Orígenes del Rock en Argentina


Lo que llegaría a ser un movimiento masivo y con características únicas, que se convertiría por derecho propio en una de las corrientes fundamentales de la música popular argentina.


POR Staff Rolling Stone México  



Lo que llegaría a ser un movimiento masivo y con características únicas, que se convertiría por derecho propio en una de las corrientes fundamentales de la música popular argentina.

Por Claudio Kleiman

Lo que llegaría a ser un movimiento masivo y con características únicas, que se convertiría por derecho propio en una de las corrientes fundamentales de la música popular argentina, extendiendo su influencia a toda Latinoamérica, comenzó a partir de la imitación: El éxito de Bill Haley llegó a Argentina fundamentalmente a través de sus películas, primero con Blackboard Jungle, traducida como Semilla de maldad, y luego con dos de las primeras películas musicales dedicadas al rock, Rock Around the Clock y Don’t Knock The Rock, ambas de 1956, estrenadas en Buenos Aires al año siguiente. Cuenta la leyenda que, cuando empezaban a sonar las canciones de Haley, el público se ponía a bailar rock & roll en los pasillos y dejaba una estela de butacas destrozadas.

Le cupo a un trombonista que venía del jazz, Eduardo “Eddie” Pequenino, oculto bajo el seudónimo de Mr. Roll y sus Rocks, el mérito de grabar el primer rock & roll registrado en Argentina: Una versión de “See You Later Alligator”, traducida –sólo en el título del disco, el tema estaba cantado en inglés– cómo “Hasta luego cocodrilo”, aparecida en una placa de 78 rpm en 1957 (había sido grabado en diciembre de 1956) . Luego grabó un larga duración, editado el mismo año, con más versiones de Bill Haley & His Comets, entre ellas “Bailando el rock”, es decir, “Rock Around the Clock”. Participaban en su grupo algunos conocidos músicos de jazz del momento y, en ciertas grabaciones, el mismísimo Lalo Schiffrin en piano (Pequenino había tocado antes en la banda de este último). Eddie también aparece en lo que posiblemente sea la primera película argentina dedicada al naciente ritmo, Venga a bailar el rock, estrenada en septiembre de 1957. Al año siguiente, su agrupación tocó teloneando a Bill Haley en su visita al país, en el cine Metropólitan, y fue nombrado por el visitante como “Rey sudamericano del rock”. Sin embargo, pasado el primer furor del rock, Pequenino regresaría al jazz y se haría famoso durante los años sesenta como actor cómico de televisión.

En 1958, Billy Cafaro tuvo un gran éxito con “Pity Pity”, versión traducida de un tema de Paul Anka, al que le siguieron otros hits, como “Personalidad” y “Marcianita”, pero después de ofender a los tangueros con la sátira “Kriminal tango”, emigró en 1962 para proseguir su carrera en España. La distinción de haber compuesto el primer rock & roll en castellano de autoría propia en Argentina, le corresponde a Johnny Tedesco, que en 1961 graba un simple con “Rock del Ton Ton” y “Vuelve primavera”, que se convierte en un éxito espectacular, llegando a vender medio millón de copias. Hacia 1962, Tedesco (que ya había tenido una experiencia previa en La cantina de la Guardia Nueva, un programa de TV producido por Ricardo Mejía, quien era también directivo de la RCA) se convierte en uno de los pilares de El club del clan, ciclo televisivo que tuvo su momento de oro entre los años 1962-64, en la pantalla de Canal 13 (dirigido por el cubano Goar Mestre), desatando un movimiento denominado como “Nueva ola”.

Algunos de sus principales exponentes fueron Palito Ortega (que había comenzado imitando a Elvis bajo el seudónimo Nery Nelson), cuyos primeros éxitos fueron “Decí porqué no querés” y “Despeinada”, Lalo Fransen, Violeta Rivas, Chico Novarro, Nicky Jones (que tuvo sus inicios como cantante de los Rocklands, grabando una versión de “Fugitiva” de Del Shannon), y el mencionado Tedesco. Todos ellos editaron LPs individuales y además integraban varios compilados editados bajo el paraguas de El club del clan; también participaron en la película del mismo nombre, estrenada en 1964. Además, Johnny, Fransen (guitarras), Jones (bajo) y Ortega (batería) tenían su propio grupo de rock dentro del programa, los Red Caps, con el cual editaron un LP y varios singles, haciendo temas de twist, rock (el “Move It” de Cliff Richard, rebautizado “La mantequilla”, tomada de la versión de los mexicanos Los locos del ritmo), y surf, como el instrumental “Guitarra capo” (“Boss Guitar” de Duane Eddy) y “Surf City”, de Jan & Dean, compuesta por Brian Wilson.

El fenómeno del “Club del clan” podría equipararse, tanto por su simultaneidad cronológica como por ciertas características estilísticas, con los “cantantes de zapatos blancos” que surgieron en Estados Unidos, después de que el sistema se las arreglara para anular la primera oleada del rock & roll. Pues Elvis estaba en la milicia, Chuck Berry preso, Jerry Lee Lewis estropeado por una campaña de prensa, Little Richard convertido a la religión, Eddie Cochran fallecido, etc. Reemplazándolos por una versión blanca y edulcorada, con exponentes como Paul Anka, Pat Boone, Bobby Vee, Neil Sedaka y otros. También el rock instrumental de comienzos de los años sesenta, con exponentes como The Ventures y The Shadows, tuvo su correspondencia en Argentina, con grupos como Las Sombras (que solían tocar en La Cueva Pasarotus, antecedente de lo que luego fue simplemente La Cueva), Los Planetas, Los Eifell y Los Venturosos. El doo-woop de los grupos vocales como The Platters, generó en el país exponentes como Los tres sudamericanos, Los Mc Kee Macs, Los cinco latinos, Los Teen Agers (provenientes de la provincia de Córdoba) y los T.N.T., un trío integrado por los hermanos Tony, Nelly y Tim Croatto que lograron un éxito con “Eso”. Una canción compuesta por Homero y Virgilo Expósito, quienes además de componer algunos de los grandes clásicos del tango, tenían el oído en sintonía con la música pop de la época.


ESPECIALES ROLLING STONE





comments powered by Disqus