La Otra Cartelera – El terror inteligente


‘Está detrás de ti’ es una película que juega con las reglas del género de terror, dejando atrás algunas, haciendo obvias otras, y dando como resultado una experiencia como pocas en lo que va del año.


POR Staff Rolling Stone México  



'Está detrás de ti' es una película que juega con las reglas del género de terror, dejando atrás algunas, haciendo obvias otras, y dando como resultado una experiencia como pocas en lo que va del año.

Por Arturo Aguilar

Está detrás de ti (It Follows).

Más que solo una cinta de terror, un producto más de uno de los géneros más populares y más consumidos en el cine, It Follows es un logrado y perturbante thriller con elementos de horror y una inteligencia, discurso directo y belleza estética imposibles de pasar por alto.

Como en muchas premisas de clásicos del género, en It Follows nos encontramos en lo que podría parecer la apacible suburbia norteamericana, en este caso, la fantasmal zona conurbada de Detroit. En un tiempo imposible de definir, pero que parece ubicarse entre los 80 y finales de los 90, en un juego provocador y ambiguo a la vez por los referentes que aparecen en la historia (televisores, teléfonos y otros elementos). También repetimos el que sean adolescentes los protagonistas de la trama, pero lo que para generaciones atrás requería un mensaje codificado, aquí se beneficia de una atractiva postura directa.

Desde Viernes 13 hasta la sátira saga de Scream, la fórmula del terror ha recurrido al sexo como detonador de problemas, como el umbral hacia el peligro o la forma de abrirle la puerta al demonio escondido. Todos sabemos que si una parejita anda cachondona en la primera media hora de una película de terror, lo más probable es que no lleguen a los créditos.

It Follows lleva al siguiente nivel de abstracción temática y estética esta idea, con la historia de Jay, una adolescente quien tras tener sexo con Hugh en el asiento trasero del auto de este, y mientras ella comienza a reflexionar en voz alta sobre lo que le gustaría fuera su vida y el futuro, el fulano en cuestión la duerme con cloroformo y cuando Jay despierta está atada a una silla en un construcción abandonada.

Hugh le explica que le ‘pasó’ algo. Que le ha transmitido algo. A partir de ese momento, algo que puede tomar la forma de conocidos o desconocidos comenzará a caminar hacia ella lenta pero imparable con el único fin de matarla.

Lo único que puedes hacer es huir, y tratar de pasarle esto a alguien más teniendo sexo con esa persona. Poner a otra persona entre ese mal y tú, y buscar que esa persona haga lo mismo.

Es un espíritu, es un demonio, es una enfermedad sexual, es el sexo mismo. Algo que una vez que ha llegado a tu vida, esta cambiará para siempre, para entrar en una constante de paranoia, miedo e incertidumbre.

Pero no hay en este mensaje una carga moralina respecto al sexo, su intención es exponerlo como el demonio de mil caras que puede ser desde infinidad de perspectivas en la vida adulta. Como enfermedad para un adolescente, como la entrada a un mundo de complicaciones emocionales, como la bienvenida a un territorio lleno de realidades frías y poco románticas, la pérdida última y total de cierta inocencia, etc.

También resulta interesante a dónde camina el filme cuando nos muestra cómo reaccionan y responden varios de estos adolescentes a lo que Jay está viviendo, y qué hacen al respecto, sabiendo plenamente que el problema y la solución está en el acto sexual mismo.

Lo mejor de It Follows es que la inteligencia y claridad de esta idea es acompañada por una puesta en imágenes precisa, que controla el erotismo de los encuentros sexuales de manera que el filme no se mueve a esas zonas del cine adolescente, bien controlada en su ritmo, en su desarrollo, en la atención a los detalles de cada encuadre y etapa de la evolución de la historia y sus posibles interpretaciones, con una elegancia formal en la fotografía y en la edición, que convierten toda la experiencia en la versión refinada y elegante de la típica película de terror adolescente que busca hacer brincar en la butaca.

Algo que no deben perderse. Y se los dice alguien que no es nada fan de este género.

BANNER 2 146




comments powered by Disqus