Los Sueños de Raúl Anguiano


La exhibición se logró gracias a la colaboración de su viuda, Brigita Anguiano, y estará abierta al público hasta el próximo mes de septiembre.


POR Staff Rolling Stone México  



La exhibición se logró gracias a la colaboración de su viuda, Brigita Anguiano, y estará abierta al público hasta el próximo mes de septiembre.

Por Miguel Ángel Ángeles (@mangelangeles)

Raúl Anguiano es por mucho una de las figuras más representativas del arte mexicano del siglo pasado. En sus trazos, temas como la justicia social, las tradiciones populares y urbanas y la riqueza étnica de nuestro país se convirtieron en mensajes claros de un diálogo que hasta nuestros días podemos considerar vigente.

Basta revisitar obras como La Batalla entre Guerreros Mayas o La Espina para tener una visión clara de la manera en que su trabajo influyó en la psique de varias generaciones y sobre todo, en artistas tan importantes como Vicente Rojo o Pablo O’Higgins. No por nada fue parte fundamental de la segunda generación de muralistas, junto a personajes tan reconocidos como Juan O’Gorman y Jorge González Camarena.

Teniendo eso en cuenta, una exposición como “Raúl Anguiano Dos Realidades 1934 – 1942” puede considerarse una oportunidad sin igual no sólo para quien admira su trabajo sino también para quien comienza a aproximarse a éste, pues está conformada por 45 piezas que – a diferencia de sus trabajos más famosos- escapan a los cánones bajo los que su obra puede ser clasificada, ya que están basados en sueños, tema que no explotó nunca de la manera en que lo hizo con otros y que ahora, visto a la distancia, le da un aire distinto a la idea que de él se puede tener.

Además, existen también otras posibilidades tan sencillas y disfrutables como el hecho de apreciar cómo la forma en que retrataba su realidad – con su clásica técnica y su hermoso manejo del color- se modificaba sin dejar de ser totalmente identificable al momento de captar la que podríamos considerar “su irrealidad”. Eso es posible pocas veces, pero para fortuna nuestra, no en este caso. Qué decir de la materia que conformaba sus fantasías, ésta es por mucho un elemento que también nos sirve para explicar cómo hizo para crear un universo tan particular a través de su trabajo.

La exhibición se logró gracias a la colaboración de su viuda, Brigita Anguiano, y estará abierta al público hasta el próximo mes de septiembre.

Raúl Anguiano Dos Realidades 1934-1942

Museo Nacional de Arte

Tacuba 8. Centro Histórico. Ciudad de México

Martes a domingo 10:00 a 17:30 hrs



comments powered by Disqus