Las dos caras de Cuba


A pesar de todo lo magnífico que tiene esta nación, también existen sus contrastes, no todo es bello y colorido.


POR Staff Rolling Stone México  



Foto: Cubajuan / Creative Commons

Por Mayra Verónica Gasca Rodríguez

Relacionamos a este país con música, ron y alegría. Y no es para menos, desde el momento en que pones un pie en estas tierras, algo empieza a cambiar en ti. Esto es Cuba.

El clima es cálido, al igual que las personas; sus colores y sonidos son exquisitos. La comida no se queda atrás, eso sí, cuando tengas la oportunidad de ir, no te quedes en los grandes establecimientos para turistas, hazte un favor y come en un paladar o en la casa de un cubano, no te arrepentirás.

A pesar de todo lo magnífico que tiene esta nación, también existen sus contrastes, no todo es bello y colorido. Por un lado, están los hermosos paisajes y una cultura vasta. Por el otro, existe la segregación del pueblo por su mismo gobierno. Este viaje me dio la oportunidad de conocer las dos caras de la moneda. ¿Cómo es realmente la vida de un islero?

Tuve la oportunidad de platicar con tres personas en circunstancias diferentes, pero todos compartían una misma realidad: la miseria y exclusión.

“Mami” y Carlota salen diario de Matanzas, un pequeño poblado alejado de la zona turística, para dirigirse a las principales playas de Varadero y ahí ofrecer sus servicios. Ellas trenzan el cabello a los turistas: primero, observan desde lejos sentadas en un tronco seco para que la seguridad del hotel no las vea y poco a poco se acercan. Si aceptas, te alejarán de los camastro y de la vista de todos para llevarte al otro extremo de la playa, ahí empezarán su labor.

¿Por qué no nos podemos quedar cerca?
“Mami”: No, niña, si nos ven que estamos hablando con usted nos llevan.

¿A dónde las llevan?
M.: A la cárcel. No se nos permite hablar con los turistas; si nos ven haciéndolo, nos llevan presas, como si lo que hiciéramos fuera algo malo. Nos hacen sentir que nosotras somos algo malo para ustedes.
Carlota: Hace como cinco años a mí me llevaron presa. Me vieron hablando con un turista, me quitaron el carnet y me esposaron. No les importó que estuviera embarazada y a punto de tener a mi bebé.

¿Cuánto tiempo estuvo en prisión?
C.: Cerca de un año, ahí tuve a mi hija.
M.: Bueno fuera que sólo te esposaran y te llevaran.Te maltratan y golpean y si te quitan el carnet, es prácticamente como si no existieras, ya no eres ciudadano y pierdes derechos.
C.: ¿Cuáles derechos? [risas].

Tengo entendido que todos en Cuba llegaron a la preparatoria, ¿ustedes pudieron terminar una carrera?
C.: Yo sí, soy ingeniera textil y empecé trabajando en mi profesión, pero la paga es muy poca para poder mantenerte. Tienes que buscarle para poder salir adelante.
M.: La educación, aquí en Cuba, no es sinónimo de éxito.

Alexis vive en La Habana Vieja, pero casi todos los días se le puede encontrar en los principales bares y centros de entretenimiento turísticos en donde sí se les permite la entrada a los cubanos. Con una gran sonrisa, se acerca a ti para hacerte la plática y conforme vaya fluyendo la conversación, se ofrece a llevarte a los lugares que tú quieras a cambio de cucs, la moneda convertible que vale 24 veces más que el cup, la moneda popular.
Desinhibido en su propio entorno y acostumbrado al trato con turistas, de vez en cuando te invitará un sorbo de su cerveza Cristal mientras busca convencerte de contratar sus servicios.

¿Qué es lo más difícil por lo que has pasado?
Todo aquí es difícil, creo que es algo con lo que aprendes a vivir y te acostumbras, porque no hay de otra.

¿A qué te dedicas actualmente?
Dejé de trabajar hace mucho, cuando me di cuenta que no servía para nada. Si te subes a los “guaguas” [autobuses urbanos], te piden que pagues con cuc, nosotros no tenemos. El cup prácticamente no vale. Opté por venir a zonas turísticas y ofrecerme a llevarlos a lugares para poder tener dinero decente.

¿Cómo describirías la vida diaria de un cubano?
¡Complicadísima! Todo te lo regula el Estado. La comida te la dan por medidas y no te puedes pasar de dos libras de pollo o pescado. Un cubano puede pasar toda su vida sin haber probado alimentos como camarones o langosta, eso es sólo para turistas. Eso sí, nunca verás a un cubano con mala cara, siempre estamos sonriendo. Siempre estamos felices.

Cuba te da la sensación de que has viajado en el tiempo. El internet es sumamente limitado por lo que las personas conviven. Pero lo que realmente hace a este país hermoso es su gente, que a pesar de la adversidad, han aprendido a ser unidos y felices.



comments powered by Disqus