El misterio de la muerte de Edgar Allan Poe


A 165 años de su fallecimiento, el enigma continúa sin ser resuelto.


POR Staff Rolling Stone México  



A 165 años de su fallecimiento, el enigma continúa sin ser resuelto.

Por Ale H. Morando

Un día como hoy pero hace 165 años, murió en Baltimore un autor cuya fértil imaginación nos regaló con escalofriantes cuentos, extraños poemas y el nacimiento del género policiaco y el detective racional: Edgar Allan Poe.

Constantemente criticado y asediado por la pobreza y otras calamidades, Poe supo incluir en la memoria colectiva situaciones y frases que encarnaban nuestras peores pesadillas, que nadie más se atrevía a llevar al papel.

392px-Edgar_Allan_PoeBaltimore, octubre de 1849
Las circunstancias de la estadía y muerte de Edgar Allan Poe en la ciudad de Baltimore fueron muy extrañas, dignas de una de sus historias y a la fecha no se ha logrado esclarecer el misterio de su temprana partida, a los 38 años de edad.

El 3 de Octubre de 1849, Poe fue encontrado en las calles de Baltimore, delirando “necesitando ayuda inmediata y en grave situación”, de acuerdo al hombre que lo encontró, Joseph W. Walker.

El escritor fue llevado al Washington College Hospital, donde después de una larga agonía murió a las 5:00 de la mañana del domingo 7 de octubre. Poe no podía hablar y no pudo explicar cómo es que estaba en esa condición ni qué hacía en Baltimore. Lo encontraron vistiendo ropas que le quedaban grandes, desorientado y en un estado parecido al delirium tremens.

No existe mucha información sobre los últimos días de la vida de Poe, y lo poco que se conoce se debe en parte al médico que lo atendió, el Dr. John J. Moran.

Tras la muerte del autor, un individuo de nombre “Ludwig” –quien más adelante fue identificado como el rival de Poe, Rufus Wilmot Griswold– escribió una biografía poco halagadora y un obituario para Edgar Allan Poe, convirtiéndose en su “ejecutor”, ya que describió al atribulado escritor como un drogadicto, borracho y loco que tendía a los excesos.

Por muchos años ésa fue la imagen que se tuvo de Edgar Allan Poe, un genio incomprendido, asediado por terribles pensamientos y sumido en el alcohol. Edgar Allan Poe y su trabajo no fueron apreciados ni en su época ni en su país hasta después de su muerte.

Para añadir intriga a la muerte del autor y las historias que corren alrededor de ella, cada año un misterioso personaje visita su tumba en el natalicio del autor el 16 de enero y el día de hoy, en su aniversario luctuoso. Se dice que lleva consigo 3 rosas rojas, se viste con una capa, sombrero y ropa de época y brinda en la tumba del autor con una botella de cognac, se le conoce a este personaje como el “Poe Toaster”.

Tras la pista de los últimos días de Poe
Se sabe que Poe salió de Richmond, Virginia el 27 de septiembre de 1849, camino a su casa en Nueva York. No se sabe ni se tiene evidencia de por qué Poe se encontraba en Baltimore una semana más tarde, ni lo que hizo días antes de ser encontrado el 3 de octubre, en las calles de Baltimore, delirando afuera de la taberna Ryan’s, conocida también como Gunner’s Hall, que el día anterior había servido como casilla electoral y que era punto de reunión para los simpatizantes del partido Whig.

La descripción de la apariencia de Poe, documentada por el Dr. Snodgrass nos dice que “la cara estaba desencajada, hinchada y sin lavar, su cabello parecía desordenado y su físico era en general repulsivo”.

“Su gran frente con sus fabulosas entradas donde los frenólogos localizan el órgano de la genialidad, -la más ancha que he medido– y esos ojos grandes y redondos, llenos de su alma, de los que siempre llamaron la atención en vida, vacíos y sin brillo, y tan cerca como los vi, estaban cubiertos por un sombrero oxidado, casi sin orilla y sin listón, hecho de hoja de palma. Sus ropas consistían en un traje de saco de tela delgada y negra, hecha de alpaca, rasgado en muchas de sus costuras y gastado y sucio además de pantalones de una mezcla acerada de casinete, que no le quedaban en lo absoluto y muy gastados. No llevaba chaleco o alguna bufanda mientras que el pecho de su camisa estaba arrugado y muy sucio. Calzaba botas de un material correoso y daban la impresión de que hacía mucho tiempo no se limpiaban”, continuó el médico.

En su delirio, Poe nunca fue lo suficientemente coherente para poder explicar su estado ni por qué se encontraba en la ciudad y se cree que la ropa que llevaba no era la suya.

El Dr. Moran, que atendió también a Poe, le negó las visitas y lo encerró en un cuarto parecido a una prisión, con ventanas llenas de barrotes que estaba en una sección del hospital reservada para los alcohólicos en recuperación.

