Cadillac y el séptimo arte


Gracias a su innovación y atractivos diseños, esta marca de automóviles ha dejado huella en el cine a través de los años.


POR Staff Rolling Stone México  



#InspiredbyCadillac

Pocas cosas le impregnan clase y autenticidad a una película como la presencia de un Cadillac. Desde los años cuarenta hasta la actualidad, los Caddys han transitado por las cintas más memorables en la historia del cine.

Cuando se necesita rodar con categoría en una película, no hay muchas opciones más elegantes que un Cadillac. En 1903 se mostró el primer Cadillac en Nueva York y desde entonces el deseo de poseer uno es común entre la gente. Desde los primeros modelos, Cadillac ha sido un símbolo de buen gusto y resistencia. Estos autos no se derrumban al chocar, no se doblan como latas de cerveza cuando los golpean y sobre todo, impresionan con su gran estilo cuando transitan por la calle. A pesar del paso de los años, Cadillac sigue siendo un vehículo que le brinda distinción a muchas películas, por lo cual recordamos algunos de los modelos más representativos que han aparecido en el séptimo arte.

Fear and Loathing in Las Vegas (1998)

El clásico de Terry Gilliam protagonizado por Johnny Depp y Benicio del Toro se desarrolla a través de un Fleetwood Eldorado de 1971, porque cuando te diriges a Las Vegas y necesitas impresionar a la gente, Cadillac es tu opción. Es increíble cómo el automóvil no quedó totalmente destruido después de todos los problemas en los que estos personajes se metieron a lo largo de la película.

Pink Cadillac (1989)

¿Qué hombre podría manejar un Cadillac rosa y verse completamente imponente? Así es, nada menos que el hombre, Clint Eastwood. La mayoría de los hombres podrían verse ridículos en un auto con ese color, pero él lucía fresco mientras viajaba en un gran automóvil de lujo. Estilo y rudeza en color rosa.

The Dukes of Hazzard (2005)

El remake de esta serie de televisión en la pantalla grande tuvo muchos aciertos y uno fue incluir a Burt Reynolds como Boss Hogg, un comisionado codicioso del condado de Hazzard. Hogg casi siempre llevaba un traje completamente blanco con un sombrero del mismo color y conducía un Cadillac que hacía juego con su look. Haber manejado ese modelo debió ser toda una experiencia.

Ghostbusters (1984)

Pocos autos se quedaron tan presentes en la mente de chicos y grandes como la llamada Ecto-1, el vehículo que los Ghostbusters utilizaban para viajar por Nueva York para cazar fantasmas y otras entidades. Modificado para la acción, este Cadillac se convirtió en un personaje por sí mismo e inclusive manufacturado como juguete.

True Romance (1993)

Cuando se trata de personajes icónicos en pantalla, los dramas escritos por Quentin Tarantino son difíciles de superar, pero en esta cinta también hay un protagonista que destaca por sí solo: se trata de un Cadillac Fleetwood Eldorado rosa de 1974. Un auto perfecto para cometer crímenes y hacerlo con buen gusto.

The Godfather (1972)

¿Qué se puede decir sobre The Godfather? Una de las películas más legendarias e importantes en la historia del cine, cuenta con algunos de los mejores motores de Cadillac. Desde aquellos de los años cuarenta y cincuenta, hasta los elegantes carros con flores seleccionados para el funeral del padrino, podemos apreciar el estilo y la clase de estos vehículos en escenas icónicas de la cinta.

The Matrix: Reloaded

Si hablamos de renovación, tenemos que mencionar a Cadillac. No basta con ver los modelos clásicos de la marca, hay que voltear al nuevo milenio y recordar una de las escenas más emocionantes de acción en los últimos años. Trinity y Morpheus peleando en la carretera en Cadillacs CTS y Escalades EXT hacen de esta secuencia un verdadero deleite visual para los amantes del séptimo arte.



comments powered by Disqus