Peter Travers recuerda las mejores actuaciones de Robin Williams


Peter Travers, crítico de cine de Rolling Stone, enumera las mejores películas del fallecido actor.


POR Staff Rolling Stone México  



Peter Travers, crítico de cine de Rolling Stone, enumera las mejores películas del fallecido actor.

Por Peter Travers

Robin Williams está muerto. Las palabras no tienen sentido. Su mente nunca estaba quieta. Su humor era contagioso. Su amabilidad, increíble. Una vez, cuando llamó a mi casa, mi hijo de cinco años tomó la llamada. No sabía quién era. Sólo escuché a mi pequeño riendo sin control. Robin estaba haciendo voces de todas las caricaturas favoritas de mi hijo. Así era él. Dando todo. Queriendo agradar.

A veces, cuando Robin no estaba bien, su humor cambiaba precipitadamente. Así como podías sentir su humor, podías sentir su tristeza, que era muy profunda. Sentías eso también en sus mejores actuaciones. Cuando no sólo era el animador – como el divertido Mork que interpretó en TV – Williams podía ser un actor consumado y sutil. Aquí hay nueve actuaciones de Robin Williams que siempre guardaré en mi memoria.

box-of-popcornBuenos Días, Vietnam (1987): Mi actuación personal favorita de Williams es esta. Como Adrian Cronauer, un DJ en la Radio de las Fuerzas Armadas en el Saigon de 1965, Williams dejó que su asociación libre y capacidad de improvisación fueran libres, mientras que creó un personaje herido por la guerra y sus propios terrores internos. Gracias a esta, su primera actuación nominada al Óscar, el filme de Barry Levinson se mantiene tan fresco y pertinente como el día que se grabó.

box-of-popcornLa Sociedad de los Poetas Muertos (1989): El clásico preparatoriano de Peter Weir puede hacernos llorar, pero Williams nunca pierde su estilo. Como un profesor de literatura que lee a Shakespeare con acento á la John Wayne e impulsa a sus estudiantes a arrancar las páginas de una ostentosa introducción de sus libros de poesía, Williams, nuevamente nominado al Óscar como Mejor Actor, se ganó el saludo Whitman que le dan sus estudiantes: “Oh Captain! My Captain!”.

box-of-popcornDespertares (1990): En el filme de Penny Marshall, Williams da vida a un personaje basado en el Dr. Oliver Sacks, un neurólogo clínico que utilizó una droga experimental en 1969 en Nueva York, despertando a un grupo de pacientes con problemas cerebrales. Robert DeNiro ganó la nominación al Óscar como uno de los pacientes, pero es Williams quien se mete bajo la piel de este tímido y comprometido médico, registrando cada matiz de la victoria y la derrota.

box-of-popcornPescador de Ilusiones (1991): ¿Quién mejor que Robin Williams para interpretar a un Don Quijote moderno para Terry Gilliam, un director especialista en combinar la realidad con la fantasía? Como un vagabundo que enloqueció por una tragedia, perseguido por las calles de Manhattan por un caballero rojo que escupe fuego, Williams – nuevamente nominado al Óscar – encuentra la humanidad en la extravagante visión del director Terry Gilliam.

box-of-popcornAladdin (1992): Me dicen que el genio parlanchín de la cinta animada de Disney es una caricatura. Hasta el día de hoy, yo insisto que es Robin Williams. Claro, es un personaje animado, en la única forma en la que Williams podía ser animado. Su brillante interpretación vocal, una de las mejores en la historia de la animación, llevó al Genio a la posteridad, hazaña  que sólo él podía realizar.

box-of-popcornPapá por Siempre (1993): Dicen que es fácil para un actor lograr hacer reír cuando viste de mujer. Sí, bueno, trata de ver a Sly Stallone en Tango & Cash. Williams, interpretando a un padre divorciado tratando de pasar tiempo con sus hijos mientras pretende ser una nana británica, es muy divertido y convirtió al papel en uno de los más icónicos del actor.

box-of-popcornMente Indomable (1997): Williams finalmente ganó un Óscar, como Mejor Actor de Reparto, por interpretar a Sean McGuire, un instructor de una universidad comunitaria y terapeuta que descubre lo que pasa por la mente del genio matemático Will Hunting (Matt Damon) al probar lo lastimado que estaba cuando era un niño. Trabajando a las órdenes de Gus Van Sant, con un guión de Damon y Ben Affleck, Williams se mete profundamente en un personaje cuyos problemas no pueden ser olvidados con una sonrisa.

box-of-popcornInsomnia (2002): De alguna manera el director Christopher Nolan vio algo en Williams que lo impulsó a colocarlo como un asesino que es perseguido por Al Pacino en Alaska. Williams no entra a la cinta hasta que va a la mitad, pero lleva una silenciosa intensidad al personaje que es electrizante. Su persecución psicológica al policía interpretado por Pacino, nos muestra un Robin Williams que nunca habíamos visto en pantalla.

box-of-popcornRetrato de una Obsesión (2002): Es irónico que uno de nuestros cómicos más talentosos fuera capaz de dar su mejor y última actuación cinematográfica como un villano. Hubiera sido fácil para Williams interpretar a Sy Parrish, el chico de las fotos, para sus clientes, como el monstruo del centro comercial. Tomar la ruta del psicópata es un sueño para cualquier actor. Pero Williams, siguiendo las instrucciones de Mark Romanek, es reservado en su recesividad y por consecuencia, el personaje es sumamente aterrador.

Descanse en paz Robin Williams.


DESCARGA TU ROLLING STONE MÉXICO




comments powered by Disqus