‘Captain Marvel’: Brie Larson vence a villanos cósmicos y troles sexistas


La primera película de Marvel protagonizada por una mujer nos entrega a una superheroína para la posteridad.


POR Peter Travers  



Foto: Chuck Zlotnick/Marvel Studios

Captain Marvel
Anna Boden y Ryan Fleck
Marvel Studios

A pesar de las críticas sexistas, Captain Marvel llega a las salas de cine como la primera superheroína protagonista del Universo Cinematográfico de Marvel.

Rotten Tomatoes tuvo que bloquear de su sitio web a los troles que estaban empeñados en bombardear con malas reseñas a la película mucho antes de que siquiera fuera estrenada. Los incels —célibes involuntarios que atacan a las mujeres por no querer tener relaciones sexuales con ellos— están furiosos porque Brie Larson, la ganadora del Óscar que interpreta a Captain Marvel, ha hecho una campaña pública para lograr una mayor inclusión de las mujeres en este tipo de producciones. Es la guerra. Y ahora que la cinta se estrena, el contingente de hombres blancos y vírgenes se volverá loco.

El poder femenino se siente a través de cada cuadro, sin mencionar el humor, el corazón y la emoción que se desprende de ver algo que está cambiando las reglas del juego. Wonder Woman, el filme de 2017 de DC Comics, pudo haber lanzado el primer golpe para buscar la igualdad de sexos en las películas de cómics, pero Captain Marvel tendrá a sus detractores contra las cuerdas.

Ambientada a mediados de la década de los noventa y con la sensación de haber sido realizada antes de que Iron Man y los otros Avengers estuvieran preparados para la gran pantalla, este largometraje de superhéroes ondea con orgullo una bandera retro. Pero todo en su ADN, desde la representación (delante y detrás de la pantalla) hasta sus nociones de empoderamiento, irradia lo que se vive ahora mismo.

Hay muchas cosas que se podrían contar de su historia, pero los codirectores Anna Boden y Ryan Fleck, que se hicieron de un nombre en el cine independiente con dramas como Half Nelson (2006) y Mississippi Grind (2015), se fueron directo a la acción. Carol Danvers, la piloto de la Fuerza Aérea interpretada por Larson, ya posee superpoderes cuando nos encontramos con ella en medio de una batalla intergaláctica entre dos razas alienígenas: los krees y los skrull. Su mentor kree, Yon-Rogg (Jude Law), la ha entrenado para unirse a su equipo de élite conocido como Starforce para desterrar a sus enemigos de piel verde que pueden cambiar de forma, quienes son liderados por un skrull llamado Talos (Ben Mendelsohn).

En realidad, Carol no sabe quién es. Ha perdido la memoria y tiene que volver a la Tierra para recuperarla. Ahí es donde conoce a Nick Fury, el jefe de S.H.I.E.L.D (Samuel L. Jackson), que todavía tiene sus dos ojos. Clark Gregg está de vuelta como el agente Coulson. Ambos han sido rejuvenecidos digitalmente. Es un poco espeluznante, aunque hay buenos momentos, especialmente cuando Fury tiene escenas con el gato Goose, su nombre es una referencia a Top Gun. Eso puede sonar soso, pero ya sea en forma real o en CGI, la mascota se roba todas las escenas en las que aparece. Nunca ha habido un gato como Goose en el cine. La película es acompañada por una banda sonora de canciones de la época como “I’m Just a Girl” de No Doubt, que casi hace que la nostalgia sea cool de nuevo.

Carol también se reúne con su compañera piloto Maria Rambeau (Lashana Lynch), quien dejó el ejército para cuidar de su pequeña hija (Akira Akbar). La conexión de Maria con la protagonista es lo que le da alma de la cinta. La amistad femenina es el factor que mantiene a Carol en contacto con su humanidad, especialmente a medida que gana fuerza y ​​enfrenta sus responsabilidades como guardiana galáctica. Y es en estas escenas donde tiene sentido el haber elegido a Larson, porque como la actriz intuitiva que es, le aporta varias capas de sentimiento a un papel que una actriz menos capaz pudo haber desaprovechado y enmascarado con mera pirotecnia. Puedes percatarte de cómo ha sentado las bases de un personaje que desafía la objetivación masculina y se asemeja a lo que Joni Mitchell llamó “una mujer de corazón y mente”.

Podrías quejarte de que la trama es demasiado complicada, que el ritmo es demasiado casual o que  su estilo retro es muy plano comparado con los usuales fuegos artificiales del MCU. Pero el tiempo que Boden y Fleck toman para retratar cómo se viven las vidas entre las secuencias de acción puede ser lo que mantendrá a Captain Marvel en nuestra memoria. El filme tiene que lidiar con ser la historia de origen de todo el MCU, y eso puede provocar que se olviden de que los poderes de Carol son menos cautivadores que las ideas que surgen de su autoconciencia feminista. Aún así, el encanto discreto y el humor peculiar de la película te harán interesarte por lo que sucederá a continuación. No se necesita a la Inteligencia Suprema del Universo (que siempre pensamos que se parecería a Annette Bening) para saber que es buena idea pensar a futuro. Captain Marvel no es solamente otra mujer maravilla. Ella planea construir un ejército.



comments powered by Disqus