Hora del cierre: Decirle adiós a ‘The Office’


Decirle adiós a ‘The Office’


POR Staff Rolling Stone México  



Decirle adiós a ‘The Office’

Fue uno de los ‘shows’ más graciosos de la televisión hasta que Steve Carell se fue y cayó en un abismo cómico.

Por Rob Sheffield

La primera cosa que sorprendió a todos acerca de The Office es que: No era mala. (¿Una adaptación americana de la mordaz comedia británica de Ricky Gervais? Paso). La última cosa que sorprendió a todos acerca de The Office: Empezó a ser mala. Ninguna de esas cosas debieron de haber sucedido, pero de cierto modo, la desastrosa etapa final es un merecido homenaje a The Office, la comedia a la que nunca se le acababan las sorpresas. Los empleados de The Dunder Mifflin guardaron su giro más inesperado para el final: Dominaron el arte de apestar. (Y sí, eso es lo que ella dijo).

Se podría argumentar en defensa de la temporada final, pero sería un argumento cansado y perdido; ya que nadie había tenido que argumentar a favor de The Office hasta que Steve Carell se fue y todo se vino abajo. Las últimas dos temporadas han sido un chiste a medias, uno detrás de otro: promover a Andy, traer a James Spader y luego desecharlo, darle a Pam una trama romántica con un camarógrafo. ¿Cómo pasó esto? No fue una situación como la del programa Chico and the Man, en donde la estrella muere repentinamente y hubo que encontrar otro “chico”. Tuvieron mucho tiempo para planear una despedida conmovedora a Michael Scott, como él contemplaba, “Dicen que en tu lecho de muerte nunca deseas haber pasado más tiempo en la oficina. Pero yo sí. Todo es mejor que un lecho de muerte”.

Pensarías que The Office ya tendría preparada la siguiente movida, pero aparentemente, las cosas estaban en el aire antes de que se dieran cuenta que su protagonista se iba y que era momento de que surgieran ideas. Extrañamente, la fortaleza del show se convirtió en una carga. The Office tenía un reparto fuerte, pero los personajes secundarios eran demasiado pequeños como para manejar el incremento de tiempo al aire. Andy fue un malísimo reemplazo de jefe, era como si Tina Fey se fuera de 30 Rock e hicieran que Jenna, ocupara el trabajo de Liz Lemon.

Ahora que The Office cerrará el telón, Jim y Pam repentinamente se enfrentan a fricciones maritales. Desafortunadamente, es la primera vez que Jim y Pam se ven como una pareja de comedia genérica. Quizá sus diferencias sean realistas, pero los clichés en las comedias con frecuencia lo son. No puedes jugar con la carta del realismo cuando el nuevo interés romántico de Pam es el tipo del audio, porque tan sólo resalta lo loco que es que este equipo de grabación, haya pasado nueve años aquí.



comments powered by Disqus