Pional: minuciosidad electrónica


El versátil artista se ha posicionado como uno de los músicos españoles más importantes de la escena electrónica y se presentará en Versalles 64 el próximo 13 de septiembre.


POR Pablo Monroy  



Miguel Barros, mejor conocido como Pional, es un multinstrumentista, productor y DJ que se ha consolidado como uno de los referentes de la escena electrónica española en los últimos años. Tuvimos la oportunidad de hablar con él previo a su presentación en Versalles 64 el próximo 13 de septiembre.

¿Cómo fue tu acercamiento con la música?
Empezó desde muy pequeño cuando era niño porque empecé a hacer música y cuando ya me hice un poco más adulto me di cuenta de que me encantaba pero nunca pensé que podría llegar a dedicarme a ello. Estudié la universidad y cuando salí estaba trabajando para una compañía muy grande de animación, yo me dedicaba al mundo del sonido. Al final estaba un poco vinculado y cercano a la música, era algo creativo. Empecé a poner mi música en Myspace y empezó a tener un poco más de feedbacks por parte de otros productores, hasta que llegó el momento que tuve que decidir si seguir con la música, que era algo nuevo para mí, o mantenerme en la empresa en la que estaba. Fue una decisión complicada el tener que escoger entre las dos. Me decidí por la música porque era algo nuevo que siempre había soñado y tenía frente a mí la posibilidad y no podía decir que no. Esa oportunidad era estar de tour con The xx o John Talabot. No podía decir que no, fue como un tren que si lo dejaba pasar, no me volvería a llamar seguramente. Fue un riesgo que mereció la pena.

¿Cuál ha sido tu momento más memorable en nuestro país?
Pues es que como han habido tantos momentos buenos es complicado, pero yo diría que por ser algo diferente creo que fue la última vez que estuve allá, que fue en Trópico. Creo que ese fue bastante memorable. Sería injusto decir que ese ha sido el mejor porque la verdad es que siempre que voy es algo increíble, pero por ser en la playa pues diría que ese. También recuerdo hace unos años en Tulum en un festival que hizo una disquera inglesa con The xx. Era año nuevo y fue algo muy especial. Diría esos dos.

¿En qué piensas al elegir un setlist para tus presentaciones?
Realmente una de las cosas que más me gustan cuando voy a tocar a un club o festival es que al hacer un DJ set tienes más opciones para poder cambiar e improvisar. Una de las cosas que más me gustan es que el setlist no lo pienso de adelantado. Llevo mucha música y me gusta improvisar estando en el club o en la fiesta. Creo que es una manera de romper algo que hago constantemente. Si dos fines de semana estás tocando la misma música es muy pesado y aburrido, una de las cosas que más me gustan de este trabajo es la improvisación que puedes hacer y el hecho de poder ir de un lugar a otro musicalmente es increíble, como si fuera un viaje.

¿Cómo comparas la escena electrónica de México con la de España?
La verdad yo diría que México, si lo comparamos con España, es muchísimo más potente a nivel de música electrónica. Están saliendo muchísimos productores, muchísimos DJs, muchísimas fiestas increíbles aquí en comparación con España. Quitando los festivales que tenemos —porque sí hay muchos—, en cuanto a clubes hay mucha menos oferta en mi país. Lo veo claramente porque cada vez que voy al DF voy a un sitio diferente y si un DJ de México viaja a Madrid por ejemplo, hay un 99.9% de probabilidades de que vaya al mismo sitio siempre. Compararlo es complicado pero yo diría que México va un paso adelante que España.

¿Por qué decidiste dejar a Alt Fenster en el pasado?
Era mi proyecto cuando estaba en la universidad, a raíz de ese proyecto conocí a John Talabot y me escribió por MySpace. Me dijo que estaba iniciando una disquera en Barcelona y el primer release de la disquera fue Alt Fenster, era un proyecto muy inocente, era un niño haciendo música que me gustaba pero tampoco sabía lo que estaba haciendo.

¿Cómo ha influido en tu carrera la relación que tienes con John Talabot?
Evidentemente ha tenido una influencia positiva, él vino a Madrid a trabajar en su primer disco y de una manera muy orgánica hicimos dos canciones en mi casa que resultaron ser los singles del álbum. No sabíamos la repercusión que iba a tener y explotó, ese trabajo puso a John Talabot en el panorama de la música internacional. Y claro, quiso contar conmigo para tocar en vivo. Esa fue la razón por la que dejé mi trabajo, porque vimos que era algo que no esperábamos y tuvo mucho éxito. A mí me ha cambiado mucho estar con él. Si no hubiera sido por ese álbum, seguiría haciendo música porque es lo que me gusta, pero no me podría haber dedicado a lo que me dedico hoy en día que es mi pasión por la música. Si no hubiera venido él a Madrid a hacer su álbum, no me estaría llamando Rolling Stone desde México, estoy seguro. Al final ahí fue como empecé y luego también el hacer las cosas bien y cuidarlas. Mi proyecto lo cuido mucho a nivel musical y no quiero sacar mucha música porque quiero sacar las cosas de las que esté convencido. De John Talabot no puedo decir nada negativo porque en parte me ha dado todo. Me ha posicionado hasta donde estoy ahora.

Vimos que estuviste con Ana Torroja en el estudio, ¿al fin se hará el álbum con ella que han querido tú y Henry Saiz desde hace mucho?
Estuve con Ana trabajando en el estudio aquí en Madrid, de hecho ella vive en México y cuando vaya allá quedé en verla. Es un proyecto muy interesante que ha surgido con Henry Saiz, sólo intentamos hacer música con Ana de manera muy natural. Es bastante llamativo porque Ana en todo América es conocida pero en España imagínate lo grande que es. Fue muy importante para mí durante mi infancia; poder estar en el estudio tomando una copa, un café o lo que sea delante de ella es algo muy especial y me hace mucha ilusión poder formar parte de este proyecto que es muy bonito.

