Diez años después de ‘LOST’


En el décimo aniversario de su estreno, los misterios del icónico programa creado por J.J. Abrams, Damon Lindelof y Jeffrey Lieber continúan capturando nuestra imaginación.


POR Staff Rolling Stone México  



En el décimo aniversario de su estreno, los misterios del icónico programa creado por J.J. Abrams, Damon Lindelof y Jeffrey Lieber continúan capturando nuestra imaginación.

Por Ale H. Morando

Un día como hoy, pero hace exactamente 10 años, se estrenó el capítulo piloto de LOST en ABC, una serie de ciencia ficción creada por por J.J. Abrams, Damon Lindelof y Jeffrey Lieber que cambió para siempre la manera de contar una historia en televisión.

(Spoiler Alert: En este texto se discuten algunos elementos clave de la trama y final de la serie, así que si no la han visto completa, les recomendamos no leer este post.)

Por casi seis años, los supervivientes del vuelo 815 de Oceanic Airlines enfrentaron la existencia en una remota isla, llena de extrañas amenazas y peligros como un enfurecido oso polar, un monstruo hecho de humo negro y hasta un extraño clan conocido como “Los otros”.

En cada emisión, Kate, Sawyer, Charlie, Locke, Jack, Hurley, Claire, Desmond y compañía nos llevaron por remotos lugares, recuerdos de una existencia anterior y viajes por el tiempo, intercambiando terribles secretos y haciendo que los espectadores cuestionáramos nuestro propio sentido de la realidad.

A sus diez años, LOST, con sus 121 episodios y entrañables personajes, marcó un antes y un después en la historia de la televisión moderna.

Tal vez su mayor éxito se debe a la gran cantidad de misterios mostrados en la trama, los cuales tenían un significado ambiguo que muchas veces se dejó a la imaginación de los televidentes: ¿Quiénes son realmente los sobrevivientes? ¿Cuál es el significado de 4, 8, 15, 16, 23, 42 ? ¿Qué es realmente la isla? ¿Jacob existió?, eran algunas de las interrogantes que semana con semana plagaban nuestra mente.

Gracias al uso de una narrativa no lineal en la que los saltos entre tiempo y dimensiones estaban permitidos, Carlton Cuse y Damon Lindelof– guionistas principales de la serie– eligieron contarnos una historia con giros vertiginosos, en la que los sobrevivientes habitaban simultáneamente la isla y un extraño “universo alterno”.

Dicha estructura, con flashbacks, flashforwards y flashsideways, permitió contar historias que iban de lo cómico a lo dramático, del romance a la acción, sin perder el hilo conductor que la convirtió en un clásico de la televisión. Cada capítulo tenía su propia temática y argumento, logrando que años después, los fans aún recuerden sus títulos y momentos clave. Sin embargo, el giro de tuerca final eventualmente reveló que los personajes se encontraban habitando una especie de antesala a la vida después de la muerte.

Cabe aclarar que el final de la serie –contrario a las quejas de algunos fans– no reveló abiertamente que los pasajeros del vuelo 815 de Oceanic estuvieron “muertos todo el tiempo”, sino que dejó esa parte a criterio de cada uno de nosotros.

Millones de personas atestiguaron el final de LOST, respondiendo emocionalmente a lo que podría definirse como un episodio televisivo sumamente bien articulado e iniciando una obsesión por las teorías de conspiración que rodean a la serie que diez años después continúan siendo tema de conversación entre propios y extraños.

Diez años después de ese primer episodio, LOST continúa inspirando discusiones sobre el libre albedrío y el destino y seis años más tarde, gracias a su épico final LOST también nos recordó que se trata solamente de un programa de televisión, un escape a la realidad cotidiana, una distracción y no un discurso sobre la humanidad y su existencia.

¿Hay vida después de LOST? Pase lo que pase los que fuimos tocados por la exitosa serie, continuaremos regresando a la isla.





comments powered by Disqus