CD: The Decemberists


The Decemberists / The King Is Dead


POR Staff Rolling Stone México  



The Decemberists / The King Is Dead

the_decemberists_-_the_king_is_dead
The Decemberists 
Calificación: cuatro estrellas
The King Is Dead
Capitol

The Decemberists llama a Peter Buck de R.E.M. para un melodioso set de folk rock

Cuando una balada asesina de 12 minutos y medio (“The Island” del disco The Crane Wife de 2006) se situa como uno de tus puntos más concisos en la carrera, probablemente es tiempo de considerar frenar un poco las cosas. Y eso es justo lo que The Decemberists ha hecho en The Kings Is Dead. Lo destacable es cuánta riqueza y belleza ha plegado el grupo en el álbum de 40 minutos: las melodías son pegajosas, las armonías suntuosas, los arreglos no atestados.

La mente maestra de Colin Meloy no ha abandonado su gusto por palabras dignas de un campeón de Scrabble (“gabardine”, “plinth”) y narrativas fantásticas. Pero ha descifrado cómo trabajar en canciones compactas sin perturbar el flujo. Meloy y su banda recibieron ayuda. El catálogo de R.E.M. les proveyó algunas plantillas: “Calamity Song” suena como si hubiera sido tomada de Murmur, y el guitarrista hace una gran imitación de Peter Buck en tres temas. Igualmente crucial es “Gillian Welch”, cuyas cerradas armonías mantienen todo a flote.

Como es costumbre, las letras de Meloy son elípticas y ornamentadas, con frases que conjuran un pasado distante o pellizcan al presente. En “June Hymn” el track más grandioso en el álbum, hay un tembloroso Meloy sobre una guitarra rasgada. Para una banda capaz de empujar los límites de la composición, es una revelación y una oportunidad de ver qué tan profunda puede ser la simplicidad. Resulta ser, pues, muy profunda.

W.H.

Destacadas: “Calamity Song” y “June Hymn”.
decemberists.com



comments powered by Disqus