Elvis Presley


En el octogésimo aniversario del su natalicio, el vocalista de U2 recuerda al Rey del Rock.


POR Staff Rolling Stone México  



En el octogésimo aniversario del su natalicio, el vocalista de U2 recuerda al Rey del Rock.

Por Bono

De Tupelo, Mississipi, desde Memphis, Tennessee llegó este casanova enfundado en ajustados trajes, maquillado con sombra en los ojos –un dandy campirano que se arriesgó con sus novedosas interpretaciones y afeminados atuendos. No estamos hablando de Nueva York o incluso Nueva Orléans; hablamos de Memphis en los años cincuenta. Esto era verdadero punk rock. Un acto de rebeldía. Elvis cambió todo –musical, sexual y políticamente.

Elvis lo teía todo en esa elástica voz y cuerpo. Junto con él, el mundo se reinventó: Él era la personificación cincuentera de lo que los años sesenta serían más tarde. En los años setenta, se ncargó de convertir la vida de ls celebridades en una auténtic cacería deportiva, pero m ientras má bajaba a la tierra desde su nube, más divino lucía en los ojos de sus fans.Sus últimas presentaciones dejaban ver una voz aún más enorme que su ímpetu, haciéndonos llorar verdaderas lágrimas al ver al Mesías cantar con todo el corzón, convirtiendo el casino en un templo.

En Elvis se encarnan los orígenes del rock & roll. Su grandeza, propia del gospel. El lodo del Delta del Mississipi, el blues auténtico. La liberación sexual. La controversia. Cambió la manera en que la gente veía el mundo. Todo eso significa Elvis.

Yo tenía ocho años cuando vi el especial de su regreso en 1968. No tenía el ojo crítico que requiere dividir a las diferentes etapas de Elvis en categorías o incluso notar las doscordancias entre ellas. Todo lo que quería escuchar de la guitarra, bajo o batería estaba ahí: En un intérprete irritado ante la audiencia distante, un personaje hecho a a la medida de la verdadera fama, una sexualidad desbordada sólo comparable a la ansiedad producida por querer entender lo divino.

Pero fue su frenético baile lo que jamás pude explicar. Para un chico irlandés, él era la voz capaz de explicar la sensualidad de todo Estados Unidos, pero el baile por sí solo hablaba acerca de la energía de un nuevo mundo que traía consigo nuevas ideas sobre la raza, religión, moda, amor y paz.

En alguna ocasión, me reuní con Coretta Scott King, John Lewis, y algunos otros de los líderes detrás del movimiento de derechos civiles en EE UU, y me hicieron recordar la especie de apartheid cultural en el que el rock & roll nació. Creo que el camino que tuvieron que recorrer hubiese sido mucho más largo de no ser por la influencia que la música afroamericana estaba teniendo sobre la cultura blanca. Elvis ya estaba abogando por las causas del movimiento de derechos civiles: Estaba rompiendo barreras. Nadie piensa en Elvis como sinónimo de cuestiones políticas, pero, al final, eso es la política: Cambiar la manera en la que la gente ve el mundo.

En los años ochenta,fuimos con U2 a Memphis al estudio Sun. Cowboy Jack Clement, colaborador de Elvis, abrió el estudio para que pudiéramos editar algunas canciones entre las mismas cuatro paredes que vieron a Elvis grabar “Mystery Train”. Encontró el viejo micrófonofrente al cual El Rey había desgarrado su voz, y el reverb dera el mismo: ” Train I ride, 16 coaches long”. Era un lugar pequeño pero tenía cierta agudeza en el sonido. Puedes incluso escucharlo en los discos producidos aí, pienso que son los mejores. El Rey aún no sabía que portaba la corona. Elvis no sabe a dónde lo llevará ese tren, es por eso que queremos ser pasajeros junto con él.

Captura-de-pantalla-2011-12-02-a-las-13.46.561

Extracto del  texto publicado en el especial Los 100 grandes artistas de todos los tiempos.

La familia Presley

Picture 1 of 30

Elvis Presley, a los dos años, posa con sus padres Gladys y Vernon en Tupelo, Mississipi en 1937. Michael Ochs Archive/Getty Images



comments powered by Disqus