árbitros mexicanos… El quinto juego tendrá que esperar a una nueva oportunidad, ojalá que el Cristo Redentor nos abrace en Brasil 2014. Por lo pronto, el ritmo de “Waka Waka” en voz de Shakira seguirá torturándonos un rato, y el “¿A qué le tiras cuando sueñas mexicano?”, del maestro Chava Flores, nuevamente es éxito en el Top of the Mind.

iphone_line_1-1¿Por qué la tecnología de la repetición instantánea no la ha adoptado la FIFA? Puede ser una gran herramienta y el fin de semana pasado tal vez hubiera tenido otro tinte para los ingleses y para nosotros. Con sólo un replay se habría hecho un fair play. Tecnología que se desarrolla en cada instante y que las grandes empresas nos inyectan para hacer de sus productos una “necesidad”. Después de que miles de personas hicieran cola para adquirir el nuevo juguetito de Apple, Steve Jobs explicó a sus usuarios cómo agarrar el novedoso iPhone 4 para no interferir con su antena. El mejor App fue manual para tener una recepción “limpia” y poder bajar alguna de las varias aplicaciones con estadísticas futboleras.

Pink-Floyd-The-Wall-pink-floyd-2121971-1024-768Con iPhone (versión antigua) en mano, audífonos en orejas, le puse play a “Where is my Mind?” de Pixies y una tristeza me abordó y no por la descalificación de la selección nacional, sino por la falta de boletos para estar con Black Francis y Cía. en el Teatro Metropólitan. Y bueno, es una repetida historia… cuando el momento de adquirir entradas está a un click, a un tono telefónico o a una persona en la fila. La noticia es: “Agotados”. Ni Roger Waters se salvó de ese llamado, lo único con lo que muchos nos topamos fue con otro ladrillo en la pared. Y hay casos, de gente que sí consiguió boletos (en reventa) que cayeron en un fraude por ser falsos o agencias de viajes “fantasmas” –en el caso de la Copa Mundial– que vendieron paquetes VTP: Viaje Todo Perdido.

La demanda por olvidar la realidad cada vez es más solicitada. No importa el costo o lugar. Los sacrificios por ver al equipo tricolor en Sudáfrica han llevado a muchos paisanos en dejar por los suelos su economía para los próximos meses. Fans de ciertos grupos musicales empeñan lo que pueden para estar más cerca de su ídolo. Y sí, la realidad en la que vivimos nos empuja a gritar y alocarnos en una esquizofrenia necesaria. Ya no podemos con las malas noticias que hay día a día en nuestro país. El arte de la mercadotecnia por brindar entretenimiento nos tiende los brazos. Y ahí estamos, nos sentimos bien entre la euforia y alboroto. Vivimos en la insania. Claro, es un opio momentáneo para después despertar y callar nuestra vuvuzela.

Track siguiente: “The End”, de The Doors.



comments powered by Disqus