La vida privada de George Harrison


George Harrison, el más joven y tímido Beatle se replegó de los reflectores muy pronto…


POR Staff Rolling Stone México  



George Harrison, el más joven y tímido Beatle se replegó de los reflectores muy pronto...

El más joven y tímido Beatle se replegó de los reflectores muy pronto. Pero su vida no hizo sino tornarse más profunda, rica y salvaje

Por Brian Hiatt

El chico casi esquelético con el cabello oscuro y grueso se sentó en la fila trasera de un salón de clases rebosante, con la cabeza gacha y los ojos de intenso color café fijos en su libreta. Mientras el maestro pontificaba, el muchacho hacía como si estuviera consignando cada palabra. Pero George Harrison no estaba escuchando. El hombrecito de 13 años, hijo de un conductor de autobuses, se había abismado en las visiones de su futuro, atiborrando su cuaderno con innumerables y obsesivos dibujos de guitarras, el instrumento que anhelaba aprender a tocar desde que escuchó los éxitos de Elvis Presley, la encarnación de todo el gozo y diversión que no hacían sino brillar por su ausencia en el gris y deprimente Liverpool de la postguerra.

Se volvió buen amigo de un compañero de clase –mayor que él–, Paul McCartney, quien andaba en pos de un guitarrista para una banda recién formada. “Conozco a un tipo”, le dijo McCartney a John Lennon, el líder del grupo. “Es apenas un jovencito, pero toca bastante bien”. Harrison pasó la prueba tocando una pieza instrumental, “Raunchy”; a partir de entonces se convirtió en un Beatle, o al menos en un Quarryman.

Harrison no era realmente el Beatle silencioso: “Nunca se callaba”, dijo su amigo Tom Petty. “Era el mejor distractor del mundo”. Y así mismo era el Beatle más terco y el menos farandulero, se sentía incluso menos enamorado que el propio Lennon del mito generado en torno a la banda. Le gustaba repetir una frase que atribuía a Mahatma Gandhi: “Crea y preserva la imagen que te guste”, lo cual es raro porque su elección consistió en no tener imagen alguna…

Rolling Stone Octubre



comments powered by Disqus