Game of Thrones: Entre la verdad y la mentira


El dilema de la tercera temporada de ‘Game Of Thrones’: Centrarse en los espejismos


POR Staff Rolling Stone México  



El dilema de la tercera temporada de 'Game Of Thrones': Centrarse en los espejismos

Por: Óscar Uriel

Es difícil dialogar con los protagonistas de Game Of Thrones. Aunque los fieles lectores conocen los acontecimientos de la tercera temporada del serial –gracias a la novela base ( la primera mitad de Tormenta de Espadas)–, los libretos han sido modificados considerablemente, así que los intérpretes tienen estrictamente prohibido revelar alguna línea argumental de los capítulos.

La espera ha terminado, los espectadores tendremos la oportunidad de disfrutar las aventuras de ese grupo de habitantes de Westeros, hombres y mujeres de ambición desmesurada quienes hacen todo lo posible por mantener el honor –algo extraño en nuestros tiempos y, probablemente, la causa de la conexión de la historia con espectadores de todo el mundo.

Viajamos a Londres, Inglaterra, para charlar con algunos de los actores protagonistas, ahora que los inéditos capítulos inician transmisión en prácticamente todo el mundo. Para nuestra sorpresa, reparamos que muchos de ellos apenas y se conocen entre sí, ya que el diseño de producción separa las secuencias dependiendo de las distintas locaciones en las que trabajan en ese momento (desde Croacia hasta Edimburgo, pasando por Marruecos), por lo que este tipo de reuniones para promocionar la serie les permite relacionarse entre ellos.

El bastardo popular de la historia Jon Snow se ha convertido en uno de los personajes favoritos de los seguidores del serial. Es el hijo ilegítimo de la casa Stark a quien vimos, al final de la segunda temporada, unirse a los salvajes y al ejército que el Rey-Más-Allá-del-Muro convocó para invadir Westeros.

“Esta es una temporada decisiva para Jon Snow. Como espectadores, seremos testigos de las pruebas a las que se someterá su lealtad. ¿Realmente quiere Jon seguir siendo la misma persona?”, dice el actor Kit Harington, “es un momento transitorio en la vida de este personaje que era una especie de espía, pero él ya no quiere seguir conduciéndose de esa manera. En esta temporada, Jon tendrá que defenderse de una manera verbal más que física, además de tratar de evitar ser sorprendido por el clan y descubierto como el forastero observador. Vivir ocultando tu identidad puede provocarte una crisis de personalidad”, asegura Harington.

Desde entonces, la situación ha variado considerablemente para el reparto de la serie, por lo que Harington se ha convertido en uno de los jóvenes actores con atractivas ofertas de trabajo en Hollywood. Próximamente será el protagonista de Pompeii, de Paul W. S. Anderson, en donde compartirá créditos con Emily Browning.

“Realmente todas estas oportunidades que últimamente me han llegado se deben al éxito de Game Of Thrones. Estoy consciente de eso, además de estar muy agradecido con la producción. Ser reconocido por tu trabajo en la calle es algo muy halagador, hasta ahora. Por supuesto que pierdes algo de privacidad porque el público se acerca y se dirige a ti como si fueras Jon Snow, aunque tengo que confesar que muchas veces se convierte en algo escalofriante la manera en la que ha crecido la popularidad de la serie alrededor del mundo”, agrega el actor quien, en los próximos capítulos, será protagonista de una relación romántica con Ygritte (Rose Leslie).

“El fenómeno de Game Of Thrones lo puedo comparar con una bola de nieve. Una persona ve la serie y le comenta a su mejor amigo sobre ella, y así sucesivamente. De esta forma ha crecido la legión de seguidores, además de los fanáticos de las novelas de George R. R. Martin con los que ya contaba la saga desde un principio. El otro día entré a YouTube y me dí cuenta que el tráiler de la tercera temporada había sido visto por 10 millones de personas”, agrega el actor.

¿Cómo explicar el enganche que la audiencia ha tenido con los personajes de este mundo imaginario y fantástico?
“Creo que el éxito de Game Of Thrones se debe básicamente a que es una historia muy exuberante, con muchos personajes en los que puedes invertir. Mi teoría del éxito, aunque puedo estar equivocado, es que vivimos en tiempos muy difíciles debido a una crisis económica, por lo que el público quiere dedicar su tiempo libre a escapismos de calidad, además de que puede invitar a cuestionarse sobre el poder y la ambición”.



comments powered by Disqus