Cobertura FICM. Parte III


Los ganadores del FICM 2013 y las cintas que deben verse en las salas de cine


POR Staff Rolling Stone México  



Los ganadores del FICM 2013 y las cintas que deben verse en las salas de cine

Por @Arturo Aguilar

En competencia:

Somos Mari Pepa, Dir. Samuel Kishi Leopo.
Alex, un chico de 16 años que vive con su abuela, tiene varias metas a cumplir para sus vacaciones de verano: crear junto con su grupo de rock una nueva canción para presentarla en un concurso de bandas, conseguir trabajo y con un poco de suerte tener su primera experiencia sexual. Al mismo tiempo, descubre que su abuela comienza a ser más dependiente de él.

Conforme avanza el verano, Alex y sus amigos empiezan a darse cuenta de que las cosas empiezan a cambiar, y la incertidumbre del futuro para cada uno de ellos se manifiesta de diferentes maneras entre lo que quieren hacer y lo que las circunstancias, contexto y realidad les permiten hacer. Una película sencilla en su historia y realización, con una atractiva idea. Un factor no menor, que se agradece y que comparte con varias de las cintas en competencia este año en el festival, es que dejan de mostrar al DF como único escenario de historias y nos llevan a otros espacios urbanos de nuestro país. Somos Mari Pepa está ambientada en Guadalajara, al igual que Los Insólitos Peces Gato, de la que les platicamos en la entrega anterior.

González, Dir. Christian Díaz.
González es un hombre desesperado por salir a flote y liquidar sus deudas económicas que cansado de no encontrar una salida a su situación, se ve empujado a hacer algo extremo que lo saque de sus problemas.

Bien dirigida, y con un interesante desenlace por las decisiones tomadas para contar su segunda parte, además de por las observaciones sociales que se hacen alrededor de situaciones económicas, el sentimiento de frustración ante varias escenarios o el fenómeno de esas que podríamos llamar instituciones religiosas que por medio de ciertas estrategias polémicas y cuestionables se hacen de ingresos millonarios. De destacar, la actuación de Harold Torres, uno de los más interesantes actores jóvenes mexicanos.

Club Sándwich, Dir. Fernando Eimbcke
En un desértico hotel en la playa, una madre y su hijo pasan unos días de vacaciones por una promoción ganada. Se trata de una madre y su hijo con una cercana relación, acostumbrados a ciertas dinámicas que se repiten pero que empiezan a evidenciar cierto cansancio o tensión mientras él llega a la adolescencia y los primeros desencuentros con los pequeños detalles maternos que lo siguen haciendo sentir niño comienzan a aparecer al lado de una natural curiosidad sexual con otra adolescente en el hotel.

La observación a los detalles, a la dinámica que se repite, llena de costumbres y hábitos entre esta madre y su hijo, en las conversaciones y los juegos es mostrado con suma precisión por Eimbcke, quien se nota en control del ritmo que quiere establecer para su filme, usual en su filmografía, de contemplación serena pero sin caer en excesos. Hay una enorme naturalidad en los momentos que retrata, una fluidez que aporta a lo que va sucediendo dentro de los personajes.

Al empezar a curiosear con la otra adolescente en el hotel se da una singular postura de protección-competencia de la madre hacia su hijo en esta historia sobre esos momentos de la adolescencia que son punto y aparte, el momento de alejarse de los padres, el momento de dejar ir un poco a los hijos. Una muy sólida película. Eimbcke se confirma, dentro de su estilo narrativo, como uno de los cineastas mexicanos más solventes de la actualidad.

Fuera de Competencia

Europa Report, Dir. Sebastián Cordero
Un equipo internacional de astronautas es enviado a una misión privada a Europa, una de las lunas de Júpiter, y que según los más recientes estudios científicos, muestra características e información que lleva a creer al tratarse de un planeta congelado donde hay agua y fuentes de calor, podrían encontrarse los principios de lo que llamamos vida.

Esta es la premisa para mostrar un interesante ejercicio cinematográfico de ciencia-ficción que a manera de falso documental nos permite acompañar el singular viaje de más de dos años aprovechando una dinámica narrativa que abreva del estilo visual de los ‘realities’, donde en un espacio cerrado (la nave espacial, diseñada, como el resto de la película, por el mexicano Eugenio Caballero), cámaras instaladas en diferentes lugares nos permiten ser testigos de lo que sucede y que además, sabe cómo poner cierta distancia al retrato de una misión así, para considerar decisiones y sucesos que van más allá del lugar común y hablan del interés humano por el descubrimiento, la exploración y la aventura, a cualquier costo.

