Demente y alma


Un espacio íntimo para compartir paranoias.


POR Álex Carranco  



11054478_830162060402703_8008516483481016715_n

@AlexCarranco

Desde el miércoles 9 de noviembre no me siento bien.

Los primeros minutos de ese día apuñalaron nuestro futuro económico, político y social. El sueño americano se volvió en pesadilla y mi insomnio se tomó una Coca-Cola; enseguida me dio un subidón de dólar muy fuerte y me encerré en un muro de dudas. Llovía y las gotas armaban un buen beat para fondear la noche. Me puse aquellos audífonos que aíslan la vida para subir el volumen de la música.

En ese momento me acompañó Daniel Zepeda, joven y talentoso baterista de jazz contemporáneo, que junto a sus Moscas bravas, diseñaron un estupendo álbum que abraza atmósferas y texturas en cada ejecución de piano, contrabajo, guitarra, saxofón o la misma batería. Entre ellos se logra una comunicación rítmica que seduce a nuestros oídos. Temas como “Nubecita“, “Maldita pubertad” y su versión de “Pachuco” sobresalen en su segundo álbum titulado Juanfeto. Se siente una libertad de experimentación, con tonos pop que rasgan el jazz actual. Este músico, junto con su grupo, hacen música para exportar; ojalá se ejerciten para brincar ideologías de nuestros vecinos del norte.

Daniel Zepeda

Daniel Zepeda

El cariño no falta cuando viajamos entre melodías; ese ambiente cálido que puede dar grupos como Timoneki. Una banda que supo conjuntar diferentes ritmos en temas con tintes latinos, bases electrónicas, instrumentos de aire, cuerdas, percusiones y voces estructuradas. Arreglos con instrumentos tradicionales con la innovación de su propuesta lírica. Su disco homónimo es ejemplo de perseverancia y talento, sólo hay que escuchar “Vaivén“, “Ritmo de la tierra” o “Así te conocí“, en ellos hay cantos en español, inglés y hasta portugués. Hace poco lanzaron su rítmico sencillo, “Ay mamá“. Timoneki significa “Nos queremos” en náhuatl y su autoestima motiva para seguir despiertos.

Timoneki

Timoneki

Al estar escuchando dulces voces, recordé el poderoso sello vocal de Mad Rapsodia de Matilde Band. Una joven banda mexicana que fusiona el jazz con tintes pop e influencia roquera. No Make Up es su primera producción discográfica y hay sorpresas como “Stay Cool“, “Recuerdos“, “La Recherche” y “Work it Out“; colorean estructuras alrededor de voces en español, inglés y francés. Matilde Band es democracia musical, se aventura a despertar pasiones con grandes intérpretes.

Mad Rapsodia

Mad Rapsodia

Un buen cóctel musical para dominar demonios, esclarecer el momento y entender que hay más vida en las partituras que en pensamientos misóginos, racistas y pobreza intelectual. Mi muro se ha derrumbado.

T_151

BANNER APP 162



comments powered by Disqus