Murmullos del Honky Tonk: El taxi de Elvis Presley


En Murmullos del Honky Tonk Jordi Soler nos habla de David Groh, un taxista de Seattle que podría cambiar el panorama taxístico


POR Staff Rolling Stone México  



En Murmullos del Honky Tonk Jordi Soler nos habla de David Groh, un taxista de Seattle que podría cambiar el panorama taxístico

David Groh, un taxista de Seattle, Washington, ganó un juicio cuyas consecuencias podrían cambiar el panorama, digamos, taxístico de aquella ciudad
Por Jordi Soler

Aunque siendo rigurosos, más que el panorama, lo que podría cambiar es el aspecto de los choferes de taxi. Quizá lo que sucede es que, en realidad, el “aspecto” es un “panorama” sin tanto alcance, de dimensión estrictamente personal. Sea como sea, el triunfo de Groh en este juicio repercutirá también en los taxistas de California. Valdría la pena dejar asentado que David Groh nada tiene que ver con David Grohl, el de Nirvana y los Foo Fighters, ni con el actor, básicamente de culebrones, David Groh. Por otra parte, el gremio de los taxistas californianos tiene esta indiscutible joya en su pedigrí: El 7 de diciembre de 1949, en el estacionamiento del hospital Murphy, en la ciudad de Pamona una mujer dio a luz, en el asiento trasero de un taxi, al cantante Tom Waits.

Sobre un asiento de vinil oscuro ejercitó Tom por primera vez su fantástica voz carrasposa, un ejercicio que, interpretado a la luz del futuro, vendría a ser el embrión de esas frases suyas, reptantes y pedregosas como: “Well you gassed her up behind the wheel…”. Lo que David Groh ganó en aquel juicio fue el derecho a vestirse como él quiera mientras trabaja en su taxi, una cosa aparentemente normal si se descuenta que en la flotilla todos los choferes están obligados a vestir uniforme, y que a él lo que de verdad le gusta es vestirse de Elvis Presley.





comments powered by Disqus