¿Puede Homeland recuperarse?


Después de una primera temporada genial, Homeland se ha tropezado.


POR Staff Rolling Stone México  



Después de una primera temporada genial, Homeland se ha tropezado.

¿Cómo arreglas al ‘thriller’ más polémico de la televisión?
Por Josh Eells

lex gansa –co-creador de Homeland– se encuentra en un bungalow del lote de 20th Century Fox en Los Ángeles tratando de no alterarse. “¿Puedo decirte algo?”, me dice. “Estar a cargo de un show es el peor trabajo. No quiero sonar como si me estuviera auto compadeciendo, pero ha sido duro. Estoy trabajando en cuatro o cinco episodios a la vez… Sólo tratando de mantener todo encaminado”.

Desde su estreno hace dos años, Homeland ha sido aclamado por ser un programa de televisión que toma riesgos. La serie –que cuenta la historia del ir y venir de una agente bipolar de la CIA y un marine rescatado que es agente doble para Al Qaeda– toca todos los nervios políticos post 9/11. Terrorismo doméstico, la eficacia de la tortura, el debate sobre el espionaje y las libertades civiles; y la legalidad y moralidad de los ataques letales con robots. El presidente Obama es fan del show. La última temporada, cada episodio aumentó en niveles de audiencia y fue nominada para 11 Emmys; incluyendo Mejor Serie Dramática, Mejor Guión y Dirección y la actuación de sus cuatro personajes principales.

Aún así hay una sensación de que Homeland se ha desvielado. Recursos exagerados para contar la historia y argumentos secundarios (una masiva balacera en un pueblito y una matanza adolescente en una SUV), han dejado a muchos fanáticos preguntándose si es plausible. La constante persecución y escalada en el romance entre la analista de la CIA, Carrie Mathison (interpretada por Danes) y el sargento cuasi terrorista Nicholas Brody, de Lewis, ha llegado a niveles casi melodramáticos. “Sé que mucha gente habla de lo absurdo que es el que Brody y Carrie ponderen la posibilidad de vivir un feliz para siempre”, dice Gansa. “Bueno ¡esa era la intención! Estas dos personas tratan de engañarse a sí mismos frente a nuestros ojos”. Gansa admite algunas de las críticas al segundo arco de la historia. “La primera temporada teníamos el lujo de tener tiempo y saber claramente lo que iba a ser”, dice. “La tercera temporada la estamos creando diariamente, es escalofriante”.



comments powered by Disqus