La otra cartelera por Arturo Aguilar


La otra cartelera por Arturo Aguilar: Las recomendaciones de esta semana, ‘El juego de la fortuna’, ‘Borrar de la memoria’ y ‘El árbol de la vida’


POR Staff Rolling Stone México  



La otra cartelera por Arturo Aguilar: Las recomendaciones de esta semana, 'El juego de la fortuna', 'Borrar de la memoria' y 'El árbol de la vida'

moneyballmarq

El juego de la fortuna (Moneyball).
Estreno: 14 de octubre

Es sencillo entender el atractivo y bullicio rumbo al Oscar provocado por una película deportiva como esta. No sólo es que a Hollywood le guste mucho el aprovechar una inspiradora historia de la vida real (vamos, imagínense como espectadores estadounidenses, estas son las grandes historias que como consumidores les gustan), sino que además se trata de la naturalmente empática trama del equipo limitado, desfavorecido, venido a menos por el abuso del poder económico de los más ricos que sin embargo no deja de soñar con ser campeón. Claro, también es la enorme naturalidad con la que Brad Pitt entra en sus personajes.

Y resulta que no se queda sólo en eso. El Juego de la Fortuna no es un hit o un homerun por su elenco o su tema deportivo de Ligas Mayores, lo es por su manera inteligente de irse robando una base al señalar los arbitrarios y absurdos argumentos dentro del vestidor o las oficinas gerenciales cuando se quería contratar a tal o cual jugador; al evidenciar (aunque muchos no quieran aceptarlo) que la revolución tecnológica y de información de las últimas décadas también ha cambiado la forma en que puede jugarse (y ganarse) en el béisbol.

Inteligente y rítmicamente construida alrededor de esa histórica campaña de los Atléticos de Oakland, el saber cual es el desenlace de la historia no compite con un completo gozo cinéfilo de la historia, de cómo es contada y de las ideas que nos puede dejar una vez que dejamos la almohadilla de home… perdón, la sala de cine.

ESPACIO

borrarmarq

Borrar de la memoria.
Estreno: 14 de octubre

Thriller periodístico con guiño político-anecdótico al ‘68.

Montaje paralelo entre la historia de un periodista en la actualidad tratando de resolver un viejo caso nunca aclarado y los eventos alrededor del tan polémico caso de una descuartizada días antes de la matanza estudiantil en Tlatelolco.

Interesante la estructura que permite ir avanzando en ambas historias, encontrándolas y cruzándolas, invitando al espectador a resolver el propio crimen y dejándole claras señales y pistas en el camino. En ese sentido, entretiene y funciona.

Sin embargo, en sus detalles, la película de Alfredo Gurrola pierde parte de esta atención con escenas innecesariamente alargadas tratando de explicar algo, de regodearse en exceso en las referencias cinéfilas que se hacen de la época y por su total ausencia de una buena secuencia de acción-persecución (y vaya que hay oportunidades).

Un interesante ejercicio de género que vale la pena verse, y que aunque entrega un producto fílmico algo por encima de la media de los estrenos nacionales de nuestra cartelera, también es un hecho que para cierto público, queda a deber por lo que la compleja y atractiva historia podía ofrecer.

ESPACIO

arbolmarq

El Árbol de la Vida.
Estreno: 21 de octubre

Si hablábamos de las innegables capacidades actorales de Brad Pitt, esta es una película que hay que ver para apreciarlas.

Una de las varias películas que forman este ensayo multimedia-visual de Terence Malick trata sobre el pausado y lento desarrollo de la compleja relación entre un padre y su hijo en el que hay momentos y guiños alegres y tristes, melancólicos y reflexivos, de odio, de pelea, de amor, de miedo.

Esta rama dentro de El Árbol de la Vida de Malick resulta interesantísima, rica, compleja, atrevida. Se asoma a instantes que cambian el rumbo de una vida, a momentos de profunda soledad o incertidumbre. A contraponer sin inhibiciones la complejidad de una vida y del ser humano. Es un gran ensayo sobre nuestra naturaleza, brillante y oscura. Pero hay otras ramas en este árbol.

Alguna nos lleva por un largo (y pesado) rato en un viaje de millones de años para ‘observar’ la evolución del planeta, de la vida misma. Otra nos lleva a las introspecciones y la psicología en búsqueda de la catarsis del otrora hijo de la trama, ahora adulto (una pesadilla por un desierto con puertas por el que deambula el personaje interpretado por Sean Penn). Incluso hay una rama que pareciera alargarse hasta el infinito buscando encontrar conectarse con 2001, Odisea del espacio y su secuencia del viajé a través del agujero en el espacio.

En mi experiencia, si se quedan en la rama principal y se centran en ella, estarán en la posibilidad de experimentar una película con la que se puede conectar profundamente, un tour de force emocional, contemplativo y muy reflexivo.

ESPACIO



comments powered by Disqus