Campus RS septiembre 2017


Un espacio para la difusión de ideas universitarias.


POR Staff Rolling Stone México  



Pulque, bebida ancestral

En el primer sorbo no me supo repugnante, no olía a baño público, como muchos que hay en esta ciudad que al salir quedas impregnado de su delator aroma.

Por David A. Ortega Jiménez (Universidad Iberoamericana)

Pensé: “El pulque no está hecho con caca”. No vomité; por el contrario, disfruté el fermentado nectar que los mexicas producían para sus ceremonias, en ocasiones con un fin curativo, pero no para aligerar el espíritu y embriagarse. De sabor, dulce y ácido; cítrico y herbal en su aroma; fresco y revitalizador para el cuerpo, así es el viscoso pulque, hijo del maguey.

Bebí más. Quería descubrir si era verdadera la historia que mi abuelo me contó: “Cuando preparan el pulque usan caquita de animalitos”. Con cada vaso me olvidaba de mi temor, de la historia de mi abuelo.
Ya sin prejuicios, era hora de aventurarse, de probar el pulque curado con su festival de sabores, que van desde los vegetales hasta las frutas, pasando por los cereales.

Uno de fresa, el otro de nuez y uno más de cereza. Comencé a sentirme relajado mientras disfrutaba de la bebida. Con una sonrisa y un brillo de satisfacción en sus negros ojos, Nayeli Cruz me contó que pertenece a la tercera generación de su familia productora del “elixir de los dioses”. La alegría de verme gozar de su bebida se apagó al decirme: “La gente ya no toma el pulque como antes, como hace 100 años”. Por ello, Nayeli, proveniente de Ixtapaluca en el Estado de México, junto con otra veintena de productores participaban en la Feria del Pulque, un esfuerzo para difundir y fomentar el gusto por este elixir, una lucha para evitar que su destino sea el mismo que el de los dioses a los que revitalizaba con su sabor.

El decline del pulque inició en la época de Porfirio Díaz. Las cerveceras que surgían, para ganar mercado realizaban campañas de desprestigio contra esta bebida de maguey, que era muy popular. Que embrutecía a las personas e incluso incrementaba los índices de criminalidad. Luego harían circular la historia de la caca de vaca, de chivo o de lo que fuera, que llamaron “La muñeca”.
“¡Es la ignorancia, es ilógico! ¿Cómo le vas a poner excremento a una bebida que tú estás tomando? Si eso fuera, se hubieran desatado enfermedades”, reflexionó con vehemencia Nayelí mientras me servía un curado de nuez.

Ya tranquila me enunció algunas de las bondades del pulque: protege la flora intestinal, genera un efecto diurético, reduce el insomnio, combate la anemia. Lo que reforzó explicando que esta bebida se obtiene de la fermentación del aguamiel extraída del corazón del maguey, “por lo que al ser un producto natural brinda efectos positivos a la salud”.

A medida que seguía relajándome, la música rock de una banda a la que no podía ubicar retumbaba cada vez más por todo el bodegón. Jóvenes y adultos, así como algún niño traído por sus intrépidos padres, se movían entre codazos y empujones por los pasillos de la feria. Cada vez quedaba menos espacio para caminar, pero a mí, ya completamente relajado, sólo me interesaba seguir disfrutando del pulque. Mientras Nayeli me servía otro curado, me pregunté: “¿Qué diría Mayáhuel, diosa del maguey, sobre el desmadre que provoca la bebida que nace desde sus entrañas y el rumor de que contiene caca?”.

Lento y sincero
Por Fernando Martínez (ITESM CEM)

Eres una mujer de 18.

Una sonrisa clavada al rostro.

Eres el final del otoño.

Una dama, como lo sabemos todos. 

Eres las alas de las mariposas.

El agua que florece las rosas.

La tregua de los niños que lloran.

Eres un sentimiento hecho prosa. 

Eres el color que pinta la tierra. 

Todo lo que un caballero quisiera. 

La victoria que la libertad anhela. 

La paciencia de Vivaldi a la cuerda. 

