La Otra Cartelera: 56 Muestra Internacional de Cine de la Cineteca Nacional


Algunas recomendaciones del ciclo de cine de la Cineteca Nacional.


POR Staff Rolling Stone México  



Algunas recomendaciones del ciclo de cine de la Cineteca Nacional.

Por @Arturo Aguilar

A partir de este año, la Muestra Internacional de Cine de la Cineteca Nacional vuelve a realizarse dos veces por año. En estos días, mientras la Muestra continúa su ciclo de estrenos en las salas de dicho recinto, la Muestra llega también al circuito metropolitano extendido, y muy pronto iniciará su recorrido nacional.

Aquí algunas primeras recomendaciones y observaciones de 3 títulos que hemos podido ver, en lo que seguimos viendo el resto de la Muestra, y les seguimos compartiendo nuestras impresiones en las próximas semanas.

El Gigante Egoísta (The Selfish Giant, Dir. Clio Barnard)
El-gigante-egoista-03-660x437

La realizadora británica Clio Barnard llamó la atención en la escena mundial cinematográfica tras su notable documental experimental The Arbor, un ensayo de narración entre el documental y la ficción alrededor de la figura y trágica vida de la joven escritora y dramaturga inglesa Andrea Dunbar. Su uso de las recreaciones actuadas en lugares públicos y el uso de audios originales de Dunbar en entrevistas, que servían como guía para que una actriz hiciera lip-sync con dichos discursos en otros momentos del documental, son tan sólo un par de los interesantes y originales recursos de Barnard para sumergirnos en esa compleja y cruda historia.

Curiosamente, el personaje protagónico de su nueva cinta, ahora totalmente en los terrenos de la ficción, comparte nombre con su anterior filme: Arbor.

El Gigante Egoísta es una fábula (inspirada en una historia de Oscar Wilde del mismo nombre)  sobre Arbor y su amigo Swifty. Ambos tienen 13 años y enfrentan en casa situaciones precarias y adversas, hogares rotos, familias numerosas y fragmentadas, padres sin empleos o dados al abandono familiar, violencia social y un pesado y largo etcétera.

En estas circunstancias, Arbor, quien vive medicado por sufrir de un desorden de hiperactividad, está más interesado en conseguir dinero y trabajar para quien compra y recolecta chatarra y metales en donde vive, que en ir a la escuela. Swifty, callado y taciturno, casi siempre hace lo que Arbor decide.

Así terminan comenzando a juntar chatarra y cosas viejas para llevarle a su nuevo ‘jefe’, quien al verlos ‘progresar’ en la labor, acepta rentarles el caballo de su propiedad (y que usa para apostar en carreras) para hacer un mejor trabajo.

Swifty tiene una conexión inmediata con el animal, cosa que Arbor no asimila bien. Cuando el dueño del tiradero a donde llevan las cosas, comienza a tener mayor empatía con Swifty, Arbor reaccionara queriendo forzar cosas en un intento por recibir un poco de atención, de ser él el consentido.

A partir de ahí, una espiral de eventos nos llevará a un desenlace muy lejano del lugar común o el final feliz, en total congruencia con el universo que Barnard observa: crudo, realista, poco idílico, cruel, violento, complejo. Con consecuencias para las malas decisiones.

En todo el sentido del término cinematográfico, un verdadero ‘tour de force’, de una directora que hay que seguir de cerca.

Ninfomanía (Nymphomaniac, Dir. Lars Von Trier)
nymphomaniac-2--644x362

Joe recibe una tranquiza que la deja tirada en un callejón. Alguien la ayuda a levantarse y la lleva hasta su casa a que se recupere. Ahí, comenzará una larga conversación en la que Joe compartirá la completa evolución de su vida sexual.

Los 8 capítulos que conforman esta historia, por razones de distribución y proyección, se dividieron en dos filmes (los 5 primeros en la ‘primera parte’ y los restantes en la ‘segunda parte’). Sin embargo, es una sola película.

Hablar solo de la primera parte, es en todo sentido, y haciendo honor al tema del filme, un coitus interruptus. No hay sentido o razón para esa pausa, y para tener que esperar unos meses a ver en qué termina la historia. Pero así llegó hasta nuestro país el más reciente filme del provocador Von Trier.

El director danés ahonda en este el cierre de su trilogía de la Depresión (Anticristo, Melancolía), en esos fantasmas personales, de la mano del siempre polémico sexo como vehículo narativo.

Pero más allá del recuento de la vida sexual de Joe, sin filtros o restricciones visuales -en un intento por darle una voz emancipadora casi de retórica feminista a la vida sexual que Joe decide tener porque entiende como su verdadero camino personal-, algo muy atractivo e interesante se puede encontrar en cada una de las pausas que Von Trier pone en la narración de su protagonista, para elaborar pequeñas y profundas digresiones sobre un amplio número de temas.

Ahí hay guiños y salidas hacia otras obsesiones, hacia otras clavadeces que darían para quedarse platicando al salir del cine, o para reflexionar en silencio: religión, política, costumbres, hábitos, ideas, modas, sociedad… todo tiene lugar en esos espacios breves pero profundos.

Así se arma y desarrolla Ninfomanía, en este doble juego que se alimenta y se da contrapeso. Que provoca y echa a andar las ideas, que exhibe a Joe a través del machismo y la misoginia del realizador, mientras también trata de dotarla de un discurso de auto-definición, de decisión propia de la vida tomada, de la entrega total (racionalizada) al placer absoluto del sexo por el sexo.

Un toque de pecado (A Touch of Sin, Dir. Jia Zhangke)0a1f30a6-d544-4379-9b26-e0dd5f00f852

Violencia y corrupción en la China actual. En escenarios y circunstancias tan distintas, y que no necesariamente se relacionan directamente, pero que comparten un fondo, un contexto, una realidad, y por lo tanto se tocan, 4 historias nos llevan a un complejo retrato de lo que esconde en la sociedad china actual, el espejismo de su crecimiento y poderío económico sin igual.

Las 4 historias están basadas en hechos reales, y las 4 historias se conectan, a veces sutilmente, para hacer clara la referencia de que se trata de un fenómeno más amplio, de que en una foto más amplia, es posible ver cómo estos puntos se unen.

De la crueldad como mero deporte, a la necesidad profunda de venganza o el instinto de supervivencia, somos testigos de lo que pasa cuando ciertas situaciones o personajes son llevados al límite, empujados y presionados por la realidad y la gente, y el resultado que esto puede arrojar.

Además de lo interesante de su propuesta y retrato temático, la película de Jia Zhangke también se destaca por el control en el ritmo y tono en que nos va tejiendo y presentando las historias, las conexiones. La franqueza de las escenas y la brutalidad de las mismas, en una suerte de patológica naturalidad.

El resultado, un ensayo extraordinario de la sociedad, de nuestros tiempos, de circunstancias y de emociones humanas básicas. Una observación social y humana tan profunda como necesaria. Una joya de cine.

Para más información, fechas y horarios de la Muestra, en Cineteca Nacional y en el circuito metropolitano, visiten http://www.cinetecanacional.net/micrositios/muestra56/index.php.



comments powered by Disqus