La Otra Cartelera – Los ‘Relatos Salvajes’ de Damián Szifrón


Durante el pasado Festival Internacional de Cine de Morelia tuvimos la oportunidad de conversar con Damián Szifrón, realizador argentino responsable de Relatos Salvajes, una película que ha tenido una muy positiva recepción en festivales, entre críticos y con el público.


POR Staff Rolling Stone México  



Durante el pasado Festival Internacional de Cine de Morelia tuvimos la oportunidad de conversar con Damián Szifrón, realizador argentino responsable de Relatos Salvajes, una película que ha tenido una muy positiva recepción en festivales, entre críticos y con el público.

Durante el pasado Festival Internacional de Cine de Morelia tuvimos la oportunidad de conversar con Damián Szifrón, realizador argentino responsable de Relatos Salvajes, una película que ha tenido una muy positiva recepción en festivales, entre críticos y con el público.

Por @Arturo Aguilar

Su película está rompiendo récords de asistencia en Argentina, recibe ovaciones de pie en festivales como Cannes, San Sebastián o Morelia, y fue elegida por la Academia de Cine de Argentina para inscribirla como su candidata a una nominación al Óscar a Mejor Película Extranjera.

Pero Damián Szifron no termina de creerse todo lo que sucede. Entre entrevista y entrevista, bromea, bebe agua o se escapa para hacer una rápida llamada y regresa de buen ánimo para seguir respondiendo preguntas. Una noche antes, en la gala de presentación de Relatos Salvajes en el Festival de Cine de Morelia, la reacción del público (incluida una sonora ovación al cierre del primer relato corto, justo para arrancar los créditos del filme) le volvió a recordar que lo de Relatos Salvajes es un fenómeno en explosión. Algo que no sorprende a un director que en su pasado profesional tiene créditos como el ser el creador de la muy recomendable y elogiada serie argentina de televisión Los Simuladores, y de una pequeña joya fílmica de la comedia latinoamericana de título Tiempo de Valientes.

Relatos Salvajes son 6 historias cortas que comparten un tema o tono: la explosión de la violencia humana cuando somos llevados a nuestros límites en las más curiosas situaciones.  Estos 6 cortometrajes, con diferente grado de eficiencia cómica o de reflexión social, sirven como perfecto espejo para el espectador de cualquier rincón del mundo, quien pronto se puede ver identificado en alguna de las frustrantes, desesperantes o catárticas situaciones. Y no solo se trata de relatos breves con atinados giros y sorpresas, sino ejercicios cinematográficos notablemente realizados, con una solvencia y oficio en verdad destacados por parte de Szifron.

Sobre este momento, Szifron explicó que “no lo termino de asimilar. Es un cambio muy grande, muy intenso. Te diría que me acuerdo del momento en que recibí el llamado de Thierry Frémaux (programador y director del Festival de Cannes) de que le había gustado mucho la película y que quería que se estrenara en ese contexto.”

“Ahí empezó a operar una suerte de transformación gradual que continúa hasta el día de hoy, y que creo que cambió un poco la audiencia con la que yo me relaciono.  Que paso de ser la argentina, donde hice cosas que tuvieron mucha repercusión como Los Simuladores, a una arena mucho más global, a raíz de Relatos Salvajes, si se quiere el respeto o la posibilidad se volvió internacional y es un cambio muy muy grande que me tiene feliz, y bueno, ahí lo estoy transitando.”

Su película no es una historia convencional, y el proceso de creación de la misma tampoco, como él mismo lo explica: “Creo que fue un vehículo para la reacción. Para mi fue muy catártico, fue salvaje la experiencia de escribirlo. Porque casi no me puse ninguna clase de límites, ninguna regla o exigencia, fue más bien bestial. Estos relatos aparecían, irrumpían, casi que perturbaban, y para que no me ocuparan lugar en la cabeza, los escribía, me levantaba de estar dormido a hacerlo, entonces eso me liberó mucho como autor y disfruté de esa capacidad de reaccionar, posiblemente de situaciones en las que prefieres no reaccionar porque tienes miedo a las consecuencias. El ser humano como especie tiene esta capacidad única de reprimirse, que de cierto modo nos hizo evolucionar, pero a veces el deseo de reaccionar es muy grande, y el instinto y el cuerpo te piden reaccionar y que te defiendas, que respondas a una agresión externa, a veces tienes ganas de insultar a tu jefe, y uno tolera maltrato, faltas de respeto, el abuso de poder. Y a veces uno en respuesta comete actos bárbaros, y eso es lo que quise mostrar. Esa faceta de nuestro instinto.”

El director argentino también habló de la particularidad de una película formada por 6 cortometrajes, algo que a muchos les ha causado cierta incomodidad respecto a cómo definirla o si es una película en el sentido convencional del término. “Siempre hay lugar para la originalidad, para la novedad y para la verdad. Estos relatos, su verdad, es que nacieron separados. Irrumpieron. Son pequeñas películas, pero que en conjunto expresan una idea mayor. Son órganos vitales de un mismo organismo. Esa era su forma. En algún momento pensé en si tener un personaje que estuviera en todas las historias, si las conecto en el montaje a través de sus inicios, de modo que sea más digerible o cercano a cosas que se han hecho en el pasado, y de pronto dije ‘No, esta es su forma’. Y me pareció que iba a haber lugar para eso.”, afirmó.

Finalmente, sobre si hay algún relato preferido entre los 6 de la película, Szifron detalla que “me gusta la película en su conjunto, y no lo digo por corrección política o algo así. Dependiendo de la proyección, disfruto más de uno que de otro, o dependiendo el día, y a todos los quiero, son como hijos, que cada uno vale por distintas razones. Creo que hay algunos más populares que otros por distintas razones, pero a veces los menos populares me resultan más sofisticados, me interesan o me atraen, y sé que hay otros que conectan con una audiencia más masiva. Pero me gustan esas diferencias en el viaje que propone esta película”.





comments powered by Disqus