En su agonía, Poe repetidamente llamaba a un tal Reynolds, incluso la noche antes de su muerte y nadie ha podido descifrar o identificar a la persona a quien llamaba. En su delirio el autor también llamaba a su esposa, argumentando que se encontraba en Virginia. Primero se pensó que Poe había enloquecido y llamaba a Virginia Clemm, su  primera esposa ya fallecida. Sin embargo, después se supo que el autor le había propuesto matrimonio en Richomond a la señorita Sarah Elmira Royster.

Poco después del deceso, también se dio a conocer que los baúles conteniendo la ropa y efectos personales del autor se habían quedado en el hotel Swan Tavern en Richmond, hecho que no explica qué hacía Poe en Baltimore, pero nos ofrece una pista de porqué vestía ropa que no era la suya.

Las últimas palabras de Poe, según el Dr. Moran fueron “Señor, ayuda a mi pobre alma”.

Causa de muerte
La causa de muerte de Edgar Allan Poe aún se discute y existen muchas teorías al respecto. Se dice que pudo haber sido víctima de un asesinato, hipoglucemia, exceso de alcohol e incluso hay teorías que hablan de un posible suicidio.

La teoría de la muerte por envenenamiento por alcohol fue dada a conocer por el Dr. Snodgrass, miembro del movimiento Hijos de la Templanza –una especie de Alcohólicos Anónimos de la época– ya que él veía en Edgar Poe una clara demostración del daño que provoca el alcohol. Sin embargo, en años recientes se descubrió que Poe era alérgico a dicha sustancia y que una sola copa bastaba para ponerlo en un estado parecido al de una persona intoxicada. También se descubrió que hacía muchos meses que Poe no bebía, pues se afilió a Los Hijos de la Templanza antes de su muerte, por lo que esta teoría ya no es admisible.

Otras estudios sugieren que Edgar Allan Poe posiblemente sufrió de un ataque provocado por la bacteria del cólera, o que padecía algún tumor cerebral no tratado. Enfermedades como la epilepsia, meningitis, apoplejías y la sífilis también han sido sugeridas como probables causas de su muerte pero sin haber sido comprobadas del todo.

La rabia, común en esa época, también ha sido tomada en cuenta como una posible causa de su estado antes de su muerte, por el daño que causa al cerebro y los delirios que provoca.

La teoría más aceptada actualmente sobre la misteriosa muerte de Edgar Allan Poe es la que pone al autor como una víctima del fraude electoral, pues un día antes de ser encontrado, Baltimore llevaba a cabo sus comicios y era una práctica común que los simpatizantes de algún partido secuestraran personas, las drogaran y las llevaran a votar a las diferentes casillas a favor de su candidato, cambiando sus ropas en el camino.

Por otro lado, se dice que  Edgar Allan Poe era un ciudadano conocido por los habitantes de Baltimore, lo que hacía demasiado peligroso el intentar utilizarlo en los fraudes electorales, pues alguien podría reconocerlo.

Lo que esta teoría sí explica de manera mas o menos creíble, es lo de la ropa en mal estado que Poe vestía cuando fue encontrado y el hecho de que apareció afuera de una de las casillas de la ciudad un día después de la elección.

Cabe mencionar que ninguna de las teorías arriba mencionadas ha sido comprobada del todo.

edgar_allan_poe_original_grave_by_bulephotography-d4ktg0nSu funeral y tumba
El funeral de Poe fue muy sencillo, incluso dicen que demasiado breve y sin ceremonia. Acudieron pocas personas entre los que se encontraba su primo Neilson Poe, Henry Herring, el Dr. Snodgrass, Z. Collins Lee, Elizabeth Herring y Joseph Clarke.

Su tumba estaba en la parte trasera del cementerio y no se le puso lápida. Se dice que el funeral duró solamente 3 minutos bajo la lluvia y que el cadáver fue enterrado en un ataúd barato de madera, sin manijas, sin nombre y sin revestimiento interior.

Fue hasta años después, en 1875, que se le dio una correcta sepultura, gracias a que el poeta Paul Hamilton el estado de la tumba del autor y sugirió que se le diera un monumento más apropiado y un funeral digno. Sarah Sigourney Rice, una maestra de Baltimore comenzó a recaudar fondos y en noviembre 1 de 1875 se exhumó el cadáver de Poe y fue sepultado en su actual lugar de descanso junto con un monumento diseñado por el arquitecto George Frederick .

A 165 años de su extraña muerte, el misterio de su muerte y últimos días continúa sin ser resuelto, dejando a la imaginación de sus lectores, biógrafos y críticos literarios la crónica de sus últimos días, la cual no se sabrá, nunca más…



comments powered by Disqus