Bill Murray


Cómo las obsesiones de Roosevelt alejaron a Bill Murray del exilio


POR Staff Rolling Stone México  



Cómo las obsesiones de Roosevelt alejaron a Bill Murray del exilio

Cómo las obsesiones de Roosevelt lo alejaron del exilio

Por @Óscar Uriel

Pasó de ser uno de los intérpretes de carácter más interesantes de la década de los ochenta (Los cazafantasmas y El filo de la navaja) al actor fetiche predilecto de los nuevos cineastas (Sofía Coppola y Wes Anderson, entre otros). Bill Murray se ha convertido en una leyenda viviente. Su indisposición lo ha transformado en una figura favorita con la que resulta casi imposible convenir.

La suerte estaba a nuestro favor y Murray decidió charlar con Rolling Stone a propósito del inminente estreno de La visita del rey, de Roger Mitchell, donde revisa un pasaje poco conocido en la historia del icónico Presidente Franklin D. Roosevelt.

¿Es difícil negociar contigo para participar en determinada cinta?
No es difícil, porque ni siquiera les doy oportunidad de pactar conmigo. Para poder sobrevivir, he tenido que adoptar una manera de vida en la que no estoy disponible para nadie, soy un ermitaño de tiempo completo. Si todos los depredadores pueden encontrarte, te aniquilan. Creo que este estilo de vida ha funcionado, pues los directores de los buenos proyectos en los que he participado finalmente han encontrado la forma de acercarse a mí.

¿Cuales son los retos más grandes que implica el caracterizar a un personaje de la talla de Franklin D. Roosevelt en La visita del rey?
Para ser sincero, las expectativas de la gente no significan mucho para mí, sin embargo, se trata de una figura importante dentro de la historia de Estados Unidos y esto lo tienes que considerar. Se le considera como uno de los presidentes más amados por su pueblo. Cuando leí el guión por primera vez, inmediatamente sentí la urgencia de interpretar el personaje y realmente desconozco la razón de esta sensación, simplemente no lo puedo explicar. Sus padecimientos físicos me parecen un elemento muy interesante de explorar, pues fue un hombre que diagnosticaron mal los médicos y que tuvo que encontrar métodos de saneamiento por su propia cuenta.

La película asegura que el presidente tuvo una vida íntima bastante atareada. ¿Realizaste un trabajo de investigación previo al rodaje de la película?
Ni me digas. Leí prácticamente todo lo que pude acerca de este personaje. Hasta que me “salió humo por las orejas”. Leí algunos libros de rumores sobre la vida personal de Roosevelt, sin embargo, no me parecieron interesantes. Encontré elementos mucho más atractivos en las cartas y en el diario que escribió Margaret Suckley (Laura Linney). Me sorprendió lo íntimo que Franklin fue con esta mujer, había una relación mucho más cercana y familiar que con otras figuras supuestamente importantes en la vida de Roosevelt.



comments powered by Disqus