Especial: El Cine y el Fin del Mundo


Especial: El Cine y el Fin del Mundo.


POR Staff Rolling Stone México  



Especial: El Cine y el Fin del Mundo.

Por @Arturo Aguilar

No es que creamos que los Mayas tienen razón y que tenemos los días contados. Pero sí nos regalaron tema de conversación y chistes al respecto durante el último año, incluido el pretexto para armar una selección especial de películas que nos muestran algún tipo de Apocalipsis o de fin del mundo tal y como lo conocemos.

Para estos próximos días de descanso y fríos, que se prestan para organizar un maratón en casa con algunas películas, les presentamos esta selección especial de cine del fin del mundo, que se puede complementar con nuestro ya publicado Top de Cine de Terror y Zombies y que en ciertos casos comparten la premisa del fin del mundo.

Las opciones van del mero entretenimiento palomero a lo más reflexivo e introspectivo, de películas de acción o suspenso en el estilo típico de un género a diatribas intensas contra la sociedad, la modernidad y la humanidad, algunas con toque erótico (The Rapture), paranoia sanitaria moderna (Contagio) o con un crudo guiño emocional sobre lo que le hacemos al planeta (disfrazado de cinta para niños) como en Wall-E.

LA MEJOR
Sin lugar a duda el humor y las reflexiones alrededor de Dr. Strangelove de Stanley Kubrick la sitúan como el mejor escenario fílmico del fin del mundo. Por su aprovechamiento de la paranoia colectiva nuclear de sus tiempos y el absurdo detrás de los sistemas de defensa y de quienes pueden tomar decisiones para iniciar una guerra. El brutal señalamiento de la fácil que podría ser que el mundo llegara a su fin por la propia estupidez humana.

¡NOS GANARON!
Ni hablar, no siempre somos los humanos los vencedores al final de la película. Y en esos casos, nos convertimos en esclavos, nos exterminan o nos convierten en pilas para máquinas. Vean El Planeta de los Simios (no la de Tim Burton), Terminator y Matrix para conocer más al respecto.

CAMBIO CLIMÁTICO
Desde El día después de mañana hasta cómo dejamos el planeta en Wall-E, o la necesidad de lanzar una bomba al sol para reactivar a la moribunda estrella que asegura también nuestra muerte en Sunshine de Danny Boyle, los retratos de un fin relacionado con la condición de nuestro planeta y los cambios originados por el hombre son bastante populares en los últimos años.

PANDEMIAS y AMENAZAS NUCLEARES
O es un virus o algún loco decidió presionar el botón para lanzar una ojiva nuclear que borre ciudades enteras o regiones. Un miedo bastante apegado a la realidad conocida desde la guerra fría hasta nuestros días. En esta lista podemos encontrar a Contagio, La suma de todos los miedos, Los niños del hombre (Cuarón), The Road, Exterminio (28 days later, de Danny Boyle), la saga Resident Evil, Soy Leyenda o 12 Monos como ejemplos de virus que están esperándonos para cambiar por completo la historia de este mundo.

DESDE EL ESPACIO
Otro miedo recurrente es que una civilización de otro planeta venga a destruirnos o convertirnos en sus esclavos. Y si no es una inteligencia mayor, también puede ser la mala suerte de estar en el camino de un asteroide o un cometa. Las películas obligadas para revisitar estos escenarios son El día que la tierra se detuvo (1951), Día de la Independencia, La guerra de los mundos, Melancolía, Armageddon o Impacto Profundo.

OTRAS
Merecen mención especial, aunque no pudimos acomodarlas en algún apartado en particular, otras películas que se asoman a las reacciones de la gente en las últimas horas frente a un inevitable fin, como es el caso de 4:44 Last Day on Earth de Abel Ferrara, o la canadiense Last Night (1998) o The Road, donde un padre y un hijo deambulan por parajes post-apocalíptico buscando sobrevivir en un nuevo mundo. Al respecto, también vale la pena volver a ver Mad Max.

LA PEOR
Faltan palabras para describir ese churro de proporciones apocalípticas que es 2012, una suerte de aventura mundial de supervivencia en medio de un cataclismo global que lleva tsunamis al Tíbet y otros desastres naturales inimaginables. Es una exageración sin control ni argumento, vestida con efectos especiales y nada más.



comments powered by Disqus