La Otra Cartelera – ‘Inside Llewyn Davis’


‘Balada de un hombre común’ – El retrato del perdedor musical al estilo Coen.


POR Staff Rolling Stone México  



'Balada de un hombre común' – El retrato del perdedor musical al estilo Coen.

Por @Arturo Aguilar

Inicios de los 60s. En un semi iluminado local en Nueva York escuchamos la voz de alguien cantar, acompañado solo por su propia guitarra. Como señala el propio Llewyn Davis al terminar su canción, “si nunca es nueva y nunca suena vieja, es una canción folk”.

El tono melancólico y contemplativo de esta primera secuencia establece el tono emocional de lo que está por venir. Llewyn canta ‘Hang me, oh, hang me’, con el sentimiento propio de quien se siente cansado emocional y físicamente. La golpiza que recibe unos minutos después como consecuencia de andarle gritando a quienes tocaron en el bar la noche anterior, exhibe inmediatamente la poca suerte (y al terminar de armar la historia de estos días en la vida de Llewyn Davis, también su poca capacidad de tomar buenas decisiones) del protagonista.

Son los años previos a la ‘consolidación’ o ‘popularización’ (como quieran verlo) del género folk en Estados Unidos.

Esta es la historia de un músico (el Llewyn Davis del título) con algo de talento, algo de mala suerte, algo de incapacidad para tomar buenas decisiones y algo de conformismo mezclado con nihilismo. El resultado, una inspiradora y melancólica película sobre una perdedor que no sabe cómo encontrar o recuperar su lugar después de ciertas experiencias. Un hombre perdido en si mismo, perdido en buscar donde pasar la siguiente noche, viajando de departamento en departamento, de ciudad en ciudad, de sofá en sofá.

Un hombre tan perdido como el gato que lo acompaña por buena parte de la trama de la película, un gato de nombre Ulises – imposible no interpretarlo como una referencia a la obra de James Joyce sobre una experiencia de vida en un día que cambia las cosas, o como un guiño a Odiseo (Ulises es latín para Odiseo), otra referencia clásica literaria sobre viajes y cambios.- y que permite, a pesar de observar el lado valemadrista, infantil y egoísta de Llewyn, desarrollar una particular empatía por él.

Los hermanos Coen toman una referencia real a través de su selección musical (Dave Van Rock), pero para a partir de ahí llevan su historia a terrenos de su particular interés: la observación de las dinámicas cotidianas pero a la vez curiosas y excéntricas en las que se pueden sumergir sus singulares protagonistas, perdedores, seres atrapados o limitados por su contexto o circunstancias (de Barton Fink a The Big Lebowski pasando por A Serious Man o Burn After Reading). De nuevo usando como vehículo de este viaje con los protagonistas, una mirada cargada de humor negro. El infortunio ajeno con mirada algo cruel pero realista, la constante invitación (con diálogos precisos e inteligentes, cargados de esta energía) a reírnos de los malos momentos o situaciones que viven. Y a sufrirlos con ellos. Esta es la historia de algo que vemos y sabemos que no va a resultar.

Con un reparto sólido y muy bien dirigido (lo natural en los Coen- y donde destaca cada aparición de Carey Mulligan lista para gritarle a Llewyn cual su personal Pepe Grillo/conciencia con tino, humor y total honestidad el imbécil que es cada que puede-), Inside Llewyn Davis es un filme profundo y atractivo, una obra redonda de buena cinematografía que tiene además una banda sonora que vale la pena sea mencionada aparte porque se convierte en un personaje más de la película que se queda horas y días después de verla.

Resulta irónico que la película haya recibido de la Academia el mismo trato que Llewyn en los días que lo acompañamos en su vida: es innegable que hay talento en él, pero curiosamente no para llamar la atención de los que decidían el futuro de esa industria y ese género musical en esos años, así como de los que hablando de lo mejor del cine en 2013 en Estados Unidos (la Academia) olvidaron nominar al Oscar en algo más que Cinematografía y Mezcla de Sonido a Inside Llewyn Davis.

Con o sin nominación al Oscar, Inside Llewyn Davis merece ser pensada/considerada entre lo mejor que estrenó la industria cinematográfica estadounidense en 2013, y eso es una verdad.



comments powered by Disqus