¿Sabías que Paul McCartney sacó un disco de electrónica en la década de 1980?


El ‘McCartney II’ podría ser la influencia directa de muchas bandas y tal vez no lo saben.


POR Staff Rolling Stone México  



PaulMcCartney

Por Regina Lázaro.

Con motivo del cumpleaños número 73 de Paul McCartney, no hay nada mejor que celebrarlo con unos cuantos datos que quizá no todo el mundo sabe sobre el ex Beatle. Por ejemplo, que lanzó McCartney II, su tercer álbum como solista, en el cual la música electrónica fue crucial para la producción de este material estrenado en 1980.

Este álbum marca una nueva línea en la manera en la que McCartney grabó su música, pues las bases del new wave empiezan a ser notorias con el uso de sintetizadores, los cuales están presentes en la secuencia usada en “Temporary Secretary”, uno de los temas más alucinantes del ecléctico material discográfico.

Así mismo, la voz distorsionada del cantante aparece desde la primera canción del álbum “Coming Up”, una melodía con toques funk que bien podría considerarse la influencia directa de “Bycicle” de Unknown Mortal Orchestra. Mientras que “On the Way”, la tercer canción de la lista, de pronto recuerda a un par de técnicas usadas por Alabama Shakes o algún artista parecido. “Waterfalls” pasa a ser una melodía realmente emotiva que marca un salto a “Nobody Know”, la cual incluye acordes de guitarra similares a los que The Rolling Stones interpreta en “Get Off of My Cloud” que de inmediato te incitan a bailar.

En tanto, “Front Parlour” hace uso de las técnicas futuristas usadas en la década de 1980 y que la convierten en un tema que  podría haber sido usado para la banda sonora de un videojuego. “Summer’s Day Song” es también un tema con serenidad implícita donde el teclado provoca ensoñación y tranquilidad.

“Frozen Jap” es una canción que, de no saberlo, puede pensarse que es uno de los temas producidos por Neon Indian o Astral Pattern recientemente. Pero para “Bogey Music”, McCartney vuelve a sorprendernos con el cambio de ritmo, el cual se muestra como si Elvis Presley hubiera grabado una canción con todos los elementos propios de la época en la que Madonna era el mayor ícono de la moda.

El final del disco es raro, “Darkroom” mezcla un par de técnicas usadas en el reggae, la electrónica con un poco de funk que el exbajista de The Beatles experimentó en su obra que en esta canción, me recuerda un poco a Gorillaz. Mientras que “One of Those Days” es una canción que me remonta a Fleet Foxes por la tranquilidad que lleva inmersa la balada que da por terminado el extravagante viaje por el que Paul McCartney nos conduce a través de McCartney II.

BANNER APP 145




comments powered by Disqus