¿En qué te inspiras para escribir tus canciones?
Pues depende de lo que se trate, porque si lo que me propongo es hacer música de baile para que un DJ ponga mi música me centro más en la misión de hacer determinadas cosas que funcionen para bailar. Si hago música mía para un público más general que no sea tan electrónico, la manera de trabajar es diferente. Cuando voy al estudio de grabación no pienso lo que voy a hacer, para mí el hecho de improvisar es muy importante y romper la barrera de la rutina. Todos los días voy al estudio y no sé qué voy a hacer. Enciendo las máquinas y a ver qué sale, a lo mejor sale una cosa más de baile más oscura y de repente sale algo más colorido, melancólico y le añado una voz para que no sea tan oscuro. No tengo un sonido concreto, me gustan muchas cosas y soy una persona que hace de todo, no tengo ningún prejuicio musical y me encanta todo tipo de música. Es lo que más disfruto en el estudio, entro y no sé lo que voy a hacer, no sé lo que va a salir. Por lo general es así. Si hago música con otros productores o artistas, como es el caso de Ana Torroja, la manera de trabajar es diferente porque en vez de trabajar yo solo trabajo con gente y la manera de composición es diferente. Si estoy con una guitarra en lugar de estar con un sintetizador, puede variar. Sé tocar muchos instrumentos y eso me ayuda a ser muy versátil y adaptarme a lo que tenga delante en el estudio. Estoy orgulloso de eso, de poder hacer algo que realmente yo pueda disfrutar poner cada fin de semana.

¿Cómo ha sido la experiencia de sonorizar películas para Pixar y HBO?
Lo que más aprendí en esa época fue a ejercitar mis oídos. Pasé muchos años mezclando películas y me ayudó mucho a la hora de edición y postproducción. Todos esos matices, no a nivel musical pero sí a nivel técnico me sirvieron mucho. Había cosas que no sabía lo que eran o que no había estudiado en la universidad. También el hecho de tener responsabilidades y hablar con clientes me ayudó mucho, pero sobre todo aprendí muchísimo técnicamente. No me daba cuenta, lo tengo en mi subconsciente, pero sin duda lo aprendí ahí.

¿Tienes un ritual antes de salir al escenario?
No. No soy de esas estrellitas. Soy bastante normal, pido una botella de agua, me subo al escenario y a pasarlo bien. No tengo ninguna manía ni ritual. Quizás el día de mañana si fuera Taylor Swift lo tendría. Pero no dejo de ser un simple productor o Dj que va a un club o festival a pasarlo bien y formar parte de la fiesta, no tengo esas pijadas, como decimos aquí en España. Yo no, pero respeto a quien las tenga.

¿Cómo definirías tus próximos lanzamientos?
Estoy muy orgulloso de lo que está saliendo este año y de lo que va a salir en los próximos meses porque es como una espinita que tenía clavada. El hecho de poder hacer música de baile y poder tocarla yo. Muchas veces lo que me pasaba es que cuando estaba en un club poniendo música, me apetecía poner algo mío pero veía que era demasiado chill, vocal o pop para el momento de la noche y ya me urgía empezar a hacer música que pudiera poner por la noche. Estoy muy ilusionado porque he entrado en un círculo de producción en el cual estoy muy contento, porque hago mucha música que quizá sale dentro de un año o dos años y la puedo ir poniendo y probando para ver si le gusta a la gente y a mí. Estoy disfrutando mucho hacer DJ sets porque puedo probar y comprobar los proyectos que estoy haciendo. Puedo ver el impacto en la gente y es algo que se agradece.

¿Qué artista emergente recomendarías?
Uno de mis productores favoritos que creo que merece tener más repercusión es JMII, me parece que es un productor excepcional de música electrónica. Es uno de los que más me gusta, es muy especial, me encanta. De música en general hay muchos artistas nuevos increíbles como C. Tangana o Dora Postigo, de quien estoy produciendo su álbum y tengo muchas ganas de que salga porque será algo muy interesante. Hay también una artista que es conocida pero se merece mucho más de lo que tiene que es Empress Of. No es ninguna amateur pero creo que merece aún más reconocimiento porque es brillante como artista y como persona.

¿Prefieres tocar para mucha gente o un set más íntimo?
Personalmente disfruto más el vibe que puede tener un club o fiesta pequeña, es algo más íntimo, más familiar. Es como una pequeña gran fiesta en tu casa con una cocina y un comedor y tus amigos alrededor, sólo que aquí en vez de tus amigos es gente que viene a verte o a pasárselo bien y no sabe quién eres. Al final se convierte en algo muy familiar. Ese calor y cercanía me gusta mucho más que un festival donde se siente más impersonal pero no es del todo malo, es diferente porque llegas a más gente y es una manera de hacer una gran fiesta y promocionar tu proyecto y que la gente te conozca. En clubes pequeños, te conozcan o no te conozcan, hay un vibe muy familiar, son dos mundos diferentes. Me gustan más los espacios pequeños.

¿Cuáles son tus álbumes favoritos?
El álbum que más escucho ahora mismo es el último de Blood Orange, otro de los que más escucho y sale en un mes es el de Empress Of. Me marcó mucho In Rainbows de Radiohead al igual que los primeros álbumes de Phoenix.

Pional se presentará el próximo 13 de septiembre en Versalles 64. Puedes comprar tus boletos aquí.



comments powered by Disqus