La otra cartelera


Esta semana en La otra cartelera te recomendamos las cintas: ‘Sombras Tenebrosas’, ‘Pastorela’ y ‘Carlos’.


POR Staff Rolling Stone México  



Esta semana en La otra cartelera te recomendamos las cintas: 'Sombras Tenebrosas', 'Pastorela' y 'Carlos'.

Por Arturo Aguilar (@AguilarArturo)

Sombras TenebrosasSombras Tenebrosas

En su más reciente etapa, el otrora extravagante y original Tim Burton, ha decidido no exigirse demasiado, ni tampoco exigirle mucho a su audiencia.

Lejos están los años de Beetlejuice, Marcianos al Ataque o El Joven Manos de Tijera. Muchos siguen esperando película tras película, una nueva joya de Burton, quien no parece estar interesado en clavarse tanto en la textura para darle gusto a sus fans, sino en orquestar divertidos y sencillos ejercicios cinematográficos dentro del género y estilo que domina, con el actor que siempre ha estado a su lado (Johnny Depp) y con el humor que lo caracteriza.

En esta categoría aparece Sombras Tenebrosas, una sencilla pero entretenida comedia sobre un vampiro, Barnabas Collins (Depp), quien logra escapar del cautiverio en el que lo puso una bruja (Eva Green) a la que le rompió el corazón 200 años atrás, para tratar de regresar a la familia Collins al éxito de otras épocas, al tiempo que trata de entender y asimilar el raro ambiente setentero que lo rodea.

Olvídense de las profundas reflexiones filosóficas y psicológicas de Sleepy Hollow o El Gran Pez, este es un filme de mero entretenimiento, con atinados diálogos aquí y allá y funcionales one-liners, escenas montadas eficientemente para arrancar la carcajada o la risa, y nada más. Es poco para lo que Burton puede ofrecer, pero francamente, en la cartelera actual, hay pocas opciones más entretenidas que la mancuerna Burton-Depp. Incluso en su versión light y sin meter toda la velocidad.


Pastorela

Cine mexicano de buena manufactura y de buen humor nacional (idiosincrático y cultural, no alburero o hipster-fresa), que entretiene alrededor de la singular historia de la tradicional puesta en escena de una pastorela en la parroquia de San Miguel Nenepilco.

Con el reestreno de este filme, Emilio Portes confirma lo que muchos veníamos señalando desde su ópera prima Conozca la cabeza de Juan Pérez: Portes es sin lugar a duda el más natural de los cineastas mexicanos de la actualidad para realizar comedias fluidas, atractivas e inteligentes.

De la mano de un reparto atinadamente elegido para una comedia de este tipo (destacando el recientemente fallecido Carlos Cobos y Joaquín Cosío), el fuerte de esta película es su constante ritmo, su muy natural humor y hasta una secuencia de acción -una persecución en auto- que no le pide mucho a las que vemos en blockbusters hollywoodenses (en lo dinámica y bien realizada que está, aunque no esperen grandes efectos especiales).

Quizás el único “pero” que se le puede poner (y resulta algo menor, que no echa a perder la experiencia general de la película) es que en el final el guión pierde un poco el control y empieza a exagerar, como una suerte de delirio catártico para cerrar la anécdota de esta batalla entre el cielo y el infierno.

Como sea, una muy atractiva opción de cine de comedia. Que sea mexicana, es un agradable extra.


carlos

Carlos

El versátil realizador francés Olivier Assayas realiza un detallado retrato de la polémica figura de Carlos, nombre con el que se conoció al revolucionario venezolano que en 1975 lograra tomar rehenes en la reunión de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo). Una serie de biografía atrevida, cruda, notablemente actuada y dirigida.

Desafortunadamente la cinta (originalmente presentada como mini serie con duración de 5 horas 30 minutos) que llega a las salas de nuestro país, en una versión corta de poco más de 2 horas que sacrifica el ritmo que la cinta tiene en su versión de mayor duración, pero no desmerece en el retrato que se hace de este polémico personaje, de su real función y fama en el escenario revolucionario-terrorista global de los años 70s y de las filosofías sociales de la época, las que han perdurado, y las que han desaparecido.



comments powered by Disqus