La Otra Cartelera: ‘Las Horas Contigo’, un sensible retrato familiar.


Entrevistamos a Catalina Aguilar, directora del filme.


POR Staff Rolling Stone México  



Entrevistamos a Catalina Aguilar, directora del filme.

Por Arturo Aguilar

Durante el pasado Festival Internacional de Cine en Guadalajara, donde se estrenó Las Horas Contigo, ópera prima de Catalina Aguilar, hija de los escritores Héctor Aguilar Camín y Angeles Mastretta, tuvimos la oportunidad de conversar con ella sobre la idea y la experiencia detrás de esta sensible y sencilla película que ha encontrado buena respuesta tanto entre el público como con la crítica.

¿Cómo nace la idea de la película?

Nace de dos cosas. De cuando mi abuela materna estaba enferma y la sensación que había en su casa. Vivía en Puebla, y el resto de la familia estaba en el DF, entonces íbamos y pasábamos largas temporadas en su casa. Fue un proceso muy largo, de estas muertes, digamos modernas, que duran y duran y duran. Se comenzó a volver una especie de reunión familiar.

Es sobre la cercanía con la muerte, la rutina de la tristeza y esa idea que no había visto yo mucho hasta ese momento, que bueno, había visto Amour (de Michael Haneke) que me pareció extraordinaria la manera de mostrar esto, y confirmé que realmente había un espacio ahí bonito para mostrar algo más detrás de esa idea.

Y luego está esta parte de ficción,  que no he visto mucho en mi familia, pero que veo de repente en las dinámicas de amigas y me parece fascinante, y son estas familias que no tienen nada en común. Que se adoran, son la persona más importante en la vida del otro pero que si simplemente se toparan en la calle, jamás tendrían que ver la una con la otra.

Me parecía interesante poner la relación tan directa, tan de amigas entre la abuela y la nieta, tan de iguales, y por otro lado inventar este personaje que estuviera en medio, que fuera tan diferente, que se sintiera excluido de la familia y que al mismo tiempo pudieras ir descubriendo que es muy importante en la familia, que es quien ha mantenido unidas algunas cosas.

¿Qué tan complejo fue desarrollar y levantar la película?

Afortunadamente ha tenido muy buena estrella y ha sido un proyecto muy rápido. Comencé a escribir el guión hace 3 años, tuvimos la inmensa suerte de que a Roberto Sneider le gustara el guión y se subiera al proyecto y luego también de estar en los momentos del apogeo del (artículo) 226 (de la ley de ISR, que permite a empresas invertir dichos impuestos en producciones fílmicas) y encontrar empresas a las que les gustó la idea detrás de la película y que veían tenía cierta viabilidad comercial y quisieron apostar en el. Y así ha ido siendo.

Y dentro de todo, la cosa femenina que no fue necesariamente una bandera para mi. La verdad es que me sorprende muchísimo que todo es, “la historia femenina de Catalina”. Y vamos, para mí es solo una historia. No lo pensé así, aunque la verdad es que obviamente la ves y sí, está poblada de mujeres, y precisamente porque eso es raro en nuestra industria, las actrices querían el guión y tuvimos mucha suerte de encontrar un casting extraordinario y gente que se quisiera sumar al proyecto. Porque se trata de papeles raros para ellas. Protagónicos que no tengan de antagonista o de oposición a un hombre.  Que no se tratara de su relación frente a un hombre, sino con otras mujeres, eso les llamó, y a partir de ello nos fue un poco más fácil que empresas le apostaran al proyecto porque con esos nombres (Isela Vega, María Rojo) había una legitimidad especial.

¿Cómo fue la labor de realización para lograr algo tan emocionalmente natural, y cómo has ido asimilando las reacciones?

Fue un proceso nada natural, la verdad de las cosas. Es una naturalidad súper trabajada, muy ensayada. Muy repetida y filmada de manera muy tradicional, lo cual de repente para los actores entiendo puede ser muy cansado. Porque a pesar de que no teníamos muchas tomas de cada tiro, dos o tres de cada tiro, sí había 80 tiros distintos para que siempre hubiera el punto de vista de la reacción de alguien a lo que otro dice, y lo que este dice, y tienes a 5 personajes hablando todos con todos y necesitas repetir eso desde cero desde cada nueva posición, entonces cada vez hay que ‘resetear’ el momento y hacer la escena completa.

Y se empieza a volver como una obra de teatro, y te preguntas qué hacer para que vuelva retomar frescura. Es un proceso muy de la edición, y muy de los actores que hicieron ese esfuerzo por crear esa naturalidad una vez y otra vez y otra vez.

De reacciones a verla, por un lado todo el tiempo cuando la veo sigue pensando en ‘ese efecto de sonido quizás lo cambiaría, le debí subir o bajar al nivel’, de repente es difícil separar, pero la reacción del público ha sido completamente sorprendente.

Genuinamente no sabíamos cuál iba a ser. Todos estábamos muy gratamente sorprendidos, a nosotros nos gustaba la película, sabíamos que tenía su chiste, pero la emoción que ha sacado de la audiencia, y mamás que te vienen a decir ‘tengo que llevar a mi hija a ver esta película’, eso lo agradeces muchísimo y no tienes manera de esperarlo, y ha sido una experiencia increíble.

Acá puedes leer nuestra reseña de Las Horas Contigo tras verla en el 29 Festival Internacional de Cine en Guadalajara.





comments powered by Disqus