Desde el RMFF 2015


Continúa nuestra cobertura desde el Riviera Maya Film Festival, y esto es lo que nuestro enviado destaca de los últimos días.


POR Staff Rolling Stone México  



Continúa nuestra cobertura desde el Riviera Maya Film Festival, y esto es lo que nuestro enviado destaca de los últimos días.

Por @Arturo Aguilar / Enviado Riviera Maya Film Fest.

Mientras la selección internacional del festival sigue resultando un atractivo diverso e interesante de la oferta fílmica contemporánea, lamentablemente no podemos decir lo mismo de Plataforma Mexicana, la sección de cine nacional en competencia del Riviera Maya Film Festival.

Como se dice popularmente, la sección resulta un combinado ‘de chile, de dulce y de manteca’. Retratos interesantes como Muchachas (sobre la relación entre empleadas de servicio doméstico y sus burguesas empleadoras) o Lucifer (cuyo atractivo está en su original forma más que en el fondo) se suman a propuestas provocadoras con diferentes grados de logro (de la sordidez a ratos gratuita y excesiva de El regreso del muerto a la polémica factura e ideas detrás de Me quedo contigo), para luego compartir espacio con películas que invitan al cuestionamiento de qué hacen en una sección competitiva de cine mexicano, como Alexfilm, sin olvidar los ejercicios hiper contemplativos y sin rumbo definido como Icaros o el retrato de otro grupo de juniors y ninis en tono de supuesta tragedia reflexiva, como Los muertos.

14 filmes en esta sección resulta un exceso. Y un reto de aguante y paciencia de proporciones épicas para cualquier cinéfilo.

Afortunadamente, esta es solo una parte del festival, y aunque sería positivo que el cine nacional reclamara, con merecimiento, mayor protagonismo, la verdad es que queda a deber cuando se ven filmes de las otras secciones. Y los últimos días del festival confirmaron que en las películas extranjeras se esconde el verdadero tesoro de programación de este evento.

Van 4 ejemplos de esto.

box-of-popcornVictoria, cinta alemana que además de ser una sólida película de acción alrededor de un asalto a un banco, tiene un grupo de actuaciones tan solvente como un guión bien trabajado, y una forma que merece reconocimiento aparte, ya que se trata de un plano secuencia de 2 horas y 20 minutos.

box-of-popcornJohn Maclean, músico de The Beta Band, se estrena como cineasta con el muy buen western Slow West, protagonizado por Michael Fassbender. Con una historia sencilla, sobre un joven escocés de 19 años que viaja al oeste estadounidense buscando a la amada que tuvo que dejar Escocia por culpa suya, Maclean entrega una película de un tono y ritmo precisos para el género, con momentos tensos y enfrentamientos que van dando cadencia a un relato que recurre a flashbacks esporádicos y repartidos a lo largo del filme que dan profundidad a la historia. Una historia de amor, sacrificio y una nada romántica realidad.

box-of-popcornPor su parte, La Maestra de Kinder, cinta de Navad Lapis (Israel) nos presenta la historia de Yoav, un niño de apenas 5 años, prodigio a quien se le ocurren poemas de enorme forma y fondo en cuestión de instantes. Su maestra, amante de la poesía, querrá alimentar ese talento, pero enfrentará una realidad moderna en la que no hay espacio para una sensibilidad tan particular, y sí un desinterés y desdén colectivo por un pequeño con este talento. La situación evolucionará a lugares insospechados, a decisiones arriesgadas y a la vez sorprendentes. Una película que pone en la mente la idea de si en este mundo lleno de violencia, bullying y más, hay lugar aún para quienes ven la vida desde una perspectiva tan especial, o si en esta era, solo en la inocencia de la infancia se puede ser un verdadero poeta, antes de que la realidad haga su trabajo y se imponga el pragmatismo del pensamiento moderno.

box-of-popcornFinalmente, Jafar Pahani, el reconocido director iraní quien desde 2010 enfrenta una prohibición en su país para realizar cualquier tipo de labor de cine, le da vuelta a esta sentencia, a la vez que la confronta directamente, al realizar Taxi, un filme en el que el realizador, convertido en casual taxista de Teherán, comparte una serie de historias ajenas y cercanas (charlas con desconocidos, así como con amigos y su pequeña sobrina de 9 años quien tiene como tarea del colegio hacer un cortometraje) que señalan el estado social actual en Irán, desde la perspectiva de ladrones o mujeres creyentes hasta las reglas para hacer películas en dicha nación islámica. Un ejercicio de enorme valor y creatividad artística, de profundidad reflexiva y naturalidad.

BANNER APP 143




comments powered by Disqus