El final de ‘Breaking Bad’ establece récords de audiencia


El capítulo final de la serie creada por Vince Gilligan fue visto por más de 10 millones de personas tan sólo en Estados Unidos.


POR Staff Rolling Stone México  



El capítulo final de la serie creada por Vince Gilligan fue visto por más de 10 millones de personas tan sólo en Estados Unidos.

Esta semana se transmitió el episodio final de Breaking Bad, serie protagonizada por Bryan Cranston y Aaron Paul, que tras cinco temporadas nos mantuvo en el filo del asiento, en una montaña rusa emocional que cerró con broche de oro y de paso estableció un nuevo récord de audiencia para la cadena AMC.

Según datos de AMC, el capítulo titulado “Felina” – un inteligente juego de palabras de sus creadores, ya que es anagrama de la palabra “Finale”– fue visto por 10.3 millones de espectadores tan sólo en Estados Unidos, superando la marca de 6.6 millones de personas que sintonizaron el episodio anterior.

Durante cinco temporadas  – brillantemente escritas por Vince Gilligan y su equipo – fuimos testigos de la transformación de Walter White de un apocado maestro de química, al astuto capo de la metanfetamina de Albuquerque; una transformación que inició de manera paulatina y que pronto se convirtió en un viaje vertiginoso por la oscuridad y el ansia de poder que habitan en lo más recóndito del alma humana.

Walter White capítulo a capítulo fue ganándose la simpatía del público, gracias a la impecable interpretación de Bryan Cranston y al camino que personajes como Tony Soprano cimentaron en el imaginario colectivo de la televisión moderna, estableciendo la figura del antihéroe que todos aman.

Sobre el estado mental de Walter White en los momentos finales de la serie, su creador Vince Gilligan expresó en entrevista con EFE: “Es un villano que ha tocado fondo. Se ha dado cuenta de que ser un criminal no le hace tan feliz como creía y ahora al parecer buscará redimirse, al menos con su familia. Pero será difícil que haya redención para Walter White“.

Cabe mencionar que el balance moral de la serie lo aporta Jesse Pinkman, personaje que también sufrió una transformación durante las cinco temporadas, convirtiéndose en uno de los personajes más queridos de la serie, superado únicamente por Walt e interpretado magistralmente por Aaron Paul.

Breaking Bad culminó en el momento justo, con un episodio cargado de adrenalina y sorpresas, en donde todo ocurre bajo los metódicos términos de Walt, quien finalmente tuvo la última palabra. Si lo dudan, sólo recuerden esta frase de Walter White en su encarnación de Heisenberg: “Terminaremos cuando yo diga que hemos terminado”.



comments powered by Disqus