La Danza de la Realidad, Dir. Alejandro Jodorowsky
Se trata de un ejercicio introspectivo y catártico del realizador chileno alrededor de su propia infancia. Con este filme, Jodorowsky regresa a su natal Tocopilla a través de un filme enmarcado en el territorio del realismo mágico, que busca recuperar y reconectar sus memorias con su propia historia, para extenderla a su familia y al público, sin olvidar espacio para jugar con la realidad y la imaginación, y por supuesto, con los elementos de la psicomagia y el poder transformador de la revisita a lo más personal de uno mismo. Se trata además de su regreso al cine después de más de dos décadas sin hacer películas.

La Maison de la Radio, Dir. Nicolas Philibert

El reconocido realizador francés nos lleva con esta película a conocer más sobre la radio pública francesa: Radio France. No se trata de un documental promocional sobre el trabajo de esta institución pública y cultural, sino una exposición de lo que no se ve, de lo que no se escucha o sabe de este medio.

En una engañosa narrativa que nos hace ver la historia como si fuera lo sucedido en un lapso de 24 horas, cuando en realidad se trata de material de varios meses, este filme no termina por encontrar qué historia quiere contar o destacar de entre la multitud que muestra y comparte.

La Vie d’Adele, Dir. Abdelatiff Kechiche
La historia de una relación, de una parte importante de una vida, de un despertar social-sexual a o largo de varios años a través de los ojos de una joven francesa en proceso de autodescubrimiento.

En verdad es notable la manera en que Kechiche logra mantener por 3 horas una narración que sabe avanzar y mantener la atención del público, sin dejar de detenerse en detalles y momentos, en una importante cantidad de tonos y contextos, para mostrar la complejidad del proceso de una relación, desde sus inicios, en la incertidumbre y la curiosidad, al cierre necesario, años después del truene, con las reales consecuencias emocionales que cualquiera sabe se viven tras experiencias sentimentales-personales importantes en la vida.

La cinta no pierde ritmo, ni intención conforme avanza en la historia de la pareja que además pasa por lecturas de lo social y lo familiar. Incomodidades y presiones. La incertidumbre personal bien reflejada. La duda, la curiosidad, los detalles que van acercando, atreviendo y descubriendo. Ahí encuentran congruencia las extensas y explícitas escenas sexuales. Detallan la curiosidad, la conexión, la intensidad adolescente.

El filme lleva la historia a su desenlace natural, que requiere tiempo. A su lejano cierre, no al quiebre o truene. Al cierre definitivo de etapas, de historias. Y sabe hacerlo con calma, permitiendo verse en un espejo de momentos y procesos internos y emocionales.

El registro, tonos y emociones de las actrices Léa Seydoux y Adèle Exarchopoulos a lo largo de la cinta son extraordinarios. Una de esas películas que uno sigue pensando horas después de salir de la sala de cine.

Palmarés FICM 2013

·      Workers, de José Luis Valle, ganó el Premio al Mejor Largometraje Mexicano.
·      Brujas, de Cristina Bustamante, ganó el Concurso Michoacano de Guión de Cortometraje.
·      Tiempos supermodernos, de Lubianca Durán, ganó el Premio al Mejor Trabajo de la Sección Michoacana.
·       La casa triste, de Sofía Carrillo, ganó el Premio al Mejor Cortometraje de Animación.
·       Las montañas invisibles, de Ángel Linares, ganó el Premio al Mejor Cortometraje Documental.
·       La banqueta, de Anaïs Pareto Onghena, ganó el Premio al Mejor Cortometraje de Ficción.
·       El cuarto desnudo, de Nuria Ibáñez, ganó el Premio al Mejor Largometraje Documental.
·       La jaula de oro, de Diego Quemada-Diez, ganó el Premio del Público y a su vez el Premio al Mejor Primer o Segundo

Largometraje Mexicano.
Premio Guerrero de la Prensa 2013 a:
Largometraje Mexicano Ficción es para La jaula de oro de Diego Quemada-Díez.
Largometraje Mexicano Documental es para Quebranto de Roberto Fiesco.

Lo Mejor del FICM en el DF
Este año, la extensión capitalina del festival se llevará a cabo del 1 al 7 de noviembre en Cinépolis Diana, Cinépolis Universidad, Cinépolis Perisur y Cinépolis Plaza Carso. También los días 2 y 3 de noviembre en la Cineteca Nacional, y del 8 al 10 de noviembre en el Centro Cultural Universitario, en la Sala Julio Bracho. Además, el FICM ofrecerá funciones gratuitas al aire libre en sedes que aún están por confirmarse.

En Lo Mejor del 11º FICM en la Ciudad de México se exhibirán películas que han sido aclamadas por la crítica y el público como Inside Llewyn Davis, de Ethan y Joel Coen; About Time, de Richard Curtis; The Grandmaster, de Wong Kar Wai; Machete Kills, de Robert Rodriguez y La Vie d’Adele, de Abdellatif Kechiche (Ganadora de la Palma de Oro en el Festival de Cannes 2013), entre otras.



comments powered by Disqus