La Otra Cartelera: Oscar 2015 – Mejor Película Extranjera


Analizamos una de las categorías más atractivas, complejas e interesantes de la entrega del Oscar, donde todo indica será una batalla entre las representantes de Rusia y Polonia.


POR Staff Rolling Stone México  



Analizamos una de las categorías más atractivas, complejas e interesantes de la entrega del Oscar, donde todo indica será una batalla entre las representantes de Rusia y Polonia.

Por Arturo Aguilar

Siempre una categoría interesante, la del Oscar a Mejor Película Extranjera suele ser una de las que más atraen y entusiasma  a los cinéfilos que tratan de ver tanta película nominada les sea posible. Se trata sin duda de propuestas siempre atractivas y complejas, en su forma y en su fondo, si se les compara con la mayoría de las nominadas en muchas otras categorías. Tan solo en los últimos años, entre las ganadoras y nominadas hemos visto títulos como Amour, In a Better World, La Gran Belleza, El Secreto de sus Ojos, La Caza, Un Profeta, Waltz with Bashir.

Además, no podemos dejar de considerar que junto con la categoría de Mejor Documental, los votantes de la Academia suelen aprovechar esta votación para enviar un mensaje de apoyo o postura respecto a alguna situación o tema (social, cultural, político) que se vean reflejados o retratados en dichos filmes de otras latitudes. Punto que podría definir la competencia de este año.

10031160-carrete-de-pelicula-sobre-fondo-blanco-3d1Leviatán (Rusia)

Una de las dos grandes favoritas. Desde su estreno en el Festival de Cannes el año pasado, la película representante de Rusia y dirigida por Andrey Zvyagintsev, no ha dejado de recibir reconocimientos y premios, incluido el Golden Globe hace poco más de un mes.

El retrato de poder, abuso, corrupción, venganza y mucho vodka en la rusia de Vladimir Putin resulta un atractivo vehículo para enviar el mensaje de que desde Hollywood están conscientes (y dispuestos a poner el dedo en el renglón) de la compleja (por decir lo menos) situación social (y de la justicia) en Rusia.

La película por supuesto no es solo eso, y tiene niveles de lectura que abrevan de las interpretaciones de su título a partir de las teorías del filósofo y político inglés Thomas Hobbes sobre la relación de poder entre ciudadanos, estado y naturaleza, y la acepción bíblica de la palabra, esa bestia marina al servicio del diablo y dispuesta a destruir todo.

box-of-popcornIda (Polonia)

La otra gran candidata. El filme dirigido por el polaco Pawel Pawlikowski (cuya carrera se ha desarrollado principalmente en Inglaterra) es una lección de cine formal y clásico. Con una cámara fija que sabe donde ubicarse, encuadres perfectos que dan carga emocional a las escenas, y una historia sencilla pero profunda sobre el descubrimiento, la asimilación y la aceptación de la identidad, cuando una novicia y su tía, con personalidades diferentes, se reencuentran, en 1962, en una Polonia aún adaptándose a una nueva realidad social comunista tras la segunda guerra mundial.

La historia de estas dos mujeres judías, y la forma en que esta característica es observada en ambos personajes, pueden resultar sumamente atractivo para los votantes de una academia con una comunidad judía numerosa y bastante influyente.

Más allá de esto, Ida tiene argumentos cinematográficos suficientes para llevarse a casa merecidamente el Oscar.

10031160-carrete-de-pelicula-sobre-fondo-blanco-3d1Relatos Salvajes (Argentina)

Una agradable decisión la inclusión de este conjunto de cortos, de diferentes tonos  y temas y ejecuciones, detrás de la idea de la violencia contenida en todos en la sociedad moderna, y las diversas formas de explosión catártica que podríamos encontrar si nos dejáramos llevar por ese lado salvaje tan reprimido por la corrección política y las reglas sociales.

Damian Szifrón sin duda demuestra un enorme talento para dirigir cada una de estas tramas, y no le viene mal que su película haya sido un fenómeno de taquilla y crítica en Argentina y en varios otros países. Pero todo indica que ni el espaldarazo de los Almodóvar (productores de la película) en su campaña de lobbying las últimas semanas ayudará a que pueda robarse los suficientes votos como para ganar.

box-of-popcornTimbuktu (Mauritania)

Una joya de película. Que simplemente no logró durante el año la atención extra global que suele necesitarse para estar en la contienda de las últimas horas o días por la estatuilla dorada de Hollywood.

La película dirigida por Abderrahmane Sissako es una cruda historia sobre las prohibiciones que esta ciudad en Mali debe enfrentar cuando es tomada por un grupo de extremistas religiosos. Como puede imaginarse, el infierno que llega empieza a rodear a Kidane, el protagonista, quien por una serie de circunstancias, accidentes y decisiones, se ve enfrentado a una situación extrema (no vale decir más para no echar a perder la experiencia). Directa, sensible, muy bien dirigida y fotografiada, y muy humana y actual, esta película podría considerarse quizás el caballo negro de la categoría.

10031160-carrete-de-pelicula-sobre-fondo-blanco-3d1Tangerine (Estonia)

Una película (dirigida por Zaza Urushadze) que podría parecer que ya hemos visto otras veces. Una dinámica en cine en los terrenos de la puesta en escena teatral, donde en un espacio limitado y cerrado (una cabaña y sus alrededores) veremos cómo dos hombres que se consideran enemigos y solo esperan su mutua recuperación para asesinarse, empiezan a descubrir en el otro un ser humano por el que se pueden preocupar o con quien se pueden identificar.

En medio de esta bronca entre un soldado georgiano que pelea del lado ruso y un rebelde checheno (estamos en 1994, y Georgia pelea para separarse de Rusia), están un par de granjeros estonios de mandarinas que servirán como puente (y más) en esta dinámica. Muy buena película también. Pero sin algo de ‘extra’ que sí se puede encontrar en los otros filmes nominados.





comments powered by Disqus