Contra el cuarto poder


Luis Estrada y Alfonso Herrera nos hablan de ‘La dictadura perfecta’, película que pone a la televisión y a los medios, a su poder e influencia, bajo la lupa.


POR Staff Rolling Stone México  



Luis Estrada y Alfonso Herrera nos hablan de ‘La dictadura perfecta’, película que pone a la televisión y a los medios, a su poder e influencia, bajo la lupa.

Por @Arturo Aguilar

El ejercicio de la sátira cinematográfica como espejo de nuestra identidad e idiosincrasia nacionales ha sido la premisa de la filmografía de Luis Estrada durante los últimos 15 años. Los retratos de nuestras sociedades (y en específico del poder) hechos a través de La ley de Herodes, Un mundo maravilloso y El infierno son innegables pruebas de dicho interés y postura.

Para su nueva película, La dictadura perfecta (a estrenarse el 16 de octubre, y elegida por la Academia Mexicana de Cine para representar a nuestro país en los premios Goya en España), Estrada no quita el dedo del renglón, y acompaña el desarrollo de historias políticas y sociales que fueron parte de la discusión colectiva y del chacoteo popular en los últimos años, para dar forma a una nueva historia sobre el poder (sus abusos y sus absurdos) en México, donde ahora no sólo es la política o el narco quienes están bajo la lente de Estrada.

Ahora en la foto también están los medios. La dictadura perfecta funciona como una fotografía amplia de la dinámica existente en estos fenómenos de poder en nuestra sociedad, involucrando diferentes esferas (criminales y narco, políticos, medios y empresas) a través de las historias de videoescándalos, casos de niñas misteriosamente desaparecidas, extranjeras encarceladas, usos de contenidos mediáticos como distractores, gobernadores en crisis de imagen por excesos cometidos y otras curiosidades que, como dice un texto en los primeros instantes de la película, “cualquier parecido con la realidad, no es mera coincidencia”.

Continúa leyendo este artículo en nuestro número de octubre…





comments powered by Disqus