La Otra Cartelera por Arturo Aguilar


J. Edgar y Necesitamos Hablar de Kevin en las recomendaciones de esta semana en La Otra Cartelera por Arturo Aguilar


POR Staff Rolling Stone México  



J. Edgar y Necesitamos Hablar de Kevin en las recomendaciones de esta semana en La Otra Cartelera por Arturo Aguilar

J. Edgar
(estreno: 6 de enero)

De los muchos intereses de Clint Eastwood (un porcentaje importante de su filmografía se asoma a historias de redención y segundas oportunidades: Los Puentes de Madison County, Million Dollar Baby, The Unforgiven, Gran Torino, Space Cowboys), los últimos años han permitido al legendario actor, director y músico adentrarse en el retrato histórico de personajes importantes, vistos bajo una lupa mucho más humana y emocional.

Así lo hizo en parte en Invictus, una mirada no tan directa al líder sudafricano Nelson Mandela; y así lo hace ahora en J. Edgar, un retrato íntimo, contemplativo y cadencioso sobre el mítico creador del FBI, de la evolución de su poder político desde la creación de esta institución en 1924 hasta su muerte casi 50 años después (en 1972).

Lo interesante de Eastwood en J. Edgar es que el realizador no trata de esclarecer misterios o resolver secretos sobre tan polémico personaje en la historia moderna de los Estados Unidos, sino que prefiere asomarse a su lado más emocional y reservado, a las dudas, miedos, frustraciones y fantasmas psicológico-sociales-emocionales. Se trata de un ejercicio para conocer a un Edgar Hoover mucho más complejo.

Eastwood está sin duda interesado en reflexionar sobre el recuerdo colectivo de estos personajes tan conocidos y lo poco desconocido y lo complejo de sus vidas que nunca salió a la luz. No deja de ser quizás un espejo en el que empieza a reflexionar sobre su propio trabajo y lo que el público puede ver o conocer de él mismo.

La cinta poco se asoma a detalle en específicos escenarios políticos provocados por el poder acaparado por Hoover, y prefiere quedarse en una mirada más amplia que acompaña ese largo proceso de crecimiento profesional desde lo privado, lo familiar, lo secreto, desde un ejercicio del propio Hoover de mirar hacia atrás y reflexionar y recordar su propia historia.

Como Edgar Hoover, Leonardo DiCaprio confirma por momentos su innegable talento, pero sigue quedando a deber su capacidad para representar personajes de mayor edad (en El Aviador, como Howard Hughes, sufrió por lo mismo). Más allá del maquillaje, DiCaprio no logra dar un registro de voz o visual que nos permita olvidar al actor joven detrás del personaje. Pero esto no entorpece ni limita la experiencia de una película pausada e interesante, para muchos un tanto distinta dentro de la propuesta Eastwood, pero sin dudas una oferta atractiva en la que se puede confirmar la enorme madurez cinematográfica de Eastwood para contar historias.

ESPACIO

Necesitamos hablar de Kevin
(estreno: 13 de enero)

En el mismo eje temático en el que desde diversos ángulos algunos filmes abordan la violencia y su genésis (desde los clásicos Perros de Paja de Peckinpah o El Huevo de la Serpiente de Bergman hasta filmes contemporáneos como En Un Mundo Mejor de Susanne Bier, Elefante de Gus Van Sant o Una Historia de Violencia de Cronenberg), Necesitamos hablar de Kevin levanta la mano como una de las propuestas más interesantes, profundas y cinematográficamente sobresalientes de los últimos años.

El filme dirigido por Linney Ramsay, protagonizado (soberbiamente, vale decir) por Tilda Swinton, nos lleva por un tour-de-force psicológico e introspectivo con constantes saltos en el tiempo (no se preocupen, está tan bien estructurado el filme, que uno no se pierde ni se confunde) por la vida de una madre y su hijo, de la paulatina y constante evolución en su relación, de los guiños y momentos que marcaban la dinámica entre uno y otro y de los monstruos que se pueden ir formando frente a nosotros sin notarlo.

El cadencioso y contemplativo ritmo de la cinta nos va atrapando en una espiral de preocupaciones y alertas que poco a poco se van sumando, que van dando forma a una sorpresa de monstruosa cercanía con la realidad.

No les voy a contar la sorpresa, sería echarles a perder parte importante de esta experiencia cinematográfica. Pero más allá de esos elementos sorpresa dentro de la historia, lo realmente importante de un filme como Necesitamos Hablar de Kevin es que deja en la mesa y en la mente preguntas y reflexiones mucho más profundas sobre lo que somos, sobre la influencia de nuestros actos o la complejidad de la naturaleza humana.

La pregunta con la que la distribuidora ha lanzado la campaña de esta película resume adecuadamente las intenciones reflexivas del filme de Ramsay : ¿Son los pecados de los hijos responsabilidad de los padres? Vayan a ver Necesitamos Hablar de Kevin, seguro les dará algo en qué pensar para intentar responder esa pregunta.

ESPACIO



comments powered by Disqus