CD: ‘Tranquility Base Hotel & Casino’ – Arctic Monkeys


La banda británica hace a un lado las chamarras casuales y las guitarras para darle paso a los sacos y a un sonido sofisticado.


POR Jonathan Matamoros  



Tranquility Base Hotel & Casino
Arctic Monkeys
Domino Recording Company

Alex Turner es un creativo inquieto al que no le gusta permanecer en el mismo sonido y estilo por mucho tiempo. Cada álbum de Arctic Monkeys ha representado una reinvención, su sexto LP obedece esa regla que hasta ahora ha tenido la banda de Sheffield y lo hace con su material más peculiar hasta el momento.

En este nuevo disco, la guitarra dejó de ser la estrella para ceder su lugar a un piano y un sutil sintetizador vintage que acompañan a la voz de Turner –muy al estilo crooner– para protagonizar un viaje por letras ingeniosas, llenas de alegorías y referencias ocultas (algunas no tanto) que tienen en la mira de su gatillo a los efectos que los avances tecnológicos han provocado en la sociedad, la política actual e incluso la religión.

La atmósfera de serenidad y quietud en los temas resulta irónicamente refrescante, pero es imposible ignorar el ADN de Turner impreso en cada pieza, a tal grado que resulta ser lo más cercano que hemos escuchado a un álbum en solitario del músico, con sus tres compañeros siendo relegados a mero acompañamiento.

Este álbum es un proyecto diferente a lo que hemos escuchado de Arctic, pero justo allí es donde yace su encanto. La evolución que han tenido desde una insipiente banda británica llena de ruidosas, poco pulidas, pero interesantes propuestas hasta un sonido sofisticado y maduro, nos habla de músicos que saben lo importante de reinventarse y explorar nuevo terrenos.




comments powered by Disqus