LOWLIGHT: los productores que han sacudido a España


Platicamos con el dúo sobre su más reciente producción, la escena musical de su país y mucho más.


POR Álvaro Tamés  



Con tan sólo cuatro años en la escena, el dúo de productores españoles, LOWLIGHT, se ha colocado en los puestos más altos de popularidad con éxitos al lado de diversos artistas como Yung Beef y Ms Nina.

En septiembre de este año, el dúo lanzó Dopamine, su más reciente material discográfico que ha causado revuelo en las plataformas de streaming. Platicamos con Pablo y Alex acerca de Dopamine, la importancia del internet en la industria musical contemporánea y mucho más.

Gracias a producciones como las de LOWLIGHT, la escena hip hop y trap se vuelve cada vez más popular. Las marcas internacionales le han prestado más atención a la música urbana debido a su éxito comercial: “Ya nos comienzan a tomar en serio”, comenta Alex sobre el impacto que ha tenido la banda en los últimos años.

Mucho de este apogeo mundial se debe a los servicios de reproducción en linea presentes en la industria contemporánea. Herramientas que miden a los escuchas mensuales y el números de reproducciones hacen que la contabilidad sea más fácil y las grandes casas productoras pueden estar más tranquilas con datos duros: “Es más fácil para los artistas rentabilizar la música, distribuirla y llegar a todas partes”, comenta el dúo. Para los españoles también es importante, ya que además de que el riesgo de piratería disminuye de manera substancial, su música es fácil de transmitir a través del globo.

Sobre su nuevo EP, Pablo y Alex hablaron acerca del significado de “Crush“, primer sencillo de la producción: “Nos gustó muchísimo. Es muy importante la parte instrumental, así que decidimos sacarle provecho. Es una buena manera de abrir el disco y pues es un éxito”.

Dopamine, un trabajo enteramente personal, habla acerca de una relación, de cómo afecta al cerebro y del ciclo constante de repetición que envuelve este proceso: “Queremos hablar del amor, de cómo aunque a veces hace daño queremos quedarnos”. El disco también es sobre las adicciones y sobre lo bueno y malo que hacemos como seres humanos. Es un material complicado, pero que al final del día logra su cometido sin perder ese ritmo característico que hace de LOWLIGHT la sensación española del momento.

Cada uno de los artistas que colaboran en este EP tienen un propósito marcado. Por ejemplo, Bad Gyal, prestó su voz en “Commotion”, canción compuesta por Demaro Small: “Es la persona que está representando el dancehall de una forma única en España”. Por otro lado, “Don’t Go” fue elaborado al lado de Brigitte Laverne y es descrito como un trabajo con un sonido actual: “Necesitábamos sacarlo ahora. Que fuera vanguardista”.

Además de sacar a relucir su talento como productores, Pablo y Alex buscan que este EP deje algo más a sus oyentes: “Este disco trata de tocar la fibra de la gente y despertar algo en la persona que lo escucha. Que no sea una canción que sólo pase. Que te produzca algo. Que evoque sentimientos, emociones y recuerdos pasados”.



comments powered by Disqus