La Otra Cartelera – ‘Hilda’ y ‘El Agente de CIPOL’


Una nueva película que nace de una serie televisiva sesentera llega a la cartelera, para acompañar a un interesante retrato del clasismo en nuestro país


POR Staff Rolling Stone México  



Una nueva película que nace de una serie televisiva sesentera llega a la cartelera, para acompañar a un interesante retrato del clasismo en nuestro país

Por @Arturo Aguilar

Hilda

Hilda (de Andrés Clariond Rangel), filme reconocido vía el Premio a Mejor Actriz para Verónica Langer en la pasada edición del Festival Internacional de Cine de Morelia, nos cuenta la historia de la espiral hacia la locura en la que cae una acomodada ama de casa, Susana, participante en su juventud de los movimientos estudiantiles del ’68 en Tlatelolco, pero quien ahora vive con su marido, un adinerado e influyente empresario, una vida de lujos, donde sus preocupaciones son del tipo, ‘encontrar nana de planta para mi nieto’.

Susana encuentra una nana: Hilda. Y este personaje se convertirá en un espejo y obsesión de la protagonista, tras verse expuesta por un trabajo universitario en el que participa como entrevistada, donde se hace evidente la frivolidad de su presente, tan lejos como se pueda imaginar de su discurso sobre sus motivaciones juveniles cuando estudiante y activista. El mazazo emocional la hace entrar en tal crisis que pronto se quiere transformar en una versión de Hilda, la nana de claras raíces indígenas que la hace sentir culpable de haber abandonado la filosofía marxista-social de su juventud. Su evasión será tal que para cuando secuestran a su querido hijo (quien acaba de regresar de estudiar poesía en el extranjero), ella se cree que el vástago anda de vacaciones. La interpretación de Langer es sin duda sobresaliente y controlada, atractiva y sin exageraciones en su paulatino desarrollo hacia este estado de negación y abstracción en que cae Susana.

La historia, sencilla y clara, resulta entretenida e incluso punzante en ciertos momentos, sin llegar al fondo de la crítica – no es tampoco su intención, sino solo ponerlo sobre la mesa, hacerlo algo evidente- sobre costumbres nacionales típicas del clasismo o del abuso del poder, como cuando se ve al marido empresario pedirle al amigo político que golpee y torture a los estudiantes que entrevistaron a su esposa, y que a la vez son la primera opción en la mente de este como responsables del secuestro de su junior.

Una atractiva e inteligente película, que busca poner en cierto perfil de cine comercial, accesible y llamativo para un mayor público, ciertos guiños e ideas autorales.

El Agente de CIPOL

Originalmente, El Agente de CIPOL fue una serie televisiva de acción y espías de los años sesenta, en su momento desarrollada por Ian Fleming, el creador de James Bond. En los inicios de la Guerra Fría, recurría a la idea de una pareja de espías formado por un agente estadounidense, Napoleon Solo, y uno ruso, Ilya Kuryakin, enfrentando a enemigos en común.

En la era del remake, y con el éxito de franquicias similares como Misión Imposible (que también nació como serie de TV en los 60 y luego tuvo una nuevo versión a finales de los 80, antes de convertirse en el vehículo fílmico de Tom Cruise como el gran héroe americano de acción del cine moderno), llega esta versión fílmica protagonizada por Henry Cavill (sí, Superman) y Armie Hammer.

Con la particular dirección de Guy Ritchie, y su acostumbrado estilo visual y rítmico, con ediciones dignas de los mejores videos musicales o comerciales, con pantallas divididas (en esta ocasión hay al menos dos secuencias de acción resueltas notablemente de manera original), el filme además de ser ante todo una cinta de acción con bromance incluido (al estilo Kirk-Spock en Star Trek o Holmes-Watson en Sherlock Holmes), logra alcanzar buenos momentos de comedia, en un tono fársico, donde ambos actores demuestran naturalidad y buena química, e incluso lo hace dentro de un registro que da para los y las amantes del glamour, la moda y la ropa.

El caso a resolver aquí es lo de menos, es evidente que la intención de la película es entretener y divertir con el desarrollo de la dinámica entre este par de personajes, y el singular tercer componente, y lanzar la posibilidad de una segunda parte. Por lo menos. Y el resultado es algo muy disfrutable dentro de lo que busca, probablemente una de las opciones más eficientes como cine de verano hollywoodense de lo que llegó este año durante la temporada.

Banner app 148



Deja un comentario


comments powered by Disqus