La inspiración de Kahlo en los 50.

La figura que Picasso inventa. 

La historia que Márquez no cuenta.

El final coloquial de Rayuela.

Eres la cruz en la historia 
y de Beethoven, la mejor nota. 

La que inspira a Vargas Llosa. 

La valentía sin supuesta escolta. 

Eres Tommy Smith y su mano patriota. 

El predicamento de Luther King en Georgia. 

Eres la carta hablada en Escocia.

Libros de inmortales en tu custodia. 

El coraje con el que Pistorious corre. 

La inspiración atrás del ovoide. 

Eres el amor que en la cama sobre 
y el detalle que un servidor esconde. 

Eres la puesta de sol al medio día. 

El lujo de la reina y su té de manzanilla.

Eres el poema que Romeo a Julieta escribía.

La calma de la guitarra de Bob Dylan. 

La vida que a la muerte inspira. 

La esperanza de aquellos que no existían. 

El poder del verbo al que pertenecía 
un piano y Agustín Lara como artista.

De Cortázar, su flor desnuda. 

De Benedetti, su amargura.

De Tamayo, su llanto sin censura.

Lo demás, lo escribió Neruda. 
De la libertad, eres la esperanza. 

De la soledad, la furia venganza.

Del amor, su gran aliada.

De mí, aún una imposible amada. 

Eres el pincel de Donatello. 

Para los sabios, eres su tiempo 
Para el ajedrez, su mejor movimiento. 

Eres el coma dentro de mi sueño.

Eres Hamlet y su flauta de trébol 
El canto del césped entre tormenta y trueno. 

Gandhi y su más grande deseo. 

Eres aquella niña indocumentada; sin miedo. 

Eres el diccionario de los inocentes. 

La voz de Lennon, el suspiro de Bécquer. 

Eres Van Gogh y su historia de mujeres La magia del rock de Elvis Presley.

Eres el fusil de Ché Guevara.

El infinito guardado en la nada. 

Eres calor, fuego, eres calor y llama. 

Eres negro y blanco, y tiñes el drama. 

Eres la palabra buscada tras modesta.

El póker de ases y su intriga certeza.

Yo tan confuso y tú tan compleja. 

Poco de lo que eres para mí, pequeña.

El rock británico vuelve a atacar

Por Iván Almazán Vera

Royal Blood

How Did We Get so Dark?

“¿Cómo nos volvimos tan oscuros?” es el tema que gira alrededor del nuevo álbum de la banda de rock británica Royal Blood, un dúo que logra revivir la esencia del rock sin la necesidad de tener guitarras eléctricas. Gracias al explosivo y pesado ritmo que brinda Ben Thatcher en cada golpe de su batería mezclado con la creatividad por obtener un sonido eléctrico y seductor a través de la experimentación de pedales para modificar el sonido del bajo de Mike Kerr, han logrado posicionarse entre los mejores talentos actuales del rock. Han sido acreedores al premio Brit por Mejor Grupo Británico de 2015 gracias a su primer álbum homónimo. En How Did We Get so Dark? han seguido con su característico sonido lleno de estruendosos riffs de bajo y un contundente ritmo de batería, pero ahora con un periodo mucho más oscuro. Letras de desamor y rebeldía logran conectar con esos riffs y una sólida base de batería para atrapar la atención de cualquier amante del rock. “Where Are You Now?“, es el primer single lleno de una rítmica y batería potente con grandes acompañamientos de bajo; “Lights Out“, el segundo y más representativo sencillo nos recuerda totalmente lo que significa rock pesado al escuchar los potentes coros acompañados de un virtuoso patrón rítmico de bajo. Con una lista de 10 canciones y una duración de 34 minutos, este disco es una convergencia de temas veloces y pesados; junto con temas más lentos pero llenos de melancolía. Sorpresivos solos de bajo al compás de una batería violenta y rítmica que logran renacer la memoria de los grandes momentos del rock pero sin perder la creatividad y la esencia que esta banda brinda al mundo de la música.



comments powered by Disqus