La Otra Cartelera


Colosio, el asesinato, película dirigida por Carlos Bolado que se asoma a las múltiples teorías (populares y oficiales) detrás del magnicidio del candidato presidencial del PRI en 1994, Luis Donaldo Colosio Murrieta


POR Staff Rolling Stone México  



Colosio, el asesinato, película dirigida por Carlos Bolado que se asoma a las múltiples teorías (populares y oficiales) detrás del magnicidio del candidato presidencial del PRI en 1994, Luis Donaldo Colosio Murrieta

Por Arturo Aguilar

@aguilararturo

Colosio, el asesinato

Hoy se estrena en nuestro país, Colosio, el asesinato, película dirigida por Carlos Bolado que se asoma a las múltiples teorías (populares y oficiales) detrás del magnicidio del candidato presidencial del PRI en 1994, Luis Donaldo Colosio Murrieta.

El filme, como suele ser costumbre en los trabajos de Bolado, tiene varios niveles o capas de lectura, y sin importar en cual de ellas decida el espectador quedarse, Colosio resulta una película por igual entretenida, polémica, sugerente, política y, también, un claro mensaje electoral a menos de un mes de las elecciones presidenciales en México.

En sus primeras capas de interpretación, Colosio es un filme de entretenimiento. Un thriller político-policíaco sobre un asesinato, narrado con ritmo y fiel a las convenciones del género. En el, como nunca antes, Bolado hace uso de una amplia variedad de recursos y herramientas cinematográficas para hacer de esta película no sólo un mensaje político sino una cinta que también cumpla su función de entretener. Movimientos de cámara, uso de diferentes lentes, dinámicas secuencias, usos de cámara phantom, efectos especiales bien logrados, recreaciones, y un largo etcétera. En el estricto sentido cinematográfico, Colosio también es un catálogo de herramientas y posibilidades narrativas en manos de un director a la vez diestro y juguetón.

Hace unas semanas, Bolado comentaba en entrevista para Rolling Stone que si bien era obvio el perfil político de su película y no negaba su intención o deseo de que el mensaje de la misma pudiera llegar a la gente para darles elementos que le sirvieran para tomar una mejor decisión en las elecciones del 1º de julio a partir de una referencia a nuestro pasado y a nuestra historia cercana, también era muy claro en dos puntos: 1) la película debe funcionar a nivel de entretenimiento, y 2) se trata de una ficción basada en hechos reales, pero al final, no debemos olvidar que no se trata de un documental, sino de una historia que toma elementos y personajes de la realidad y los mezcla con otros creados para poder lograr la dinámica buscada.

En sus capas más profundas de interpretación, Colosio nos sumerge en las teorías de la conspiración que nunca llegaron a las primeras planas o a las noticias pero que saturaron el imaginario colectivo durante la segunda mitad de la década de los 90s en nuestro país.

Como resultado automático de dicha exposición (en ficción) de un aparato político capaz de orquestar un crimen de estado como el asesinato de un candidato presidencial, el filme de Bolado entrega una cruda radiografía del poder, la corrupción y la política priísta. Las referencias reales, que conviven con seres imaginarios, tienen la función de refrescar nuestra memoria histórica y de voltear a ver un pasado que normalmente ignoramos. Ahí aparecen (para quienes quieran reconocerlos, aunque sin los nombres en los que están inspirados) Francisco Ruiz Massieu, José María Cordoba Montoya y Fernando Gutiérrez Barrios como referencias de esa época y esa política.

Es en este último nivel de interpretación donde Colosio entrega más como filme, ya que es capaz de dejarnos algo para llevar a casa más allá de su trama y de su historia. Queda ahí la idea o reflexión sobre de dónde venimos, sobre cual es nuestro pasado político reciente (y al parecer olvidado) en un momento clave en el que todos deberíamos estarnos preguntando seriamente hacia dónde vamos.

Finalmente, valga destacar al reparto que conforma esta cinta. Una suma de talentos que quizás no sean todos aún referencias para la mayoría del público, pero que le aportan calidad al filme y que sin duda forman parte de lo mejor que el cine mexicano puede ofrecer: Jose Maria Yazpik, Daniel Gimenez Cacho, Odiseo Bichir, Tenoch Huerta, Harold Torres, Ximena González Rubio, Dagoberto Gama, Jose Sefami, Karina Gidi y varios más.

En nuestro número de junio, puedes leer la entrevista que le hicimos a Carlos Bolado y Daniel Gimenez Cacho sobre esta película.

istockphoto_5590629-hand-cursor Aquí un adelanto.



comments powered by Disqus