KONGOS: una nueva visión del mundo


Platicamos con la banda sudafricana luego de su presentación en México.


POR Camila de la Fuente  



La familia es lo primero para KONGOS, banda de cuatro hermanos que nombraron su proyecto musical con su apellido. Provenientes de Sudáfrica —a pesar de que piensan que “volar tan lejos es lo peor de todo”— la banda de rock se acercó hasta El Plaza Condesa el 27 de abril para presentarse ante el público mexicano. “Lo bueno de nuestro trabajo es esto, venir a lugares como a la Ciudad de México y ampliar nuestra visión del mundo” afirma Daniel, el guitarrista de la banda.

Desde su infancia, la banda ha crecido a través de la enseñanza musical de su padre, el reconocido músico y compositor John Kongos. Los integrantes recuerdan sus años de niñez en conjunto “nos criaron tocando música, entonces solíamos sentarnos alrededor de mi padre a tocar y cantar canciones. No se convirtió en algo colaborativo hasta que comenzó la banda que tuvimos que empezar a tocar y a escribir canciones juntos.”

El proyecto de los hermanos Kongos se ha globalizado en los últimos años. Johnny Kongos nos explica que han visto mucho más el mundo a través de este proyecto: “no sé si nuestra visión principal del mundo ha cambiado, pero no puedes evitar expandir tu mirada por todas las culturas que hemos vivido en estos años, conocer a las personas y no sólo verlas a través de la televisión, eso lo cambia todo”.

A pesar de mantener sus ritmos sudafricanos, la banda se interesa en culturas particulares que nutren sus sonidos constantemente. “San Petersburgo fue extremadamente interesante, porque la visión que tiene Estados Unidos de Rusia es completamente diferente, es como de películas de espías o del gobierno ruso. Cuando llegas a Rusia te das cuenta que es una experiencia completamente diferente” narra Jesse, otro de los hermanos. Johnny complementa sus creaciones con influencias pakistanís: “esa cultura y sus tradiciones han cambiado mi manera de tocar el acordeón”.

kongos 2

Parte de estos cambios y experiencias culturales abrieron las puertas a la banda para sacar su más reciente álbum Egomaniac. El cuarteto cree que para lograr ser un egomaníaco debe de haber alguien tratando de derrumbarte constantemente. “Nosotros mismos nos derrumbamos entre nosotros [risas] somos cuatro hermanos. Crecimos en una casa llena de gente competitiva y estamos peleando todo el tiempo, entonces hay muchos momentos en los que tienes la oportunidad de tumbar al otro” relata Dylan, bajista de KONGOS.

Entre esta competencia sana que ha logrado impulsar a los hermanos Kongos hacia el éxito musical, los músicos tienen la convicción que a través del fuerte trabajo y la suerte se logran las metas. “Hasta los grandes artistas que crees que son una mierda vas a ver su show y te das cuenta que la mayoría sí puso una gran cantidad de trabajo ahí. Muy poca gente que trabaja poco logra ser exitosa. Hasta los que odias, son buenos en lo que hacen” asegura el cantante entre risas.

Escucha Egomaniac, el más reciente álbum de KONGOS aquí:

BANNER APP 168



comments powered by Disqus