Au Revoir


Hasta volverse a ver.


POR Staff Rolling Stone México  



Por Renata Santana

Logotipo_Vertical_Azul

“Niza, 2016” marqué en mi diario de viaje mi verano multicultural. “Niza, 2016” marcarán las lápidas de 84 personas muertas menos de un mes después.

Hace tres semanas caminaba apresurada sobre Promenade Des Anglais, intentando alcanzar el último autobús a Sophia Antípolis. A mi alrededor paseaban turistas admirando el mar, parejas jóvenes y mayores tomadas de la mano, corredores, mujeres y niños. Pensaba, “Qué lástima que no podré estar aquí para la celebración de la Independencia el 14 de julio”.

En mi corta vida he visto una sorprendente sucesión de catástrofes en el mundo, desde terribles matanzas en nuestro propio país a causa del crimen y el narcotráfico, inicios y fines de guerras, crímenes de odio, hasta un sin fin de ataques terroristas en otros incontables lugares del mundo. Ninguna de esta tragedias había tenido un impacto personal, pues, o pasaba muy seguido, o no conocía a nadie, o nunca había estado en esos lugares… ayer en las noticias mostraban las imágenes de cuerpos en el pavimento, arrollados. Cuerpos de turistas, de parejas jóvenes y mayores, de corredores, de mujeres y niños…

Al ver los videos de la gente corriendo entre el mar de sangre pude escuchar a un joven gritar desesperado “Ma mère!, Vous avez vu ma mère?”. Buscaba a su madre, y sólo pude pensar… “¿Y si su madre era la agradable señora risueña de cabellos plateados que sabía cada detalle de la ciudad y me ayudó en mi proyecto escolar? ¿O esposa del amable vendedor de queso?… ¿Y si era hermano de la chica que me ayudó a encontrar la parada de autobús? ¿O hijo del conductor que amaba México?”.

Siempre me ha dicho mi madre que cada encuentro en la vida es valioso, que cada persona con la que hablamos tiene un impacto en nuestra vida. Y sólo me quedó pedirle al universo que las personas que conocí, las personas con las que hablé, hayan celebrado en sus hogares, o que hayan visto el peligro acercarse.
Lloraba desconsolada con mis padres, que me decían que no era para tanto, que al menos yo no estaba ahí, pero me paralizaba hasta los huesos pensar que pudo ser cualquiera, cualquiera, al nivel que hasta pude ser yo. Nunca había sentido el impacto que busca un ataque terrorista, y soy mexicana, ciertamente no francesa, mas un pedazo de mi alma se quedó ahí, me sentí afortunada de hablar con la gente que conocí… gente que en este momento podría estar muerta.

“Au Revoir” se traduce literalmente como “Hasta volverse a ver”, y gracias al odio en este mundo, tal vez nunca vuelva a ver a las personas a las que me despedí con un “Au revoir”.

BANNER 158 NOTICIAS



comments powered by Disqus