El Caballero de la Noche Asciende


El Caballero de la Noche Asciende : A partir de este punto, los comentarios y observaciones parten de la premisa de que YA VIERON LA PELÍCULA…


POR Staff Rolling Stone México  



El Caballero de la Noche Asciende : A partir de este punto, los comentarios y observaciones parten de la premisa de que YA VIERON LA PELÍCULA...

A partir de este punto, los comentarios y observaciones parten de la premisa de que ya vieron la película.

Por @Arturo Aguilar

Es precisamente esa necesidad de cumplir con su función como cierre de una trilogía, la que no permite a The Dark Knight Rises explorar en ciertos personajes como sí lo hace con Harvey Dent y The Joker en la entrega anterior, manipulando ese pathos para conectarnos con ellos.

La necesidad de mantener en secreto cierta información sobre personajes como Blake, Bane o Miranda Tate para los giros de trama y sorpresas en la cinta, hacen que durante una larga parte de ella, no entendamos del todo qué los empuja a esto, de dónde vienen, de qué van.

En contraste al punto 4 de la lista anterior, las masas de la saga Batman son incapaces de pensar. Cuando Bane le da la ciudad a su gente, todo indica que salvo los ricos–muy-ricos, a todos les da por el saqueo y el caos. Mensaje escondido: el pueblo necesita el orden, necesita al rico o a la autoridad.

En la necesidad de que la trama avance y los cabos de las tres películas puedan irse atando y cerrándose los círculos, hay varias escenas con intensos monólogos casi filosóficos. Esto provoca también que se sacrifique la posibilidad de explicar cómo suceden ciertas cosas y que tengamos que dar saltos de fe un poco más ‘fuertes’ que de costumbre para seguir creyendo lo planteado (nada se dice de cómo Bruce logra regresar a Gótica, del fraude financiero, de cómo en una cárcel Bruce se alimenta tan bien para regresar a su mejor condición física o la función o importancia de la secuaz-amiga de Catwoman).

Son detalles que saltan a la segunda vista para aquellos obsesionados con querer encontrarlos. No son algo que salte de inmediato o logren cortar del todo la atención a la historia, pero son lo suficientemente importantes para señalar que aunque esta sea una más que recomendable película que cumple muy bien con el cierre de una saga que será referencia en el imaginario colectivo cinéfilo global, la verdadera joya de la saga Batman seguirá siendo The Dark Knight. Y es que finalmente, una película de superhéroe se define o alcanza su mayor nivel, en gran parte, a partir de su villano, ese espejo perfecto para el héroe trágico. Y lo de The Joker en The Dark Knight Rises, tanto su planteamiento, como interpretación, son algo de aplaudir.

Ah sí, una última cosa. Hubiera preferido que al final, no existiera la escena del café en Florencia…. Como sí existe, qué les parece si se imaginan que esa escena, es un sueño de Alfred (Michael Caine) al estilo Inception. Alfred también merece una catarsis, ¿no creen?



comments powered by Disqus