Simpson Ahuevo y el resurgimiento del rap mexicano


El intérprete sonorense habló de sus orígenes musicales, las dificultades de hacer rap en México y su nuevo disco ‘Jorge’.


POR Staff Rolling Stone México  



Foto: Uchy A.M.

Por Brenda Arriaga, Andrea Calderón y Bárbara Romo

Jorge Beltrán encontró en el rap una posibilidad para desarrollarse profesionalmente. Su pasión por este estilo surgió por allá de los años noventa, cuando MTV transmitía los videos de Beastie Boys. “Un amigo tenía casetes de Vanilla Ice y MC Hammer, entonces mi hermano y yo empezamos a copiar los pasos de los videos y a bailar afuera de casa. También escuchábamos rock como Caifanes o La Maldita Vecindad, ellos siempre estaban presentes. Nos volaron la cabeza”.

En retrospectiva, Simpson Ahuevo también recordó cómo se fue apropiando de este alias: “En cuarto de primaria me empezaron a decir Simpson. No sé si por ojón, pero también puede ser porque yo llevaba mucho una playera de Bart Simpson. Me acuerdo que tenía 8 años e incluso ya hablaban a mi casa preguntando por Simpson y mi mamá decía: ‘Aquí no hay ningún Simpson‘. El apodo de Simpson Ahuevo ya me lo pusieron cuando entré al grupo de Ataque Furtivo, porque cada integrante manejaba un segundo alias”.

Con una personalidad bien definida, Simpson comenzó su trayectoria musical a principios de los años 2000, cuando se integró a la alineación de Ataque Furtivo. En ese momento editó el disco Con la misma gente y debido a que las rapeadas estaban de moda, el proyecto musical de Jorge pudo recorrer diferentes municipios de Sonora. Es entonces cuando Simpson decidió salir de su ciudad para profesionalizar su arte. “Platiqué con mis papás y ellos ya sabían que amaba los escenarios y las rapeadas. Me dieron todo el apoyo. El 5 de enero de 2008 llegué a la gran ciudad; al principio yo estaba vendiendo otras cosas, pero no dejaba de hacer lo de las rapeadas porque era por lo que había venido, a veces salía algo y me iba a cantar”.

Instalado en la Ciudad de México, Simpson Ahuevo consiguió un trabajo como fotógrafo de conciertos, oficio con el cual conoció a algunos raperos locales como La Vieja Guardia y La Banda Bastön. Entre sus nuevos amigos, se encuentra La Royal, músico y productor con quien se juntó para grabar “Méxtasis” durante 2013. “Esa canción me ayudó mucho a impulsarme porque todos los amigos DJs empezaron a ponerla en las fiestas y de ahí me di a conocer”.

Después de estrenar “Méxtasis”, Simpson inició la producción de su primer EP, El morro este. “De Hermosillo me traje algunas canciones como “Manos de anillo”. Entonces pensé dedicarme ya de lleno a esto porque era por lo que había venido hasta la ciudad. Ahí empezó el trip chido”. De esta forma, “inspirado por su familia, el desierto, el mar, la carrilla, la cheve y la buena onda” presentó su álbum homónimo en 2014.

Foto: Norma Ibarra

Con un camino en ascenso, Simpson Ahuevo llevó su sonido al escenario del Vive Latino, Ceremonia y Coordenada, entre otros festivales. También llegó una invitación para abrir la gira de Molotov en Estados Unidos, pero la logística impidió que esto se llevara a cabo: “Estábamos muy emocionados por la noticia, total que nos lanzamos con el equipo de las tornamesas del DJ y llegamos a Chicago pero nos detuvieron. No nos dejaron pasar porque se necesita una visa especial para eso, nos encerraron todo el día en migración y al día siguiente nos regresaron a México. Ya no pudimos hacer esa gira y hasta nos quitaron la visa”.

Luego de esa experiencia, una anécdota similar ocurrió cuando Simpson Ahuevo fue invitado a Ruido Fest, un importante festival realizado en Illinois. “Cuando íbamos llegando me vieron cómo venía vestido y me pasaron a las oficinas de migración. Me preguntaron a qué me dedicaba y les dije que era un artista, que yo cantaba, pero ellos no me creían. Y ya, pues les enseñé un video donde estaba rapeando en Querétaro y me dejaron ir”.

Dejando de lado las dificultades, Simpson Ahuevo se ha dedicado a trabajar para que el rap tenga un espacio sea reconocido en la escena nacional. Para lograrlo, ha implementado nuevos beats y estilos que hacen de este género una forma de expresión que le devuelve a la gente “el gusto por bailar”. Es por ello que Jorge, el segundo álbum del sinaloense, representa una evolución sonora y contiene la esencia pura de Simpson. “En este nuevo EP evolucionó mucho la letra, me clavé más en hacer buenas rimas, en saber qué decir, en los arreglos de lo instrumental y en darle buen tratamiento a las palabras. Siempre he sido muy versátil y me he amoldado a muchos estilos de beats. No me quedo clavado en la misma línea de hip hop”.

Simpson Ahuevo presentará de manera oficial Jorge el próximo 15 de junio en SALA. Los boletos ya están disponibles y tienen los siguientes precios:

• Preventa: $280
• Día del evento: $320

Compra tus boletos aquí.



comments powered by Disqus