Bitácora cinéfila desde el TIFF 2016


Historias de cine y de box.


POR Arturo Aguilar  



La La Land

Una aspirante a actriz (Emma Stone) y un músico de jazz (Ryan Gosling) se conocen fortuitamente en una autopista de Los Angeles. Durante los siguientes días, sus caminos se cruzarán varias veces, hasta que este par de soñadores aceptan hay una química especial entre ellos.

La particularidad de esta dinámica, de esta historia típicamente romántica es que de rato en rato, en vez de hablar, ellos cantan y bailan.

Dirigida por Damien Chazelle (Whiplash), La La Land es a la vez una carta de amor al Hollywood clásico de cuando el musical era uno de los géneros dominantes, a cuando la pantalla de cine explotaba en colores e imágenes gigantescas (el Cinemascope que buscaba atraer a las audicencias que se mudaban a la comodidad hogareña de la televisión), y un retrato honesto de una ciudad de soñadores y rechazos, de magia y sacrificios.

Explotando la innegable química entre la pareja protagónica, Chazelle logra una película tan ágil y entretenida como reflexiva e inteligente sobre una historia de amor con la que sabe renovar y modernizar el musical, en la que hay espacio para los homenajes y las referencias al cine clásico como un atrevimiento a querer llevar esto más allá. El resultado: una película de la que estaremos hablando bastante los próximos meses, una INTA que hará a mucha gente salir del cine tarareando sus temas y una candidata muy seria en la próxima temporada de premios.

TRAILER:

Their finest

Durante la Segunda Guerra Mundial en Inglaterra, el cine tenía la función de levantar la moral y motivar tanto como de compartir un mensaje propagandístico.

Their finest es la historia de la creación de una película que cumpliría con esto y con la necesidad de involucrar al público cinéfilo estadounidense en la atención al conflicto del otro lado del atlántico.

Sencilla y emotiva, la película ofrece una mirada al proceso de creación y producción de una película en donde los roles femeninos finalmente recibieron protagonismo, donde las necesidades de presencia de una figura extranjera incapaz de actuar motivaban la creatividad del equipo para resolver situaciones, sin olvidar el contexto intenso y melodramático de una Inglaterra siendo bombardeada constantemente por los alemanes.

Sin ser nada único, la cinta logra conectar bien con la audiencia a través de un mensaje sencillo y claro, de un reparto sólido y bien dirigido, que deja un buen sabor de boca al salir del cine.

TheirFinest

The Bleeder

Liev Schriber da vida a Chuck Wepner, el boxeador en cuya historia, su sorpresiva oportunidad de pelear por el título frente a Muhammed Ali, no ser noqueado y tener el polémico crédito de ser el único pugilista que mandó a Ali a la lona, se inspiró Sylvester Stallone para escribir Rocky.

Se trata de la historia de un hombre con una capacidad sobrehumana para recibir golpes y una incapacidad total por aprovechar las oportunidades y no caer en los excesos, algo típicamente del mundo del pugilismo. Así vemos su oportunidad al título y las posteriores oportunidades de superación que le ofrece la vida y que son deshechadas por sus propias limitaciones. Quizás lo destacable es la interpretación de Schriber, ya que fuera de ello, la película ofrece poco más allá de la historia conocida. Elisabeth Moss y Naomi Watts complementan un interesante cuadro actoral.

TRAILER

‘The Bleeder’ Clip: Watch First Footage of Elisabeth Moss and Liev Schreiber’s Dramatic Boxing Film

Bleed for this

Es ahora Miles Teller quien se pone los guantes de box para interpretar a otro boxeador de la vida real, Vinny Paz, quien tras convertirse en campeón del mundo sufriera un accidente que según los pronósticos médicos lo dejaría sin poder caminar, mucho menos volver a pelear.

Basada en esta historia real, se trata por supuesto de una trama sobre el coraje y tenacidad de un hombre motivado a hacer lo que más desea, y aunque la película entretiene y funciona bien a ratos, le falta ‘punch’ a la hora de profundizar en ese retrato de vida, donde tampoco en las peleas se ve algún tipo de novedad formal sobre cómo poner en imágenes las peleas (lo que sí vimos, por ejemplo, en Creed el año pasado) y todo se queda en un bonito y aleccionador mensaje de una historia basada en la vida real.

Teller lo hace bien, a secas, pero la pasión desbordada que uno imagina consume a ese boxeador (quizás como la de su personaje en Whiplash) nunca llega a sentirse en la pantalla como con el filme de Chazelle.

TRAILER:

BANNER 2



comments powered by Disqus