Israel en México: FIL Guadalajara


La FIL Guadalajara todo un suceso con implicaciones incontables para la vida cultural y la industria editorial del país.


POR Staff Rolling Stone México  



La FIL Guadalajara todo un suceso con implicaciones incontables para la vida cultural y la industria editorial del país.

Por @Miguel Ángel Ángeles

Cumplir 27 años de ser el encuentro de letras más importante de México, además de suponer una razón para festejar, hace de la FIL Guadalajara todo un suceso con implicaciones incontables para la vida cultural y la industria editorial del país. Que en esta ocasión el país invitado sea Israel, es a su vez un genial ejercicio de vinculación con una nación en cuya realidad podemos vernos reflejados de muchas maneras. De menos, en letras.

Para festejar tal vínculo, a los organizadores se les ocurrió una idea que, para quienes amamos los cuentos, es una hazaña más que plausible: traer a Etgar Keret, autor de De repente un toquido en la puerta, Un hombre sin cabeza, Pizzería Kamikaze y Extrañando a Kissinger -todas de Sexto Piso- y uno de los escritores más frecuentemente mencionados entre los candidatos a recibir el Nobel de Literatura. Primer acierto.

Además de haber estado para presentar la antología Islas entre nosotros, voces de la narrativa israelí contemporánea -durante la cual declaró su beneplácito por formar parte de una compilación de tal tipo pues a pesar de la distancia geográfica entre Israel y México “hay una conexión importante entre nosotros”- la presencia de Keret sirvió también como pretexto para que Diego Luna llevará a cabo una lectura dramatizada de algunos de sus cuentos más famosos en el auditorio Juan Rulfo, la noche de este 5 de diciembre. Segundo acierto, incluso teniendo al factor Diego Luna como parte de la ecuación.

Tercer acierto: completar la presencia israelí con la participación de escritores como A.B. Yehoshua, David Grossman y Zeruya Shalev, los ganadores del Premio Nobel de Química, Ada Yonath y Dan Shechtman; además de músicos como Ivri Lider y Aizen y Amit Duvdevani.

Tomando en cuenta la importancia que tiene en términos económicos, sociales y políticos la industria ediorial israelí – con cifras, de acuerdo a la Feria Internacional del Libro, que van de los cinco a los siete mil títulos publicados por año y un rango de traducción de hasta 72 lenguas distintas- un esfuerzo de vinculación de este tipo constituye por mucho un acierto de cuyos frutos ya disfrutamos. Y algo así siempre tiene que reconocerse.

Seguimos informando…



comments powered by Disqus